Impacto Ambiental

Contra la sobrepesca: ¡salva a los viejos!

Foto del autor

By Milthon Lujan

Leibniz, Alemania.- Un equipo de investigadores liderado por el profesor Robert Arlinghaus del Leibniz-Institute of Freshwater Ecology and Inland Fisheries (IGB) y la Humboldt-Universität zu Berlin recomienda mantener vivos a los reproductores más grandes de una población, además de los peces jóvenes.

Las medidas contra la sobrepesca tienden a proteger a los peces jóvenes e inmaduros a través de medidas como los tamaños mínimos de desembarque. Sin embargo, un equipo de investigadores recomienda conservar a los peces en edad reproductiva de mayor tamaño. Este tipo de gestión logra buenos compromisos entre las demandas de las pesquerías comerciales y recreativas y el deseo de conservar la capacidad reproductiva de las poblaciones de peces.

El objetivo de la gestión pesquera tradicional es conservar las poblaciones de peces para continuar con sus capturas en el largo plazo y a la vez maximizar los rendimientos de biomasa. Cada pez silvestre debe desovar al menos una vez antes de ser capturado. Por lo tanto, las pesquerías comerciales y recreativas no pueden mantener a los animales por debajo de un tamaño mínimo legalmente definido: el límite de longitud mínima. Los especímenes maduros grandes, por el contrario, pueden ser pescados intensivamente. La suposición subyacente es que estos animales ya han contribuido a la próxima generación y que la tasa de crecimiento individual disminuye con la edad.

Los peces deben pasar por la “ventana”

El profesor Arlinghaus trabajó con tres biólogos pesqueros de la Universidad de Florida y Vancouver para investigar las regulaciones óptimas de capturas basadas en el tamaño para una amplia gama de especies de peces como lucio, lucioperca y bacalao, y si sería razonable conservar también los peces particularmente grandes. Estos peces grandes son desproporcionadamente fecundos, debido a que invierten en la reproducción y no en el crecimiento. Los investigadores compararon el efecto de los límites clásicos de longitud mínima con regulaciones de capturas menos populares: los espacios de capturas. Con las temporadas de capturas, solo los peces de tamaño mediano son extraídos, en sentido figurado, solo los peces que caben exactamente en la ventana de tamaño intermedio. Todos los animales que alcanzan el marco son demasiados pequeños que deben permanecer en el agua para reproducirse.

READ  Uso de microbios para la limpieza de mareas negras

Sin pérdidas en la pesca a pesar de la protección de los peces reproductores grandes

Los investigadores encontraron que si solo se maximiza el rendimiento en kilogramos que debe producir una población silvestre explotada, un límite de longitud mínima es la regulación apropiada. No obstante, otros objetivos de conservación y pesqueros usualmente también cuentan. Esto incluye, por ejemplo, una población de desove compuesto de forma natural, el mantenimiento de las tasas de captura o un cierto tamaño de los peces en la captura. “Desafortunadamente, hay una opinión persistente de que la protección de los peces reproductores grandes en una población de peces explotada es contraproducente para la pesca y afecta la producción potencial. Según nuestro trabajo, esto está desactualizado. Proteger los animales más grandes estabiliza la dinámica de la población sin causar ninguna pérdida relevante en los rendimientos y aumenta el tamaño promedio de los peces en las capturas. Las ventanas de captura pueden superar el límite clásico de la longitud mínima cuando las poblaciones explotadas intensivamente, como las poblaciones de lucio en las aguas costeras alrededor de Rügen, son pescadas en conjunto por pescadores comerciales y recreativos, y los peces grandes también son importantes para la conservación de la naturaleza y la calidad pesquera” destacó Arlinghaus.

La diversidad de edades tiene sentido ecológico

Al observar la ecología, queda claro por qué los peces grandes en edad reproductiva no deberían faltar en una población: una sola hembra particularmente grande puede compensar la cantidad de huevos de muchos peces pequeños. Además, los peces de diferentes tamaños y edades se reproducen en diferentes momentos y, a menudo, en diferentes lugares. Si los eventos ambientales destruyen la reproducción en un período, una población de edades diferentes puede asegurar la descendencia y, por lo tanto, contribuir a poblaciones más estables. Además, los peces viejos y jóvenes tienen diferentes hábitats, rutas migratorias y horarios de alimentación, y los peces jóvenes aprenden de los líderes experimentados. Finalmente, en muchas especies, la elección de compañero depende de la longitud del pez.

READ  Tuberculosis en peces de cultivo

“Si, a través de la pesca intensiva, se crea una población de peces que está representada predominantemente por peces jóvenes que acaban de alcanzar la madurez sexual, esto tiene un efecto negativo en muchos niveles: en el rendimiento reproductivo de la población, en la red alimentaria y el ecosistema, y también sobre la calidad de la pesquería” concluye Arlinghaus.

Contacto:
Leibniz-Institute of Freshwater Ecology and Inland Fisheries (IGB)
Professor Dr. Robert Arlinghaus
Leader Research Group Integrative Recreational Fisheries Management
Department Biology and Ecology of Fishes
Phone +49 30 64181-653
Email arlinghaus@igb-berlin.de

Referencia (acceso abierto):
Ahrens, R., Allen, M. S., Walters, C., Arlinghaus, R. (2020). Saving large fish through harvest slots outperforms the classical minimum-length limit when the aim is to achieve multiple harvest and catch-related fisheries objectives. Fish and Fisheries. https://doi.org/10.1111/faf.12442 https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/faf.12442 

Deja un comentario