Impacto Ambiental

Monitoreo del atún rojo con drones

Foto del autor

By Milthon Lujan

EE.UU. – Los investigadores han empleado un sistema aéreo no tripulado (dron) para recopilar datos sobre la población de juveniles del atún rojo del Atlántico en el Golfo de Maine.

El estudio piloto demostró que dron puede seguir a una población de atún y a la vez tomó fotografías que capturaba detalles físicos de este pez de movimiento rápido. El dron estaba equipado con una cámara digital de imágenes fijas de alta resolución.

Los resultados del estudio muestran que los drones pueden capturar imágenes tanto de los peces de forma individual como de todo el cardumen. Los drones pueden ser una herramienta útil para controlar de forma remota el comportamiento y las condiciones corporales de los peces.

La longitud y ancho individual, y la distancia entre los peces cerca a la superficie del mar, se midieron con menos de un centímetro de precisión. Los investigadores emplearon un dron APH-22, de seis rotores con batería.

El estudio piloto se realizó en las zonas de alimentación del atún rojo del Atlántico al norte de Cape Cod en el sur del Golfo de Maine.

“Los sistemas aéreos no tripulados de varios rotores no reemplazarán los estudios en embarcaciones o la dependencia en aeronaves tripuladas para cubrir un área grande” dijo Mike Jeck, investigador de acústica en el Northeast Fisheries Science Center en Woods Hole, Massachusetts, y autor líder del estudio.

“Tienen un rango de vuelo limitado debido a la energía de la batería y solo se pueden recolectar los datos en ráfagas. A pesar de algunas limitaciones, serán invaluables para recopilar imágenes remotas de alta resolución que pueden proveer datos con la aproximación y precisión que necesitan los gestores para los modelos de crecimiento y de ecosistema del atún rojo del Atlántico”.

READ  Científicos registran transferencia “natural” trófica de microplástico entre mejillones y cangrejos

Los resultados del estudio APH-22 fueron publicados en la edición de marzo 2020 de la revista Unmanned Vehicle Systems. Los investigadores realizaron su trabajo en el año 2015. Ellos luego compararon los resultados de su estudio a los valores de los datos publicados en la misma área general. Ellos compararon los datos de desembarques recreativos recopilados a través del Marine Recreational Information Program de NOAA Fisheries.

El desafío de monitorear a los atunes rojos

El atún rojo del Atlántico es un pez comercial y ecológicamente importante. Se desconoce el tamaño de la población en el oeste del océano del Atlántico. Los administradores pesqueros necesitan datos biológicos sobre esta población, pero es difícil de obtener.

Las especies altamente migratorias, como el atún rojo del Atlántico, a menudo se mueven más rápido que las embarcaciones que intentan tomar muestras. Los atunes se distribuyen en grandes áreas y se pueden encontrar desde la superficie del mar hasta cientos de pies de profundidad.

El muestreo con equipos tradicionales (redes) no es efectivo. Los métodos acústicos son útiles, pero se limitan al muestreo directamente debajo de una embarcación marítima con ecosonda o dentro del alcance del sonar horizontal.

También es difícil estimar el número de atunes de un cardumen desde un avión. Tanto la disponibilidad de los peces como los sesgos de percepción introducidos por los observadores pueden afectar los resultados. Las estimaciones de la abundancia y el tamaño de los individuos dentro de un cardumen son difíciles de verificar de forma independiente.

READ  Estudian dispersión de productos antiparasitarios en sistemas de baño cerrado en la salmonicultura

Tomar medidas precisas de animales que están en constante movimiento cerca de la superficie es más fácil con un dron que es liviano y ágil en vuelo. El dron puede transportar una cámara digital de alta calidad y desplegarse rápidamente desde un pequeño barco de pesca.

Los tiempos de vuelo cortos limitan la capacidad de un dron para inspeccionar grandes áreas. Sin embargo, pueden proporcionar imágenes bidimensionales de la forma de un banco de peces y datos para contar individuos específicos justo debajo de la superficie del océano.

Capacidad para el monitoreo de atún rojo

El sistema APH-22 ha sido probado y evaluado para medir otros animales marinos. Se ha utilizado en varios entornos, desde la Antártida hasta el océano Pacífico, antes de su uso en el noroeste del océano Atlántico. Estudios anteriores estimaron la abundancia y el tamaño de los pingüinos y las focas leopardo, y el tamaño y la identidad de orcas.

“La plataforma es ideal para medir con precisión la longitud, el ancho y la distancia entre los individuos en un cardumen cuando aplica la configuración de calibración y las medidas de rendimiento” dijo Jech.

“Fuimos capaces de localizar un hexacóptero en un espacio tridimensional y monitorear su orientación para obtener imágenes con una resolución que nos permitiera hacer mediciones de peces de forma individual”.

A medida que se desarrollen nuevos sistemas aéreos no tripulados, evolucionará su uso para examinar de forma remota el atún rojo del Atlántico y otros animales en la superficie del mar. Esto puede minimizar la dependencia de aeronaves tripuladas o complementar los monitoreos en las embarcaciones.

La International Commission for the Conservation of Atlantic Tunas regula las pesquerías de los atunes. Esta entidad está encargada de monitorear y gestionar las especies de atunes y afines en el océano Atlántico y mares adyacentes.

READ  Los peces acumulan ciertos antidepresivos, antibióticos y componentes de cremas solares

NOAA Fisheries gestiona la pesquería del atún rojo del Atlántico en EE.UU., y establece regulaciones sobre la conservación y gestión en base a las recomendaciones de la comisión internacional.

Contacto:
Shelley Dawicki
shelley.dawicki@noaa.gov

Referencia:
J. Michael Jech, Jennifer J. Johnson, Molly Lutcavage, Angelia S.M. Vanderlaan, Yuri Rzhanov, Don LeRoi. Measurements of juvenile Atlantic bluefin tuna (Thunnus thynnus) size using an unmanned aerial system. Journal of Unmanned Vehicle Systems, 2020, 8:140-160, https://doi.org/10.1139/juvs-2018-0039

Deja un comentario