Sistemas de Cultivo

Densidad de cultivo de “oro”: Equilibrio entre bienestar y producción

Foto del autor

By Milthon Lujan

Los efectos de la densidad de cultivo sobre el bienestar de los peces son complejos e incluyen muchos parámetros que interactúan. Esta relación compleja entre el bienestar de los peces, la densidad de cultivo y los factores que influyen desafían la necesidad de definir una densidad de cultivo óptimo específico (“la densidad de oro”).

Si revisamos las recomendaciones de diversos estudios publicados sobre la densidad de cultivo para diferentes especies acuícolas podremos encontrar grandes variaciones, incluso para la misma especie.

Desde los piscicultores a los certificadores, y aún los grupos de defensa animal, todas las partes parecen estar a la búsqueda de la “densidad de cultivo de oro”, pero ese número mágico a menudo se busca utilizando juicios sesgados basados en perspectivas unilaterales.

La densidad de producción puede ser estimada con bastante aproximación si el acuicultor tiene un buen control de la biomasa y conoce del volumen de agua, pero es difícil establecer niveles de densidad de cultivo mínimo y máximo que protejan el bienestar.

Un equipo de investigadores FishEthoGroup Association (Portugal), del Centro de Ciências do Mar (CCMAR), MARE – Marine and Environmental Sciences Centre, ISPA , Mediterranean Institute for Advanced Studies (IMEDEA–CSIC/UIB), proponen un procedimiento para seleccionar la densidad de los peces en cultivo y monitorear sus potenciales efectos integrando 1) una sólida evaluación del bienestar basado en indicadores de bienestar operativo, y 2) buenas prácticas de manejo.

Según los investigadores es probable que la regulación que limita directamente la densidad de población sea impracticable e ineficaz, y una opción más racional podría ser prescribir niveles aceptables de diferentes indicadores de bienestar (por ejemplo: calidad del agua, salud, condición nutricional e indicadores de comportamiento), que junto con un balance económico positivo de la empresa, permiten estimar el rango de densidad de peces más adecuado para cada especie, etapa de vida y sistema de producción en particular.

Peces y especificaciones de los sistemas de cultivo

La densidad de cultivo de peces “óptima” es una variable compleja resultante de un número de procesos interrelacionados, que es altamente dependiente de las especies de peces y el estadio de vida del animal criado en cautividad, pero también en las características de cultivo y sistemas.

READ  Estudio de la OU analiza el potencial del cultivo de percebes

Además, los estilos de afrontamiento del estrés de los individuos dentro de las poblaciones cultivadas también juegan un papel en cómo la densidad influye en las respuestas relacionadas con el bienestar a diferentes densidades.

Existe una creciente evidencia en la literatura científica que evidencia los efectos negativos a diferentes densidades en diferentes especies, etapas de vida y sistemas de producción, algunos ejemplos son:

  • Los smolts y post-smolts del salmón del Atlántico (Salmo salar) criados en tanques a densidades de 15 kg/m3 presentaron mayor daño en la piel y las aletas, menor crecimiento y mayor incidencia de comportamientos agonísticos.
  • Densidad altas de cultivo (35 kg/m3) también condujo a un mayor daño en la piel y las aletas.

El hacinamiento también puede resultar en agresión, daño físico y deterioro de la calidad del agua. Los investigadores reportan que las densidades superiores a 26.5 kg/m3 provocan una disminución de la tasa de crecimiento, el consumo de alimento y la utilización del alimento en el salmón del Atlántico adulto criados en jaulas marinas.

Si las densidades de cultivo altas son malas, las densidades de cultivo muy bajas pueden conducir a agresión, estrés y la consecuente depresión inmune y problemas de salud en tilapia del Nilo, y menor peso individual y menor agresividad.

Densidad de cultivo, bienestar de los peces e indicadores operativos

Las densidades de cultivo tienen un impacto en el bienestar de los peces de cultivo. Para resolver este impacto, de acuerdo a los autores del estudio, es esencial:

a) definir el concepto de bienestar,

b) encontrar indicadores de bienestar adecuados, y

c) validar y aplicar correctamente el concepto y los indicadores.

El bienestar es un concepto complejo y la mayoría de las definiciones son amplias, lo que refleja que nuestra comprensión del bienestar animal y su evaluación está influenciada por ideas basadas en valores sobre lo que es importante o deseable para los animales.

Según los investigadores, los tres enfoque normalmente utilizados en el bienestar son:

  • enfoque basado en los sentimientos, relacionado con el estado mental del animal y que el animal debe estar libre de experiencias negativas y tener acceso a las positivas;
  • enfoque basado en funciones, que utiliza la buena salud y la capacidad de los animales para adaptarse a su entorno y los sistemas biológicos y de funcionamiento como base para evaluar y mejorar el bienestar animal;
  • enfoque basado en la naturaleza, que se refiere a la visión de que cada especie expresa su naturaleza biológica inherente que requiere respeto por la naturaleza de los animales y su necesidad de tener un ambiente más natural y expresar un comportamiento natural.
READ  FAWC publica opinión sobre el bienestar de los peces de cultivo durante la matanza

Cada uno de los diferentes enfoques conduce a importantes mejoras en el bienestar animal.

Los investigadores definen el bienestar animal “como el estado del animal y su capacidad para hacer frente al medio ambiente”, está definición permite la medición y evaluación a través de indicadores, debido a que:

a. el bienestar es representativo de un individuo y no se la da a él;

b. el bienestar puede variar de muy buena a muy malo;

c. el bienestar puede medirse independientemente de cualquier cuestión ética;

d. la información sobre bienestar deficiente se puede proporcionar mediante medidas sobre la dificultad del animal para hacer frente al medio ambiente;

e. el conocimiento sobre la biología y la historia de vida del animal, en combinación con mediciones directas de su estado deben utilizarse para evaluar la información vital; y,

f. diferentes especies pueden presentar diferentes mecanismos de afrontamiento con diversas consecuencias por su fracaso.

La evaluación del bienestar de los peces debe basarse en indicadores de bienestar operacionales, que son mediciones u observaciones prácticas y factibles que brindan información sobre el grado de cumplimiento de las necesidades de bienestar de los animales, que se asume están correlacionados con el estado de bienestar.

Buenas prácticas de gestión

Las necesidades de bienestar de los peces en cautiverio en la acuicultura no se ven afectadas literalmente por la densidad de la población y esos efectos están influenciados y modulados por los procedimientos operativos estándar de cada piscifactoría.

Los posibles efectos negativos de la densidad de población no siempre pueden ser causados por la densidad de peces per se, sino más bien por un mantenimiento y procedimiento ineficientes o inadecuados en las granjas.

La densidad de población influye y se ve influida por factores ambientales, como la tasa de intercambio de agua, la temperatura o el pH, pero también depende del tamaño de los peces y la tasa de alimentación.

Conclusiones

“Un enfoque preferible para monitorear los efectos de la densidad en los peces en cautiverio es la aplicación de evaluaciones de bienestar de los peces basadas en indicadores operativos de bienestar, asegurando que, en consecuencia, se implementen buenas prácticas de manejo”, reportan los investigadores.

READ  IMTA: tratamiento de efluentes del cultivo de peces marinos

Ellos indican que es probable que la legislación que limite directamente la densidad de población sea inviable, y una opción más práctica podría ser prescribir niveles aceptables de diferentes indicadores de bienestar, que junto con un balance económico positivo de la empresa, permiten estimar el rango de densidad de peces más adecuado para cada especie, etapa de vida y sistema de producción en particular.

Finalmente, los autores del estudio destacan que los organismos de certificación actuales o futuros que tienen como objetivo abordar el bienestar de los peces en la acuacultura deben evitar depender de un valor fijo y centrarse más bien en aspectos de bienestar y buenas prácticas de gestión.

El estudio fue financiado por la Portuguese Foundation for Science and Technology (Ministry of Science and Higher Education, Portugal) y la European Social Funds mediante el Project UID/Multi/04326/2020 to CCMAR. PA-L que fue financiada por la Spanish National Funds (Ramon y Cajal postdoctoral Grant: RYC2020-029629-I; Ministry of Science and Innovation).

Referencia (acceso abierto)
Saraiva J., P. Rachina, P. Arechavala. 2022. Finding the “golden stocking density”: A balance between fish welfare and farmers’ perspectives. Front. Vet. Sci., 25 July 2022. Sec. Animal Behavior and Welfare. https://doi.org/10.3389/fvets.2022.930221

Deja un comentario