Impacto Ambiental

Nuevas especies de parásitos capaces de infectar microalgas tóxicas en el mar Báltico

Foto del autor

By Milthon Lujan

España – El parasitismo es uno de los mecanismos biológicos más relevantes para la regulación de las poblaciones. Las relaciones de parasitismo son muy comunes en la naturaleza, ya que también lo son los parásitos. Sin embargo, hay muchos lugares donde los parásitos, que viven a costa de otros organismos a los que perjudican e incluso pueden llegar a matar, aún no se han estudiado.

Este es el caso del mar Báltico, donde hasta ahora se tenía muy poca información de los microorganismos parásitos que viven y de las relaciones que establecen con sus huéspedes. Gracias a un grupo de investigadores del Institut de Ciències del Mar (ICM) de Barcelona y del Instituto Finlandés de Medio Ambiente (SKYE, por sus siglas en inglés) que durante los últimos años se ha dedicado a describir y caracterizar las especies que parasitan las microalgas de este mar y otras, este conocimiento ha aumentado considerablemente.

Para ello, los investigadores han tomado muestras de proliferaciones de microalgas de la isla de Kökar, ubicada en el sureste del archipiélago de Aland (Finlandia), al norte del Mar Báltico. Las técnicas moleculares han permitido al grupo investigador identificar la coexistencia de varias especies de parásitos que no se conocían hasta ahora. Según se ha podido saber, pertenecen a grupos filogenéticos muy distantes y algunas se parecen mucho a las que hay en el Mediterráneo.

Asimismo, gracias al cultivo posterior de estas especies en el laboratorio, se han podido conocer algunas de sus particularidades. Entre ellas destaca el hecho de que, a pesar de que infectan exclusivamente dinoflagelados, tienen estrategias de vida muy diferentes (formas de infección, de desarrollo, etc.), pero pueden coexistir, es decir, encontrarse al mismo tiempo y al mismo lugar infectando huéspedes diferentes.

READ  Subproductos del camarón son una fuente de antioxidantes con potencial para la salud y los alimentos

En la descripción de las especies nuevas, otro hecho destacable es la estructura, en forma de jeringuilla, que presenta una de las especies que no se había observado nunca con anterioridad. Según se desprende del artículo publicado recientemente en la revista Harmful Algae que recoge todos los detalles de las nuevas especies, esta estructura sirve al parásito para adherirse a la célula que está infectando.

«Todo está en todas partes, el ambiente selecciona, como se dice en ecología marina. El ambiente de estos parásitos son sus huéspedes, a los que hemos ido a buscar para encontrar los parásitos», explica la investigadora del ICM Esther Garcés, que está convencida de que hay todavía muchas especies por descubrir: «solo tienes que buscar de una manera dirigida por encontrarlas”, asegura Garcés.

Gracias a los diferentes experimentos realizados en el laboratorio por el equipo científico, también se ha podido ver que algunos de los parásitos son capaces de infectar microalgas nocivas, las proliferaciones de las cuales pueden ser, según la especie y el género, especialmente tóxicas, llegando a causar graves problemas socioeconómicos. Estos episodios se producen en determinadas épocas del año, cuando las condiciones ambientales son óptimas para el crecimiento de determinadas especies de algas, y pueden, en algunos casos, teñir literalmente las playas de colores poco habituales.

De cara a futuras investigaciones, los investigadores esperan poder describir con detalle en qué épocas del año las especies descritas ahora son más abundantes, cuáles son las condiciones que optimizan su propagación, como de especialistas o generalistas son, qué dependencia tienen con sus huéspedes e incluso saber qué hacen cuando no tienen ninguno a su alcance.

READ  Contra la sobrepesca: ¡salva a los viejos!

«Conocer cuáles son las especies que están presentes en un determinado ambiente es la base para poder estudiar cómo interaccionan los diferentes componentes de la comunidad y, por tanto, entender el funcionamiento del ecosistema», concluye el investigador del ICM Albert Reñé, involucrado también en la investigación.

Referencias:
Karpov, S. A., Reñé, A., Vishnyakov, A. E., Seto, K., Alacid, E., Paloheimo, A., … & Garcés, E. (2021). Parasitoid chytridiomycete Ericiomyces syringoforeus gen. et sp. nov. has unique cellular structures to infect the host. Mycological Progress, 20: 95–109. 

Alacid, E., Reñé, A., Gallisai, R., Paloheimo, A., Garcés, E., & Kremp, A. (2020). Description of two new coexisting parasitoids of blooming dinoflagellates in the Baltic sea: Parvilucifera catillosa sp. nov. and Parvilucifera sp.(Perkinsea, Alveolata). Harmful Algae, 100: 101944. 

Fuente: Institut de Ciències del Mar (CSIC)

Deja un comentario