General

CETMAR cierra el proyecto SILENCIO con avances en el estudio del ruido marino y de la viabilidad de los motores eléctricos para la flota de bajura

Foto del autor

By Milthon Lujan

Establecer las bases para el desarrollo de una actividad pesquera y marisquera más sostenible y con menor impacto acústico es el objetivo fundamental del proyecto SILENCIO, una iniciativa en la que el Centro Tecnológico del Mar-Fundación CETMAR ha estado trabajando a lo largo de 2021 y que ahora finaliza con destacados avances en el estudio del ruido marino y de la viabilidad de los motores eléctricos para la flota de bajura.

Anuncios

Así, en lo que se refiere a las actividades relacionadas con la monitorización del ruido marino, los trabajos realizados por los técnicos de la Unidad de Tecnologías Marinas de CETMAR y el grupo de Tecnología Multimedia de la Universidade de Vigo han permitido, gracias al hidrófono instalado en la batea de la Red de Observación Oceano-Meteorológica en la isla de Cortegada, identificar las principales fuentes de ruido en esta zona de las Rías Baixas.

En cuanto a las fuentes de origen natural, la más importante es el ruido emitido por los cetáceos marinos, una información que posibilita el estudio del comportamiento de estos animales como indicador de la calidad ambiental del medio marino.

Por su parte, la principal fuente de origen antropogénico es la producida por los motores de las embarcaciones, tanto de las de pequeño tamaño que faenan en la zona de marisqueo de Carril como de los barcos de mayor envergadura que entran y salen del puerto de Vilagarcía.

Además de la identificación de las principales fuentes de ruido marino, el proyecto Silencio ha posibilitado el desarrollo de una herramienta que permite escuchar esos sonidos prácticamente en tiempo real y cuyo acceso es libre a través del siguiente enlace: utmar.cetmar.org/silencio (usuario: silencio; password: silencio). 

READ  BIOFOR: Aditivo para transformar el residuo de los planteles de truchas en un ensilaje de alta calidad
Anuncios

Para completar los logros en este ámbito, los trabajos de Silencio han traído consigo una mejora en el diseño de la instalación y la configuración del equipo utilizado para monitorizar el ruido marino, mejorando la calidad de los datos registrados por el hidrófono ubicado en la batea de Cortegada y el algoritmo de identificación de los sonidos, un resultado que será compartido y transferido a otros observatorios oceanográficos españoles.

Dicho algoritmo, desarrollado por el grupo de Tecnología Multimedia de la Universidade de Vigo, ha sido testado ya con el hidrófono del Observatorio OBSEA en Cataluña, lo que permitió comprobar que su utilización requiere de determinados ajustes dependiendo de las condiciones del medio marino en el que se lleve a cabo la escucha, lo que permitirá un filtrado óptimo del sonido captado.

Además de la monitorización del ruido marino y de la identificación de las principales fuentes de emisión, el proyecto Silencio incluyó la realización de un estudio sobre la viabilidad de la propulsión eléctrica en la flota de bajura, lo que permitiría no sólo reducir el ruido submarino, sino también la huella de carbono.

Para ello se analizó la actividad de una parte representativa del sector (marisqueo a flote, navaja, percebe, palangrillo, niños, liña y cordel y nasa de pulpo), para mediante la instalación de GPS, recabar información sobre sus principales movimientos y sobre el uso de los motores en un ámbito de las Rías Baixas comprendido entre Lira y Baiona.

Anuncios

Fruto de este estudio se concluyó que el cambio a un motor eléctrico es más viable para aquellas actividades pesqueras que utilizan las embarcaciones para desplazarse a un único punto y regresar tras la faena, como es el caso del marisqueo a flote o la navaja, ya que la potencia y la autonomía que alcanzan los motores implementados, por el momento, es limitada.

READ  MAG fomenta la acuicultura en Paraguay

Destacar que también se comprobó que sí conllevan una reducción del ruido marino y por consiguiente de la contaminación acústica y de la huella de carbono de la actividad, al no producirse emisiones.

El proyecto, realizado con la colaboración de la Fundación Biodiversidad, del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, a través del Programa Pleamar, cofinanciado por el FEMP, incluyó además actividades de diseminación y sensibilización sobre la problemática del ruido marino en varios institutos públicos de Educación Secundaria (Bueu, Cangas, Muros y Carnota).

También en el ámbito de la difusión, los técnicos de Silencio presentaron el proyecto en foros científicos de relevancia como MARTECH y Observing Ocean Sound y organizaron dos jornadas sobre esta temática, una en colaboración con la Plataforma PROTECMA y otra en el marco del Bussines2Sea, en la que se avanzaron los resultados del proyecto, que se resumirán en una publicación científica y estarán disponibles en la web del programa Pleamar.

Anuncios

Además de la Universidade de Vigo y del Observatorio OBSEA, CETMAR ha contado para la ejecución de todas estas acciones con la colaboración de siete cofradías, como son Lira, Muros, Portonovo, Bueu, Cangas, Vigo y Baiona, así como del IEO, Pt-Protecma y del Parque Nacional Illas Atlánticas.

El trabajo desarrollado a lo largo del proyecto, que CETMAR espera poder continuar en el futuro, se resume en un audiovisual elaborado en el marco de esta iniciativa y disponible en youtube. 

Fuente: CETMAR 

Deja un comentario