Sistemas de Cultivo

Peces sudamericanos con potencial para la acuaponia

Foto del autor

By Milthon Lujan

¿Cómo seleccionar los peces para tu sistema acuapónico? Tradicionalmente la tilapia y los bagres han sido las especies de peces más empleados en la acuaponía; sin embargo, existen otros peces con igual o más potencial.

Encontrar especies de peces adecuadas para la acuaponia es una tarea importante debido a que permite incrementar la variedad de los productos en el mercado y satisfacer las demandas del mercado.

Sudamérica tiene un potencial de varias especies de peces para los sistemas acuapónicos.

Cuando se diseña un sistema de acuaponía se debe tener en consideración el proceso de la recirculación del agua (acoplado, desacoplado, etc), la unidad hidropónica, el tipo de vegetales y peces a cultivar, entre otros aspectos.

Tradicionalmente la tilapia y algunas especies de bagres han sido los peces empleados en las experiencias pilotos y comerciales de acuaponía; sin embargo, es importante buscar alternativas de acuerdo con el mercado destino.

Los investigadores de Universidad Estatal de Sao Paulo (Unesp), y de la Wageningen University, identificaron un grupo de cinco especies de peces de América del Sur con el potencial de ser usados en la acuaponía: jundia o bagre plateado (Rhamdia quelen), sardina lambari (Astyanax lacustris), pacu (Piaractus mesopotamicus), cachama (Colossoma macropomum) y róbalo (Centropomus spp.).

¿Cómo seleccionar peces para la acuaponía?

Según los investigadores, los peces elegidos para la acuaponía deben reunir dos requisitos básicos:

a) Los peces deben ser tolerantes a un amplio rango de parámetros de calidad del agua.

b) Los peces que soportan un rango de pH de 5.5 a 6.5, debido a que en este rango los nutrientes están más disponibles para las plantas.

c) Los peces deben ser tolerantes a altos niveles nitratos, que es crucial para determinar el área de cultivo de las plantas.

d) La elección de la especie de pez también dependerá de la demanda y las características del mercado.

Por otro lado, los investigadores destacan que la elección de los peces debe tener en consideración si el sistema de acuaponía es acoplado o desacoplado.

READ  Asociación de acuicultura de Texas publica presentaciones sobre cultivo de camarón en sistemas biofloc

Acuaponía acoplada

La elección de los peces depende de la planta que se va a cultivar. Esto se debe a que las plantas son la principal fuente de ingresos, y para mantener las instalaciones rentables, se debe satisfacer los requerimientos de las plantas sin afectar el crecimiento de los peces.

En estos sistemas los peces deben ser rústicos y tolerantes a un amplio rango de parámetros físico-químicos del agua. Asimismo, los peces deben tolerar altas concentraciones de macro y micronutrientes que son agregados al agua para suplementar el crecimiento de las plantas.

Acuaponía desacoplada

El rango de especies que pueden ser producidas en los sistemas acuapónicos desacoplados es mayor que en los sistemas acoplados. Esto se debe a la posibilidad de satisfacer los requerimientos específicos de cada cultivo, principalmente en relación a los factores abióticos y el balance de nutrientes.

Selección de peces sudamericanos para la acuaponía

En base a su potencial para la acuicultura, los investigadores consideran que las principales especies de peces que pueden ser empleados en sistemas de acuaponía son: jundia o bagre plateado (Rhamdia quelen), jurel lambari (Astyanax lacustris), pacú (Piaractus mesopotamicus), tambaqui (Colossoma macropomum) y róbalo (Centropomus spp.).

Asimismo, ellos consideran que además de los peces mencionados se pueden considerar a peces híbridos como tambacu (C. macropomum x P. mesopotamicus), paqui (P. mesopotamicus x C. macropomum), tambatinga (C. macropomum x Piaractus brachypomus).

Jundiá, bagre plateado (Rhamdia quelen)

La jundiá se distribuye naturalmente desde el sur de México a Argentina. Es una especie adecuada en regiones con climas templados o subtropicales debido a su óptimo crecimiento en verano.

El bagre plateado tiene una alta tasa de reproducción, resistencia a la manipulación y una alta ganancia en peso.

La reproducción de Rhamdia quelen ya es dominada por el sector productivo, con un suministro continuo de juveniles desde agosto a marzo. Bajo condiciones óptimas, es posible que los peces alcancen su tamaño comercial (800 g) en 8 meses.

Según los datos recopilados por los investigadores, el crecimiento de jundiá en sistemas de recirculación es similar a otros sistemas de producción. A la fecha solo existen 2 reportes sobre la crianza de jundiá en acuaponía.

Los estudios demuestran que es posible producir el bagre plateado en acuaponía.

Lambari cola amarilla, tetra cola amarilla o sardina de agua dulce (Astyanax lacustris)

El lambari cola amarilla es un pez pequeño y rústico de la familia Characidae. Este pez tiene un ciclo de vida rápido, usualmente criado en estanques semi-intensivos, y alcanza la talla comercial (10 – 15 g) en 3 meses.

READ  Acuaponia puede aportar en el “cuidado verde” de adultos mayores

Las hembras de tetra cola amarilla se desarrollan más rápido que los machos; por consiguiente, puede ser interesante su producción. Sin embargo, la separación de sexos o manipulación no es aplicada comercialmente.

Con respecto al mercado, la sardina de agua dulce es comercializada por unidad y apreciada como “snacks” o usado como cebo vivo, principalmente en el sureste brasileño.

El lambari cola amarilla es una especie con potencial para la acuaponía. Los investigadores citan estudios del cultivo de este pez en estanques, jaulas, sistemas de recirculación y acuaponía.

Pacu (Piaractus mesopotamicus)

El pacú es una de las especies comercialmente más valiosas en la piscicultura brasileña y existe un incremento de su producción en la cuenca del río Paraná, como Paraguay, Uruguay y Argentina.

Su producción viene incrementándose debido a que es rústico, es omnívora, acepta fácilmente los alimentos balanceados y puede ser criado en sistemas intensivos. El pacu puede alcanzar un peso de aproximadamente 1.3 kg en los primeros 12 meses.

Los investigadores reportan que el pacú ha sido empleado en cultivos acuapónicos.

Cachama, gamitana o tambaqui (Colossoma macropomum)

La cachama es bien conocida en la amazonía debido a que es criada y consumida en países como Brasil, Colombia, Perú y Venezuela, aunque la gamitana también es criada en varios países asiáticos.

La popularidad del tambaqui en la acuacultura se debe a su rápido crecimiento, su aceptación a los alimentos comerciales, su relativa resistencia a enfermedades y la tolerancia a la baja calidad del agua.

Aún cuando los investigadores reportan que no han encontrado artículos científicos sobre el uso de C. macropomum en la acuaponía, si existen reportes de la crianza de la cachama en sistemas de recirculación.

Finalmente EMBRAPA de Brasil publicó un informe técnico del desarrollo de sistemas acoplados para la producción acuapónica de la cachama y vegetales para una producción a nivel familiar, y en un sistema modular para la producción a gran escala.

Róbalo (Centropomus sp.)

Las especies del género Centropomus presentan características favorables para la acuicultura en sistemas de recirculación, debido a su rápido crecimiento, aceptación de alimentos artificiales, potencial para producir alta biomasa por unidad de volumen en los sistemas de engorde y alto valor comercial.

READ  Mayor investigación para determinar la eficacia de los peces limpiadores en la industria salmonera

Alrededor de 20 especies son conocidas como “róbalo” en Latinoamérica.

El róbalo común (Centropomus undecimalis) es la especie que crece más rápido y, junto con el robalo, calva o chucumite (Centropomus parallelus), con los más cultivados bajo condiciones experimentales.

Los investigadores destacan que existen algunos desafíos para la producción comercial de los robalos, como su hábito carnívoro (requiere de dietas con alto contenido de proteína) y dificultades durante la fase de criadero.

Según el estudio, las experiencias realizadas con robalos en sistemas de recirculación permitieron alcanzar pesos promedios de 800 g en un año.

Conclusiones

Los investigadores concluyen que la elección de la especie de pez para su cultivo en sistemas acuapónicos dependerá del diseño (acoplados o desacoplados), así como de las características del mercado regional.

Ellos recomiendan que las investigaciones se concentren en conocer los parámetros óptimos o tolerables del agua y la gestión productiva (densidad y tasa de alimentación).

Referencia (acceso abierto):
Pinho, S.M., David, L.H., Garcia, F. et al. South American fish species suitable for aquaponics: a review. Aquacult Int (2021). https://doi.org/10.1007/s10499-021-00674-w

Deja un comentario