Valor Nutricional

Potencial de los ácidos grasos omega-3 para mantener la salud pulmonar

Foto del autor

By Milthon Lujan

Los ácidos grasos omega-3, que abundan en los suplementos de pescado y de aceite de pescado, parecen prometedores para mantener la salud pulmonar, según un estudio liderado por investigadores de la Cornell University y respaldado por el National Institutes of Health (NIH).

El estudio se realizó en adultos sanos y proporcionó la evidencia más sólida hasta la fecha de esta asociación y subraya la importancia de incluir ácidos grasos omega-3 en la dieta, especialmente dado que muchos estadounidenses no cumplen con las pautas actuales, dijeron los investigadores.

“Sabemos mucho sobre el papel de la dieta en el cáncer y las enfermedades cardiovasculares, pero el papel de la dieta en la enfermedad pulmonar crónica ha sido poco estudiado”, dijo Patricia A. Cassano, profesora Alan D. Mathiso en el College of Human Ecology (CHE) y directora de la Division of Nutritional Sciences.

“Este estudio se suma a la creciente evidencia de que los ácidos grasos omega-3, que son parte de una dieta saludable, también pueden ser importantes para la salud pulmonar”, manifestó Cassano.

Hay un mayor interés en tratar de comprender si las intervenciones nutricionales podrían ayudar a prevenir la enfermedad pulmonar, según los investigadores.

Estudios anteriores han sugerido que los ácidos grasos omega-3 pueden ayudar, debido en gran parte a sus acciones antiinflamatorias establecidas, pero faltan estudios sólidos de esta asociación.

Estudios de vinculación omega-3 y salud pulmonar

Para obtener más información, los investigadores desarrollaron un estudio de dos partes que investigó la relación entre los niveles de ácidos grasos omega-3 en la sangre y la función pulmonar a largo plazo.

READ  Más de 800 especies de bivalvos cosechados por humanos tienden a ser más resistentes a la extinción

Estudio observacional

En la primera parte, los investigadores realizaron un estudio observacional longitudinal en el que participaron más de 15 000 estadounidenses del NHLBI Pooled Cohorts Study, una gran colección de estudios financiados por NIH que ayuda a los investigadores a estudiar los determinantes del riesgo personalizado de enfermedad pulmonar crónica.

El estudio longitudinal mostró que los niveles más altos de ácidos grasos omega-3 en la sangre de una persona se asociaron con una tasa reducida de disminución de la función pulmonar.

Los investigadores observaron las asociaciones más fuertes para el ácido docosahexaenoico (DHA), un ácido graso omega-3 que se encuentra en altos niveles en pescados grasos como el salmón, el atún y las sardinas. DHA también está disponible como suplemento dietético.

Análisis de datos genéticos

En la segunda parte del estudio, los investigadores analizaron datos genéticos de un amplio estudio de pacientes europeos (más de 500 000 participantes) del UK Biobank.

Ellos estudiaron ciertos marcadores genéticos en la sangre como una medida indirecta de los niveles de ácidos grasos omega-3 en la dieta para ver cómo se correlacionaban con la salud pulmonar.

Los resultados mostraron que los niveles más altos de ácidos grasos omega-3, incluido el DHA, se asociaron con una mejor función pulmonar.

Limitaciones del estudio

Es importante destacar que el estudio solo incluyó adultos sanos. Como parte de este proyecto en curso, los investigadores están colaborando con el COPDGene Study para examinar los niveles sanguíneos de ácidos grasos omega-3 en relación con la tasa de disminución de la función pulmonar entre las personas con la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (COPD, por sus siglas en inglés), incluidos los fumadores empedernidos, para ver si se encuentran las mismas asociaciones beneficiosas.

READ  Macroalgas y microalgas como fuentes emergentes de prebióticos

Conclusión

“Estamos comenzando a dar un giro en la investigación nutricional y avanzando realmente hacia la nutrición de precisión para el tratamiento de enfermedades pulmonares”, dijo Patchen. “En el futuro, esto podría traducirse en recomendaciones dietéticas individualizadas para personas con alto riesgo de enfermedad pulmonar crónica”.

Las “Pautas dietéticas para estadounidenses” del US Department of Agriculture recomiendan que las personas coman al menos dos o tres porciones de pescado por semana, un objetivo que la mayoría de los estadounidenses no cumplen.

La investigación fue financiada por el National Heart, Lung, and Blood Institute (NHLBI) de NIH y el National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases.

Referencia
Patchen, B. K., Balte, P. P., Bartz, T. M., Barr, R. G., Fornage, M., Graff, M., … & Cassano, P. A. (2023). Investigating associations of omega-3 fatty acids, lung function decline, and airway obstruction. American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine. https://doi.org/10.1164/rccm.202301-0074OC

Deja un comentario