Moluscos

Identifican método de crianza selectiva para abalones tolerantes a mayores temperaturas

Foto del autor

By Milthon Lujan

Seúl, Corea del Sur – El abalón es vulnerable a las altas temperaturas, por lo que resulta difícil cultivarlos durante el verano. Sin necesidad de la modificación genética, un grupo de investigadores encontró un nuevo método para criar selectivamente abalones que sean más tolerantes a las temperaturas más elevadas.

Más de 7,500 toneladas de abalón son consumidos por año en Corea del Sur. Sin embargo, el crecimiento y el desarrollo de los abalones son influenciados por varios factores ambientales, como la temperatura, el oxígeno, CO2 y salinidad. Entre estos, la temperatura es el factor más importantes.

No es fácil para los acuicultores mantener vivos a los abalones durante el verano; debido a que estos moluscos mueren cuando la temperatura del mar superar los 32 oC. Un problema común en la acuicultura del abalón es la “mortalidad de verano”, que conduce a elevadas pérdidas entre los acuicultores.

Para incrementar la producción de abalones mediante una mejora en la supervivencia en aguas con temperaturas cálidas, algunos acuicultores en China y otros países emplean la modificación genética.

Las temperaturas del mar alrededor de la Península coreana muestra anormalidades debido al calentamiento global, un aumento en promedio de 0.44 oC cada año durante la última década, según la Korea Meteorological Administration. Los acuicultores de abalones perdieron US$10 millones en el 2018 debido a las altas temperaturas del mar.

Un grupo de científicos de la National Institute of Fisheries Science (NIFS), del Ministry of Oceans and Fisheries, informó que ha encontrado un método de crianza selectiva que no incluye la ingeniería genética. El instituto comercializará el método después de un proyecto piloto en las actuales granjas de crianza de abalones.

READ  Cultivando una perla de esperanza en el mar de Los Órganos y Cabo Blanco

“Con las recientes tendencias de aumento en las temperaturas del mar, el futuro de las granjas de abalones depende del desarrollo de líneas que puedan sobrevivir en lugares donde la temperatura del agua varía grandemente” dijo el científico Nam Bo-hye de NIFS.

Basado en los hallazgos del instituto del 2014, de que ciertas líneas de abalón son capaces de vivir en aguas con temperaturas superiores a 32 oC, los investigadores de NIFS analizaron las características genéticas, identificaron los marcadores genéticos, de las líneas más tolerantes a las altas temperaturas.

Los acuicultores de abalones pueden evaluar los marcadores genéticos para identificar los organismos tolerantes a las temperaturas más altas de una forma simple y rápida.

Deja un comentario