Crustáceos

Start-up de Indonesia adapta aplicación para apoyar a camaroneros durante crisis de COVID-19

Foto del autor

By Milthon Lujan

Indonesia.- Los pequeños productores acuícolas son los más vulnerables a las dinámicas cambiantes del mercado. Alrededor de 400 productores de camarones, de los cuales aproximadamente 200 son pequeños, participan del proyecto camarones sostenibles del Sustainable Trade Initiative (IDH) en Banyuwangi (Java Oriental).

La mayoría de estos productores no tienen contratos directos con las plantas de almacenamiento en frío, pero venden sus camarones a los intermediarios. Los camarones son perecederos y, por lo tanto, altamente dependientes del almacenamiento en frío. Debido a que estos productores no pueden vender sus productos normalmente, las asociaciones de camaroneros y los intermediarios les proporcionan suministros básicos y los ayudan a vender sus camarones en los mercados tradicionales de productos frescos.

Para llenar el vacío dejado por la interrupción en el mercado, IDH y la start-up JALA de Indonesia están reutilizando una aplicación de epidemiología para el camarones, desarrollada para recopilar y analizar datos que permitan reducir el riesgo de enfermedades de los camarones, para que los pequeños productores puedan vender sus camarones directamente.

JALA está activando actualmente una función comercial en la aplicación para ayudar a los pequeños camaroneros semi-intensivos y tradicionales para vender sus camarones a los mercados locales, minoristas y online. JALA compró los camarones con precio ligeramente más alto que el que ofrece actualmente el almacenamiento en frío. Durante las 2 semanas desde que el COVID 19 llegó a Indonesia, JALA ha comprado 1-2 toneladas por semana directamentes de los pequeños productores de camarones que usan su aplicación.

Los camaroneros son muy resistentes. En los últimos años, la industria se ha visto golpeada por una serie de enfermedades virales, como la enfermedad de la mancha blanca y el síndrome de la mortalidad temprana. La industria camaronera de Asia reportó haber perdido al menos US$20 mil millones en la última década. Esta serie de perturbaciones ha llevado a la industria a fortalecerse: con los productores dejando de usar antibióticos, reducen el impacto ambiental de la producción de camarones y encuentran soluciones tecnológicas para mejorar su capacidad de resiliencia.

READ  Instalarán mesas de trabajo para resolver situación laboral de camaroneras Ricoa y Agrimar

El año pasado, JALA junto con IDH lanzaron el sistema basado en datos para monitorear y prevenir las enfermedades de los camarones.

Flavio Corsin, Director del Programa de Acuicultura de IDH, manifestó: “En el pasado los camaroneros se han visto atacados por virus, y ellos han desarrollado la capacidad de recuperación para superar la crisis. Esperamos que mediante la apertura de la función de comercio en la aplicación, podamos darles acceso a los compradores, a la vez que le ayudamos a prevenir enfermedades en los camarones en el futuro”.

Actualmente, los puertos en Indonesia se mantienen abiertos y las fábricas aún están operando, pero la demanda de camarones ha disminuido en algunos mercados de exportación, como Estados Unidos y Japón. Algunas instalaciones de congelado en Indonesia han cambiado su enfoque de los mercados de exportación a los mercados locales, que muestran un aumento en la demanda.

Aún podrían haber mayores impactos, debido a que las fluctuaciones monetarias aumentan el costo de los alimentos para los pequeños productores de camarones. Sin embargo, la mayoría de los camaroneros todavía están sembrando sus estanques para iniciar el ciclo de producción de camarones, optimistas de que una vez que termine la pandemia, la demanda y los precios volverán a la normalidad.

Deja un comentario