Informe

La maricultura de la macroalga Kappaphycus alvarezii como apoyo al desarrollo social y económico en el Estado de Río de Janeiro – Brazil

Foto del autor

By Milthon Lujan

Por: Miguel Sepulveda
CEO Seaweed Consulting
www.seaweedconsulting.com
seaweedconsulting@gmail.com

Introducción

El siglo XXI ha estado marcado por desafíos en el plan social y ambiental que ponen a la humanidad frente a la inminente necesidad de revisar su forma de vida, que se ha vuelto insostenible. Por ello, urge transformar la matriz productiva y energética, actualmente basada en la extracción de recursos naturales finitos y generadora de residuos contaminantes con un impacto desastroso en el medio ambiente, así como superar la explotación exhaustiva de la mano de obra que perfila un escenario de extrema desigualdad social -económica.

En Brasil, particularmente en el Estado de Río de Janeiro, hay una falta de actividades productivas que vayan en contra de la corriente de la historia para demostrar que es posible realizar un negocio rentable, sostenible en armonía con el medio ambiente donde todos los actores involucrados se benefician, rompiendo la barrera ideológica que coloca la ganancia financiera como contradictoria con la salud social, económica y ambiental.

Dentro de este concepto, la Maricultura de Macroalgas se presenta como una alternativa atractiva y factible para el desarrollo sustentable, que puede contribuir a mejorar significativamente las condiciones de pobreza crítica en las que se encuentran las comunidades pesqueras y ribereñas del estado, abarcando , sobre todo jóvenes y mujeres.

El potencial del uso de algas marinas es conocido mundialmente debido a la amplia variedad de usos y aplicaciones industriales que van desde la alimentación directa a humanos, animales, coloides, cosméticos, medicamentos y biofertilizantes agrícolas. Además de estos usos, las algas Kappaphycus también pueden producir biocombustibles de etanol de tercera generación y posteriormente Créditos de Carbono, otro producto a ser explorado a mediano o largo plazo por esta cadena productiva. Sin embargo, Macroalga K. alvarezii se utiliza principalmente como fuente de materia prima para la producción de ficocoloides conocidos como carragenanos, utilizados como estabilizantes y espesantes en la industria alimentaria (productos cárnicos, bebidas, chocolates, piensos, cosméticos, etc.), representando un mercado mundial del orden de US $ 6,00 millones anuales (FAO 2006).

Kappaphycus alvarezii, también conocido comercialmente como Eucheuma cottonii o simplemente COTTONII, y alrededor de 300.000 toneladas secas de esta especie se cultivan anualmente principalmente en granjas marinas en Filipinas, Indonesia, Malasia, Tanzania y Zanzíbar. (Philp y Campbell 2006, Pickering et al. 2007, McHugh 2003).

En estas regiones se generan miles de empleos y beneficios directos para cientos de familias, diversificando las actividades tradicionales, reduciendo la presión ambiental sobre los ecosistemas y mejorando la economía de zonas deprimidas y poblaciones vulnerables.

Kappaphycus alvarezii Doty se ha introducido intencionalmente con fines de maricultura en más de 20 países como Oceanía, Panamá, Cuba, el Caribe, Ecuador, Brasil, India, Sri Lanka, Camboya, Vietnam, Myanmar y África Oriental (Kenia, Tanzania, Mozambique y Madagascar). ) (Ask 1999, Pickering et al. 2007).

Figura 1. Kappaphycus alvarezii

 Figura 1. Kappaphycus alvarezii

Historia del cultivo y la introducción de las macroalgas Kappaphycus alvarezii en el estado de Río de Janeiro

En 1998, la empresa Seaweed Consulting introdujo la macroalga Kappaphycus alvarezii en Río de Janeiro, más específicamente en Isla Grande – Angra dos Reis, para estudios de ecología y cultivo experimental.

Los ejemplares (20 kilos) fueron transportados desde Venezuela (“Islas Coche”), y con Certificado Fitosanitario del gobierno venezolano. En su llegada a Brasil, las macroalgas fueron sometidas a una breve cuarentena en el Laboratorio de Camaroes Marinos de la Universidad Federal de Santa Catarina (UFSC) donde también se dejaron algunos ejemplares para cultivo unialgal para el profesor Dr.Prof.Roberto Derner del Laboratorio de Microalgas de este institución.

Luego las algas fueron llevadas a la costa sur del estado de Río de Janeiro, más precisamente a la Bahía de Aracatiba en Isla Grande, Angra dos Reis – RJ y desde allí, esta región fue escenario durante varios años con el primer proyecto piloto de cultivo. y comercial de la macrolaga Kappaphycus alvarezii en Brasil.

En 2002 Seaweed Consulting inició el primer cultivo a gran escala para la empresa Sete Ondas Biomar, culminando con la instalación de más de 100 estructuras de 450 m2 de cultivo de Kappaphycus en la Restinga de la Marambaia, y al cabo de unos años esta empresa se convirtió en la actual AlgasBras que ha estado impulsando la actividad en la costa de Río de Janeiro para los productores de la región de la Bahía de Isla Grande.

Figura 2. Kappaphycus alvarezii (Ejemplares Adultos)

Figura 2. Kappaphycus alvarezii (Ejemplares Adultos)

Regulación de cultivos de macroalgas Kappaphycus en Río de Janeiro:

En 2003, IBAMA – RJ (INSTITUTO BRASILEÑO DEL MEDIO AMBIENTE Y RECURSOS NATURALES RENOVABLES – a través de su Gerencia Ejecutiva, emitió a la Secretaría Especial de Acuicultura y Pesca – RJ, el primer consentimiento para el cultivo de Kappaphycus alvarezii y con reconocimiento a la introducción de estas algas de Venezuela a la región de la Bahía de Ilha Grande – RJ, sin embargo, solo en 2008, IBAMA – DF, a través de una Instrucción Normativa de 2008 publicada en un diario oficial, autorizó el cultivo comercial de la macroalga Kappaphycus alvarezii en la costa entre Mangaratiba – Rio de Janeiro y Isla Bella – Sao Paulo luego de que se realizaron varios estudios que demostraron la viabilidad ambiental como segura para el cultivo de esta especie, principalmente en la costa de Río de Janeiro.

Recientemente en 2021, la empresa Seaweed Consulting, obtuvo del Gobierno Federal (MAPA) la primera Concesión de un Área específica para el Cultivo de la macroalga Kappaphycus alvarezii en Brasil a través de un CONTRATO DE CESIÓN PARA EL USO DEL INMUEBLE UBICADO EN MAR TERRITORIAL, EN LA BAHÍA DE ILHA GRANDE, EN EL MUNICIPIO DE ANGRA DOS REIS, EN EL ESTADO DE RÍO DE JANEIRO, COMO CONCEDENTE CONCEDENTE A LA UNIÓN, A TRAVÉS DEL MINISTERIO DE AGRICULTURA, GANADERÍA Y ABASTECIMIENTO Y, SEGÚN OTORGADO Miguel C. Consejero Delegado de Seaweed Consulting).

Figura 3. Mapa del área liberada por el IBAMA entre RJ y SP.Figura 3. Mapa del área liberada por el IBAMA entre RJ y SP.

Figura 4. Kappaphycus alvarezii – Isla Grande – Rio de Janeiro

 Figura 4. Kappaphycus alvarezii – Isla Grande – Rio de Janeiro

Metodología para instalar el cultivo de Kappaphycus

Parámetros para elegir la instalación de cultivo

Algunas características son fundamentales para elegir el lugar a utilizar para el cultivo de macroalgas Kappaphycus, las principales serían:

– Temperatura del agua de mar superior a 20 grados Celsius durante todo el año;
– Salinidad por encima de 25 ppm;
– Zonas protegidas del impacto de olas fuertes (preferiblemente se deben elegir entradas protegidas);
– Profundidad máxima de 20 metros;
– Zonas libres de tráfico de embarcaciones y turismo.

READ  Nadando hacia la acuicultura climáticamente inteligente

Figura 05. Vista del cultivo de Kappaphycus alvarezii - Isla Grande – Rio de Janeiro. Cortesía: Domingos Savio

 Figura 5. Vista del cultivo de Kappaphycus alvarezii – Isla Grande – Rio de Janeiro. Cortesía: Domingos Savio

Biología de las macroalgas Kappaphycus alvarezii

La reproducción sexual en la macroalga Kappaphycus alvarezii es muy difícil de encontrar en el medio natural, por lo que esta especie se reproduce casi exclusivamente por reproducción vegetativa (crecimiento con fragmentos vegetativos). Debido a esta característica, los cultivos de K.alvarezii han tenido un gran éxito en más de 20 países donde fueron introducidos, debido a que la técnica de propagación es relativamente sencilla. K. alvarezii es una especie de alga robusta, que tiene flotabilidad negativa, por lo tanto, no puede crecer libremente en la columna de agua y moverse largas distancias sin ayuda humana, y también carece de la capacidad de adherirse al sustrato (Russell 1983, Pickering et al.2007, Oliveira y Paula 2003). Las macroalgas Kappaphycus dependen de su escasa capacidad para enredarse en sustratos duros o de su peso para permanecer en un lugar específico, ya que la mayoría de los tallos que se desprenden de los sitios de cultivo son transportados por las corrientes a mayores profundidades donde acaban muriendo por condiciones desfavorables para el cultivo. su crecimiento, como la falta de luz, la baja temperatura o la presencia de depredadores (Pickering et al. 2007, Sulu et al. 2004, Ask et al. 2003, Salazar 2000, Oliveira & Paula 2003).

Figura 06. Detalles de plantas adultas de Kappaphycus alvarezii - Ilha Grande - RJ. Cortesía: Domingos Savio

Figura 06. Detalles de plantas adultas de Kappaphycus alvarezii – Ilha Grande – RJ. Cortesía: Domingos Savio

Metodo de Cultivo

Balsas flotantes de PVC

Actualmente, el método tradicionalmente utilizado por los productores de Río de Janeiro se conoce como «Balsas Flotantes» y fue diseñado por la empresa Seaweed Consulting en 1998, luego de unos años probando el sistema más eficiente para el cultivo de Kappaphycus en superficie en lugares con profundidad. de más de 5 metros. Básicamente, este sistema consta de estructuras flotantes realizadas con tubos de PVC de 100 mm o 75 mm, de 3 metros de longitud, cerrados en sus extremos con tapas, que funcionan como flotadores. Los tubos se unen con cables de polipropileno o polietileno de 8 mm. Dependiendo de la región de crecimiento, las balsas pueden variar de 75, 100 a 150 metros de longitud, donde también puede ser necesario utilizar una red de nailon en la parte inferior de la estructura para protegerse de herbívoros como peces y tortugas, aunque este aparato es un requisito de IBAMA de acuerdo con la instrucción normativa de 2008.

Figura 7. Balsa Flotante de Cultivo (150 m x 3m)Figura 7. Balsa Flotante de Cultivo (150 m x 3m)

Métodos de plantación

 “Tie-Tie”

Este método se utiliza tradicionalmente en el mundo para la siembra de macroalgas de Kappaphycus conocidas como “Tie Tie” creadas en los años 70 en Filipinas y muy utilizadas hasta la actualidad en varios países. En este sistema, las algas se amarran en un pequeño cable o cinta de plástico mediante un «nudo» en la línea principal de cultivo, haciendo que las plántulas sean más libres y con mayor facilidad y rapidez para su crecimiento.

Figura 8. Método de amarre de plántulas de algas en el cable.

Figura 8. Método de amarre de plántulas de algas en el cable.

Figura 9. Detalle de la red protectora debajo del cultivo para protección contra herbívoros

Figura 9. Detalle de la red protectora debajo del cultivo para protección contra herbívoros

«Redes Tubulares»

Este método fue traído a Brasil en 2001 por el empresario Alexandre Feder (CEO de la empresa AlgasBras pasando a conocerse como «Siembra de Red Tubular» que ha sido ampliamente utilizada hasta ahora por los productores. Las mallas tubulares son tradicionalmente utilizadas en el cultivo de mejillones en Europa, pueden ser adaptados para el cultivo de varias especies de macroalgas. Actualmente este método se está utilizando en varios países como Ecuador, Panamá, India, Mozambique, Túnez, Kenia y el Caribe. sistema, las plántulas de algas se insertan en la red tubular a través de un tubo de PVC de 75 mm con 1 metro de longitud, y, a pesar de ser bastante eficientes y rápidas, las algas tardan más en responder en su crecimiento, ya que quedan atrapadas dentro de las redes.

Figura 10. Detalle de siembra con Red Tubular

Figura 10. Detalle de siembra con Red Tubular 

 

Figura 11. Detalle del crecimiento de algas en la Red Tubular

 Figura 11. Detalle del crecimiento de algas en la Red Tubular

Productividad en granjas de algas Kappaphycus alvarezii

En varios países que tradicionalmente cultivan la macroalga Kappaphycus alvarezii, el ciclo de cultivo toma de 45 a 50 días desde el inicio de la siembra hasta la cosecha. Sin embargo, es necesario tener en cuenta varios factores durante el proceso de evaluación de la productividad, como el método de cultivo aplicado, el manejo, la temperatura local del agua de mar, la salinidad, la velocidad de la corriente marina, la turbidez del agua, la herbivoría (peces y tortugas) y la calidad de los peces seleccionados y semillas. En la costa sur de Río de Janeiro, más específicamente en Angra dos Reis (Isla Grande) la productividad promedio obtenida en estos últimos 20 años de cultivo ha sido de 6 a 7 toneladas frescas en una balsa de 450 m2 cada 45/50 días en “ Sistema de cultivo Tie – Tie ”(método de amarre de semillas de algas marinas). Este dato puede ser menor cuando se cultivan las algas en el sistema Tubular Nets con un tiempo de cultivo de al menos 60 días. Además, es de destacar que el productor, para iniciar su cultivo, compra solo un lote de plántulas para una sola vez y a partir de entonces la propagación es vegetativa, lo que le permite no necesitar más comprar nuevas semillas, siendo solo necesario mantener una cepa para la replantación. La compra de las semillas se puede realizar entre los propios productores con valores entre USD 1,00 el kilo.

Figura 12. Cosecha de Kappaphycus alvarezii a los 60 días de cultivo - Isla Grande - RJ. Cortesía: Domingos Savio

 Figura 12. Cosecha de Kappaphycus alvarezii a los 60 días de cultivo – Isla Grande – RJ. Foto Inferior derecha – Cortesía: Domingos Savio

Enfermedades, plagas y herbivoría

La enfermedad más conocida de las algas Kappaphycus se llama «Ice-Ice», descrita por primera vez por Gavino y Trono (1974). El nombre en inglés, fue descrito por primera vez en los cultivos de Kappaphycus en Malasia y es un blanqueamiento de partes del tallo, principalmente las puntas de las algas, perdiendo el pigmento, volviéndose transparente con un ablandamiento y finalmente rompiendo las ramas. Se observa que esto aparece en relación con condiciones ambientales desfavorables, como agua estancada, baja salinidad, baja temperatura y bacterias patógenas oportunistas. Se encontró que las algas enfermas contienen de 10 a 100 veces más bacterias que las algas sanas, el efecto combinado del estrés y los agentes bióticos, el principal factor de esta enfermedad. Los niveles de plagas en el alga Kappaphycus alvarezii varían estacionalmente durante el año y están condicionados a la calidad y edad de las plántulas, variación de temperatura, salinidad, luminosidad y calidad del agua de mar. Las plagas más comunes que se encuentran en los cultivos de Kappaphycus son pequeños bivalvos, ascidias, esponjas, cianobacterias y cirripedia que pueden desarrollarse en las algas, que sirven como sustrato para estos organismos. En general, las algas cultivadas en la Bahía de Isla Grande – RJ, crecen libres de plagas y enfermedades, pero sufren la fuerte presión de la herbivoría por parte de los peces y principalmente de las tortugas marinas que pueden destruir los cultivos recién plantados en unas pocas semanas.

READ  Estrellas de mar: Características, reproducción y alimentación

Figura 13. “Ice – Ice” en el tallo de algas y mejillones

 Figura 13. “Ice – Ice” en el tallo de algas y mejillones

Subproductos obtenidos de la macroalga Kappaphycus y vendidos en Brasil

El procesamiento de macroalgas Kappaphycus alvarezii para la obtención de diversos productos es una excelente manera de agregar valor, fortaleciendo la cadena productiva a través de la integración vertical y la consolidación de una industria nacional que reemplaza a las importaciones. El potencial del uso de algas marinas es bien conocido en todo el mundo debido a la amplia variedad de usos y aplicaciones industriales que van desde la alimentación directa a humanos, animales, cosméticos, medicinas, usos agrícolas e incluso biocombustibles como el etanol de tercera generación. En el caso específico de las macroalgas Kappaphycus alvarezii, estas son una fuente de materia prima para la producción de ficocoloides o gomas marinas conocidas como “Carragenanos”, utilizadas como estabilizantes y espesantes en la industria alimentaria y representan un mercado mundial valorado en millones de dólares estadounidenses anualmente. El mercado de productos derivados de las algas marinas es una actividad en auge en Brasil, ya que el consumo diario de la población brasileña contiene muchos derivados de macroalgas en su composición.

tabla usos macroalga

Carragenina

La carragenina es un coloide que se utiliza como estabilizador y aglutinante en la industria alimentaria (productos cárnicos, bebidas, chocolates, alimentos para mascotas, etc., cosméticos, champús, dentífricos, y se extrae principalmente del alga Kappaphycus alvarezii. Este producto se comercializa ampliamente en Asia. (Japón, Filipinas, Corea del Sur, China, etc.), Europa (Francia, España, Alemania, Dinamarca y Reino Unido), Estados Unidos, México y varios países de América del Sur, y Brasil importa millones en dólares anuales de esta sustancia a abastecer el mercado interno.

El mercado global de carragenina está creciendo y se estima en US $ 500 millones, y las empresas procesadoras son parte de grandes multinacionales y tienen contratos de venta muy sólidos que operan al 80-85% de su capacidad debido a la falta de materia prima (algas). La participación de los países productores en el mercado de carragenina tiene la siguiente estructura: Filipinas 77,18%; Indonesia 16,77%; Tanzania 5,37% y otros 0,68%.

En China hay alrededor de 150 plantas de procesamiento que demandan alrededor de 50.000 toneladas de K. alvarezii por año, siendo Filipinas su principal proveedor (Philp & Campbell 2006). En Brasil, solo dos empresas procesan Carragena, AlgasBras y AgarGel, ambas operando principalmente con materia prima importada. El costo de una fábrica o planta de procesamiento de carragenina puede alcanzar los 8 millones de dólares estadounidenses y para justificar su viabilidad económica, se requiere la producción mensual de al menos 100 toneladas secas de algas Kappaphycus (1 millón de toneladas frescas o vivas). El valor de un kilo de carragenina puede variar de 8 a 15 USD, dependiendo de su calidad. De una tonelada seca de algas Kappaphycus se pueden extraer alrededor de 350 kilos de carragenina semi refinada.

Figura 14. Carragenano semirrefinado
Figura 14. Carragenano semirrefinado

 

Biofertilizante líquido o bioestimulante agrícola

La aplicación de extractos líquidos de algas como Bioestimulantes orgánicos se ha convertido en una práctica común ampliamente utilizada en la agricultura debido a sus excelentes propiedades y su efectividad se atribuye a la presencia de fitohormonas, principalmente auxinas, citoquininas y giberelinas, además de otros nutrientes y microelementos que regulan el crecimiento, aumentar el rendimiento de los cultivos agrícolas, retrasar el deterioro de la fruta, mejorar el vigor de la planta, así como la capacidad de soportar condiciones ambientales adversas.

India es pionera en la producción de este producto a partir de algas Kappaphycus a través de la empresa AQUAGRI Pvt ltd. En Río de Janeiro hay 2 empresas que vienen produciendo el líquido a escala comercial desde hace algunos años, siendo comercializado en el mercado agrícola brasileño. El proceso de obtención del líquido de algas es relativamente sencillo, el líquido se extrae directamente de las algas in natura (fresco), no requiriendo alta tecnología y grandes inversiones. El rendimiento por kilo de algas frescas puede llegar al 70% (de 1 kilo de algas frescas se extraen 750 ml de líquido biofertilizante). La masa (algas) que queda en este proceso se puede vender para la extracción de carragenina, alimentos humanos, animales, cosméticos, productos farmacéuticos, etc. Lo que significa un uso del 100% de la materia prima. El valor medio de venta de este líquido bioestimulante agrícola en el mercado se cotiza entre USD 5,00 – 15,00 / litro. Para hacerse una idea de este mercado, la demanda de biofertilizante de algas en Europa se estima en más de 30 millones de dólares. Brasil, por su parte, a pesar de ser reconocido mundialmente como un país enfocado a la agricultura en medio terrestre, importa prácticamente el 65% del fertilizante que asegura la producción agrícola nacional, incluidas las actividades de jardinería. El gasto del país en la importación de estos rubros fue de US $ 839 millones en 2011, con una fuerte tendencia al alza en el corto y mediano plazo.

Figura 15. Biofertilizante líquido de Kappaphycus (Producto Brasileño e Indiano)

Figura 15. Biofertilizante líquido de Kappaphycus (Producto Brasileño e Indiano)

Algas secas

En el mercado mundial, las algas Kappaphycus se venden mayoritariamente secas de acuerdo con los siguientes parámetros: Humedad: 35%; Impureza: 1%; Color: que va desde el rojo, el morado y el beige. Durante el secado, no pueden entrar en contacto con la lluvia ya que deterioran la calidad del producto. En general, bajo un sol radiante, tardan una media de 3 días en secarse a niveles aceptables. La proporción de algas vivas x secas es de 10 kilos frescos = 1 kilo seco. Puede almacenarse en bolsas de rafia en ambiente seco durante 2 años. El valor de mercado de una tonelada de alga Kappaphycus seca en el mercado mundial varía mucho según el país, entre USD 1,00 y 2,00 / kilo FOB.

Figura 16. Algas Kappaphycus en mesas de secado

 Figura 16. Algas Kappaphycus en mesas de secado

Algas Frescas

Las algas son un alimento tradicional, consumido durante milenios por las poblaciones costeras, principalmente en el este de Asia, en países como Japón, China y Corea. Según su composición química, en general, las macroalgas marinas son alimentos bajos en calorías, ricos en proteínas, carbohidratos (polisacáridos distintos al almidón – ficocoloides), fibras y a pesar de tener un bajo contenido en lípidos, las concentraciones de ácidos grasos poli insaturados son relativamente altas. En el caso específico de Macroalga Kappaphycus, su composición química está compuesta por Hidratos de Carbono (53g), Proteínas (16,2g), Calcio (5,3g), Hierro (1,14 mg), Sulfato (20,2 mg), Magnesio (160 mg), Fósforo. (869 mg), Sodio (22,4 mg), Potasio (14,4 mg) y Grasa (1,01 g). El consumo diario de macroalgas marinas además de incrementar la ingesta de fibra dietética puede reducir la aparición de algunas enfermedades crónicas como diabetes, obesidad, cardiopatías, cáncer, etc. En Brasil, el valor de mercado de las algas frescas puede variar de USD 1 a 2 por kilo.

Figura 17. Algas Kappaphycus frescas para alimentación directa

Figura 17. Algas Kappaphycus frescas para alimentación directa.

Figura 18. Algas empaquetadas para consumo humano y animal (producto brasileño e indonesio)

Figura 18. Algas empaquetadas para consumo humano y animal (producto brasileño e indonesio).

Figura 19. Gelatina 100% natural de algas Kappaphycus

 Figura 19. Gelatina 100% natural de algas Kappaphycus.

Aspectos ambientales en el cultivo de macroalgas Kappaphycus

El cultivo de algas es una actividad totalmente respetuosa con el medio ambiente, ya que no requiere la aplicación de pesticidas ni fertilizantes y tiene un impacto mínimo en los ecosistemas marinos. Por el contrario, el cultivo de algas Kappaphycus aumenta considerablemente la biodiversidad marina local, ya que sirve de sustrato y refugio para una gran cantidad de peces, moluscos e invertebrados, especialmente en los estadios larvarios y juveniles.

READ  Impactos ambientales del cultivo de concha de abanico en la Bahía de Samanco – Perú.

Además, el cultivo de macroalgas presenta una excelente alternativa para la neutralización de carbono, abriendo la posibilidad de que, en el futuro, se puedan generar créditos de carbono equivalentes, ya que las algas tienen la capacidad de secuestrar 1,4 toneladas de dióxido de carbono por cada tonelada de alga deshidratada.

Figura 20. Las algas Kappaphycus como atrayentes biológicos para peces, moluscos y crustáceos

 Figura 20. Las algas Kappaphycus como atrayentes biológicos para peces, moluscos y crustáceos.

Costos de instalación de una finca marina de macroalgas Kappaphycus por hectárea

En un área de 1 hectárea (10,000 m2) es posible instalar entre 10 a 15 balsas de 450 m2 siempre teniendo en cuenta la posición en relación a la franja costera, navegación, conflicto de uso por pescadores artesanales y turismo.

Los costos básicos iniciales para establecer una granja marina de macroalgas Kappaphycus en un área de 1 hectárea serían:

Tabla 1 costos cultivo algas

 

Estrategias de intervención para promover la maricultura de macroalgas en el Estado de Río de Janeiro

Actualmente, en la franja liberada por IBAMA entre la bahía de Ilha Grande y Paraty hay alrededor de 7 productores de algas Kappaphycus, todos legalizados con la Organización Ambiental local (INEA), con una producción anual estimada de al menos 4,000 toneladas vivas vendidas para extracción de líquido. Biofertilizantes, carragenanos, cosméticos y algas secas para el mercado nacional. Es importante mencionar la existencia de una fábrica de procesamiento de algas en el estado de Rio de Janeiro, ALGASBRAS, operando en el municipio de Itaguai desde 2010, comprando y promoviendo la producción de Kappaphycus para los productores de la Bahía de Isla Grande.

Sin embargo, para promover un programa exitoso de maricultura de algas en el estado de Río de Janeiro, es necesario tener los siguientes aspectos:

• Apoyo gubernamental, incluyendo el otorgamiento de autorizaciones y licencias necesarias para el desarrollo de la actividad;

• Disponibilidad de los recursos económicos (inversiones) necesarios para el funcionamiento del programa hasta alcanzar volúmenes comerciales.

• Diseño, gestión y ejecución competente del proyecto con personal técnico y profesional para el trabajo de campo;

• Identificación adecuada de barreras que impiden la entrada de productores en la comercialización y desarrollo de estrategias para superarlas.

• Selección de ubicaciones adecuadas para el establecimiento de granjas de algas con el fin de asegurar el éxito del programa en la comunidad objetivo y justificar la inversión de tiempo, esfuerzo y recursos económicos.

• Identificación clara y precisa de las principales limitaciones que tienen los miembros de las comunidades objetivo para ingresar al proyecto (capital de inversión en las fincas, capacitación y asistencia técnica, organización empresarial, servicios básicos, etc.).

• Disponibilidad de semillas de algas, adaptadas a las condiciones ecológicas y ambientales locales, así como a los sistemas de cultivo a utilizar.

• Asistencia técnica y socio-empresarial permanente, desde la instalación de granjas de algas hasta la fase comercial, incluyendo el apoyo posterior que garantice la producción sustentable de la materia prima y genere ingresos suficientes para satisfacer las demandas y necesidades socio-económicas de los productores.

• Asegurar la venta de productos a precios justos y competitivos mediante contratos de venta a largo plazo.

• La creación de un ambiente de trabajo sano y agradable en condiciones de seguridad e higiene, que permitan la motivación permanente de los agricultores y sus familias.

Y finalmente, la incorporación de mujeres y jóvenes de ambos sexos es fundamental, y se deben brindar instrumentos para su integración, ya que generalmente se encuentran al margen de las actividades productivas en la mayoría de las comunidades costeras del país.

En el estado de Río de Janeiro, el cultivo de la macroalga Kappaphycus, acompañado de un adecuado manejo a través de cooperativas y empresas privadas, con una buena planificación y estudios empresariales, puede apalancar el desarrollo local en la costa del estado, ofreciendo una alternativa viable para la generación de empleo. e ingresos enfocados a la sostenibilidad económica, ambiental y social, estableciendo comunidades tradicionales en sus lugares de origen. La naturaleza particular de la maricultura fomenta las diferencias de ingresos en relación con otras actividades productivas. Los maricultores están expuestos a altos niveles de riesgo e incertidumbre tanto en términos de seguridad individual como de ingresos, lo que legitima la inclinación al comportamiento asociativo y / o cooperativo, ya que este sistema compartido protege a los respectivos productores frente a días sin cosecha, entre otros beneficios.

Existe una inclinación de las comunidades costeras en muchas regiones del Estado de Río de Janeiro hacia las actividades de pesca y maricultura, y sus conocimientos tradicionales son considerados para la inclusión específica de la Maricultura de Macroalgas, ya que reconocen su comprensión de algunos factores fundamentales en el concepto de cultivos, mareas, vientos, corrientes, clima y productividad.

Figura 21. Alga Kappaphycus transportada a la Planta Benificiadora

 Figura 21. Alga Kappaphycus transportada a la Planta Benificiadora

Conclusión

La estructura organizativa de la cosecha en el cultivo de macroalgas Kappaphycus, además de ser privada, puede ser a nivel asociativo o cooperativo, utilizando un elemento intrínseco de su vocación productiva además de obtener mejores habilidades de negociación y gestión. El gran obstáculo sería unir a las poblaciones bajo una visión de apoyo mutuo, posibilitando, a través de las mismas organizaciones locales de cada Granja de Algas, realizar una actividad comercial o incluso a través del municipio. Cualquiera que sea la opción que elijas, dependerá mucho del grado de interés de los líderes locales en trabajar juntos, en la economía solidaria y en la conciencia y apropiación de los beneficios que se pueden obtener.

En un escenario donde no se forma la cooperativa o asociación, la empresa privada asumiría la capacitación y calificación técnica para el cultivo, compra, procesamiento y envasado de algas.

Sin embargo, el principal paradigma y desafío será transformar al ciudadano en un “Campesino Marino” a través de un sólido programa de capacitación, capacitación, asistencia técnica y sensibilización en pequeñas comunidades costeras del Estado de Río de Janeiro, demostrando que el cultivo de Kappaphycus es una actividad productiva y comercial que proporciona una renta fija al productor durante todo el año.

Figura 22. Jóvenes maricultores - Islaa Grande – Rio de Janeiro

 Figura 22. Jóvenes maricultores – Islaa Grande – Rio de Janeiro

Deja un comentario