Nutrición

¿Cómo mejorar los protocolos de alimentación de larvas de dorada?

Foto del autor

By Milthon Lujan

Un estudio demostró variaciones en la habilidad de alimentación de larvas de dorada bajo diferentes condiciones ambientales de luz y temperatura.

Dorada CSIC
Dorada. Cortesía: CSIC

La disponibilidad de alimentos y la eficiente digestión proveen la energía necesaria que permite a las larvas de peces marinos crecer y desarrollarse rápido, incrementando sus oportunidades de supervivencia.

El período larval es un período transitorio en el cual los peces despliegan altas tasas de crecimiento, en conjunto con la diferenciación de sistemas (por ejemplo, órganos, tejidos), que les permiten al organismo transitar de larva a juvenil.

La ingestión y digestión de alimentos en los peces son procesos bajo regulación neuroendocrina; en este sentido es importante conocer cómo las larvas de los peces regulan estos procesos, cuando el sistema digestivo está aún en desarrollo.

Por otro lado, la luz y la temperatura son factores externos conocidos por modular la ingestión de alimentos durante el desarrollo larval. Altas densidades de luz (1000 – 3000 lux) en la superficie del agua son normalmente recomendadas para la crianza larval de la dorada (Sparus aurata) y de la lubina (Dicentrarchus labrax) hasta 25 DPH, disminuyen después a 500 – 1000 lux.

Un equipo de investigadores de Portuguese Institute for Sea and Atmosphere/EPPO, Bivalvia-Mariscos da Formosa, Lda., SPAROS Lda., University of Bergen y del Center of Marine Sciences (CCMAR) de la Universidade do Algarve analizó cómo la incidencia e intensidad de la alimentación de larvas de dorada (Sparus aurata) se vieron afectadas por el tiempo, la luz y la temperatura del agua, mediante el análisis del contenido intestinal y cómo esto afectó el contenido de colecistoquinina (CCK).

El experimento

Los investigadores establecieron una temperatura de 19 – 20 oC y bajo una intensidad de luz de 1000 lux en la superficie del agua como condiciones normales de crianza.

READ  Harina de Ulva se puede emplear en la alimentación de las doradas

Asimismo, ellos seleccionaron el período de estudio entre los 25 DPH, cuando se alcanza la maduración de importantes funciones digestivas, y el estadío juvenil en alrededor 1 g de peso húmedo (100 – 120 DPH).

“Entender los factores que afectan el comportamiento de alimentación y los procesos digestivos de las larvas de peces marinos podría ayudar a optimizar los protocolos de alimentación para las especies de peces comerciales”, destacan los investigadores.

Hallazgos en alimentación de larvas de dorada

“La menor incidencia de alimentación observada en las larvas más jóvenes parece ser explicado por el menor desarrollo de las estructuras de captura y la menor experiencia”, reportan.

Ellos también destacan que el llamativo aumento de la intensidad de alimentación con la edad sugiere una mayor demanda energética en la etapa de desarrollo larval, lo que puede estar relacionado con la adquisición de nuevas competencias y la maduración de los sistemas biológicos y las funciones fisiológicas involucradas en la captura y digestión.

“Otro resultado importante de este estudio fue la alta variabilidad individual que esto podría tener en el desarrollo de las larvas de peces. Teniendo en cuenta que las presas representan fuente de energía para las diferentes necesidades metabólicas de las larvas de peces, y que los costos metabólicos basales son similares, el presupuesto energético individual será notablemente diferente entre peces de la misma edad”, informaron los científicos.

Intensidad de luz

La ingestión de los alimentos en las larvas de dorada disminuyó claramente bajo oscuridad, siendo más notorio para los estadíos más jóvenes.

Se conoce que la luz afecta el comportamiento de alimentación de las larvas de peces marinos, debido a que dependen de la visión para tener éxito en la alimentación.

READ  Evalúan el uso de la harina de suero de leche en dietas de juveniles de tilapia

Conclusiones

Las respuestas de alimentación de las larvas de dorada mejoraron con el desarrollo del pez en concordancia con sus nuevas habilidades físicas para capturar y procesar el alimento ingerido.

“Este estudio nos dio nuevos conocimientos sobre la hipótesis de que las etapas más jóvenes dependen principalmente de los estímulos visuales para capturar los alimentos, mientras que las larvas de mayor edad pueden percibir y capturar presas con éxito incluso en ambientes oscuros, en relación con el desarrollo de los ojos”, concluyen.

De acuerdo con los investigadores, sus observaciones sugieren que alrededor de los 49 DPH, las doradas adquieren nuevas competencias y funcionalidades biológicas; sin embargo, hasta los 38 DPH, la luz es importante para la capacidad de alimentación de las larvas de dorada.

Los investigadores reportan que la funcionalidad de maduración de la colecistoquinina (CCK) solo se observó en etapas posteriores.

Referencia (acceso libre):
Ribeiro, Laura, François N. Hubert, Vera Rodrigues, Carlos Rojas-Garcia, and Maria T. Dinis. 2022. «Understanding Fish Larvae’s Feeding Biology to Improve Aquaculture Feeding Protocols» Oceans 3, no. 1: 94-113. https://doi.org/10.3390/oceans3010009

Deja un comentario