I+D+i

Estudio muestra que los peces pueden sumar y restar

Foto del autor

By Milthon Lujan

Los cíclidos y las rayas pueden realizar sumas y restas simples en el rango de número de uno a cinco.

stingrays cichlids
Las rayas y los cíclidos pueden realizar sumas y restas simples en el rango de números hasta 5. Foto: Prof. Dr. Vera Schlüssel/University of Bonn

Así lo ha demostrado un estudio de la University of Bonn, que ha sido publicado en la revista Scientific Reports. Los investigadores no conocen para qué necesitan los animales sus habilidades matemáticas.

Suponga que hay algunas monedas en la mesa frente a usted. Si el número es pequeño, puedes saber inmediatamente cuántos hay exactamente. Ni siquiera tienes que contarlos, basta con una sola mirada.

Los cíclidos y las rayas son asombrosamente similares a nosotros en este aspecto: pueden detectar pequeñas cantidades con precisión, y presumiblemente sin contar.

Por ejemplo, los peces pueden ser entrenados para distinguir de forma confiable cantidades de tres de cantidades de cuatro.

Este hecho se conoce desde hace algún tiempo.

Sin embargo, el grupo de investigación liderado por la Prof. Dr. Vera Schluessel del Institute of Zoology en la University of Bonn ha demostrado ahora que ambas especies de peces pueden incluso calcular.

“Entrenamos a los animales para realizar sumas y restas simples”, explica Schluessel.

“Al hacerlo, tenían que aumentar o disminuir un valor inicial en uno”.

Azul significa “sumar uno”, amarillo significa “restar uno”

Pero, ¿Cómo le pides a un cíclido el resultado de “2+1” o “%-1”?

Los investigadores utilizaron un método que otros grupos de investigación ya habían utilizado con éxito para probar las habilidades matemáticas de las abejas: le mostraron al pez una colección de formas geométricas, por ejemplo, cuatro cuadrados.

READ  Prioridades de investigación para la pesca, acuicultura y procesamiento de los alimentos de origen acuático en la UE

Si estos objetos eran de color azul, esto significaba “agregar uno” para la siguiente discriminación. Amarillo, por otro lado, significaba “restar uno”.

Después de mostrar el estímulo original (por ejemplo, cuatro cuadrados), a los animales se les mostraron dos imágenes nuevas, una con cinco y otra con tres cuadrados.

Si los peces nadaban hacia la imagen correcta (es decir, hacia los cincos cuadrados en la tarea aritmética “azul”), eran recompensados con comida. Si daban la respuesta equivocada, se iban con las “manos vacías”.

Con el tiempo, los peces aprendieron a asociar el color azul con un aumento de uno en la cantidad mostrada al principio y el número amarillo con una disminución.

Pero, ¿Pueden los peces aplicar este conocimiento a nuevas tareas? ¿Habían internalizado realmente la regla matemática detrás de los colores?

“Para verificar esto, omitimos deliberadamente algunos cálculos durante el entrenamiento”, explica Schluessel.

“Es decir, 3+1 y 3-1. Después de la fase de aprendizaje, los animales pudieron ver estas dos tareas por primera vez. Pero incluso en esas pruebas eligieron con mucha frecuencia la respuesta correcta”.

Esto fue cierto incluso cuando tuvieron que decidir entre elegir cuatro o cinco objetos después de mostrarles un 3 azul, es decir, dos resultados que eran ambos mayores que el valor inicial. En este caso, los peces eligieron cuatro sobre cinco, lo que indica que no habían aprendido la regla “elegir la cantidad más grande (o la más pequeña) que se presente”, sino la regla “siempre suma o resta uno”.

Computación sin corteza cerebral

Este logro sorprendió a los propios investigadores, especialmente porque las tareas eran incluso más difíciles en la realidad de lo que acabamos de describir.

READ  Proyecto MaCuMBA revela los secretos de los microbios marinos

A los peces no se les mostraba objetos de la misma forma (por ejemplo, cuatro cuadrados), sino una combinación de formas diferentes.

Un “cuatro”, por ejemplo, podría estar representado por un círculo pequeño y uno más grande, un cuadrado y un triángulo, mientras que otro cálculo podría estar representado por tres triángulos de diferentes tamaños y un cuadrado.

“Entonces, los animales tenían que reconocer la cantidad de objetos representados y, al mismo tiempo, inferir la regla de cálculo a partir de su color”, dijo Schluessel.

“Los peces tuvieron que mantener ambas en la memoría de trabajo cuando la imagen original se intercambió por las dos imágenes resultantes. Y luego tuvieron que decidir el resultado correcto. En general, es una hazaña que requiere habilidades de pensamiento complejas”.

Para algunos puede ser sorprendente porque los peces no tienen una neocorteza, la parte del cerebro también conocida como “corteza cerebral” que es responsable de tareas cognitivas complejas en los mamíferos.

Además, no se sabe que ninguna especie de pez requiere habilidades numéricas particularmente buenas en la naturaleza. Otras especies pueden prestar atención al recuento de tiras de sus parejas sexuales o la cantidad de huevos en sus puestas.

“Sin embargo, esto no se sabe de rayas y cíclidos”, enfatiza la profesora de zoología de la University of Bonn.

Ella también ve el resultado de los experimentos como una confirmación de que los humanos tienden a subestimar a otras especies, especialmente a aquellas que no pertenecen a nuestra familia inmediata o a los mamíferos en general.

Además, los peces no son particularmente lindos y no tienen un pelaje ni un plumaje adorables.

READ  Horizonte 2020 lanza convocatorias para proyectos de acuicultura y pesca

“En consecuencia, están bastante a nuestro favor, y son de poca preocupación cuando mueren en las prácticas brutales de la industria pesquera comercial”, dijo Vera Schluessel.

Referencia (acceso abierto)
Schluessel, V., Kreuter, N., Gosemann, I.M. et al. Cichlids and stingrays can add and subtract ‘one’ in the number space from one to five. Sci Rep 12, 3894 (2022). https://doi.org/10.1038/s41598-022-07552-2

Deja un comentario