Nutrición, Patologías

Sorgo reduce los costos de alimentación y controla los parásitos en la cachama

Foto del autor

By Milthon Lujan

Los resultados de una investigación realizada en Embrapa Amazônia Ocidental (AM) destacan que la inclusión de 40% de sorgo con un bajo nivel de taninos en la dieta permite reducir de precio del alimento para la cachama, también conocida como gamitana (Colossoma macropomum), sin comprometer el crecimiento de los peces.

Según los resultados el sorgo con alto contenido de taninos indican una reducción en el número de parásitos que afectan la crianza y la producción en la piscicultura de la cachama. Foto: Gilberto Batista Viana Filho
Según los resultados el sorgo con alto contenido de taninos indican una reducción en el número de parásitos que afectan la crianza y la producción en la piscicultura de la cachama. Foto: Gilberto Batista Viana Filho

El estudio también demostró que la dieta con sorgo de alto contenido de taninos proporcionó una importante reducción y control de los parásitos que afectan el cultivo de la gamitana.

El objetivo de la investigación fue reducir los costos de alimentación y controlar los parásitos que afectan el cultivo del tambaqui, la especie nativa más producida por la piscicultura brasileña.

En la evaluación de las dietas experimentales, los resultados con sorgo de alto contenido de taninos indican una reducción del 44% en acantocéfalos y del 83% en monogeneos. Estos parásitos presentan importantes problemas que afectan la crianza y reducen la producción en la piscicultura.

“Los valores obtenidos en la investigación se consideran promisorios para la búsqueda de ingredientes que asocien la nutrición y la salud de los peces, sin el uso de químicos y sin comprometer la calidad del pescado”, dijo la investigadora Cheila Boijink, de Embrapa, que desarrolla investigaciones en salud de los peces y coordinó el estudio a través del proyecto “Avaliação de taninos em dietas para juvenis de tambaqui no controle de helmintos e desempenho zootécnico”.

En el estudio se evaluaron los taninos en forma hidrolizable (ácido tánico) y condensado (sorgo alto en taninos), con el fin de identificar si tienen acción antihelmíntica y no perjudican la aceptación animal y el desempeño zootécnico.

El proyecto de investigación fue realizado entre los años 2019 y 2021, con el apoyo financiero de la Fundação de Amparo à Pesquisa do Estado do Amazonas (Fapeam).

Producto natural antiparasitario

El uso de fuentes vegetales en alimentos para peces ha aumentado en los últimos años para satisfacer la demanda de alimentos y sostener el desarrollo de la producción acuícola.

Una de las alternativas es el uso de compuestos derivados de plantas, debido a que tienen pocos o ningún efecto secundario sobre los peces y el medio ambiente, y es una práctica acuícola más sostenible.

READ  Embrapa publica estudio sobre el parentesco genético en reproductores de gamitana

Los productos naturales, con conocidas propiedades antiparasitarias, se consideran una alternativa potencial, y entre estos compuestos se encuentra el tanino, presente en varias plantas como el sorgo.

Según Boijink, los resultados obtenidos muestran que los taninos son eficientes para el control de helmintos, y pueden ser utilizados en la alimentación como ingrediente alternativo natural sin perjudicar el desempeño animal. Esta línea de investigación ya fue desarrollada por investigadores de la Embrapa Amazônia Ocidental, quienes demostraron que otra fuente de taninos, los residuos del banano, también es eficiente en el control de helmintos en la cachama.

En busca de ingredientes alternativos

Debido a que la alimentación de los peces representa cerca del 70% de los costos totales de producción, la investigación de Embrapa Amazônia Ocidental viene buscando alternativas basadas en la evaluación de ingredientes no convencionales en el Estado de Amazonas que puedan reducir el costo de la alimentación de la gamitana.

“Con una alimentación más económica, al final del ciclo, los costos serán menores que los de una producción con uso de raciones convencionales en base de harina de soya y maíz, commodities que tienen una alta fluctuación de valor en el mercado internacional. Además, Amazonas obtiene una parte importante de sus ingredientes y alimentos de los estados vecinos, lo que sobrecarga aún más al piscicultor amazónico, que paga el costo logístico de obtenerlo”, explicó el investigador Jony Dairiki, de Embrapa, quien participó en la investigación.

Dairiki destaca que el sorgo (Sorghum bicolor) es un ingrediente energético de origen vegetal, con una composición química similar al maíz, sin embargo, es un alimento con un menor costo de producción en comparación con el maíz. Por lo tanto, se eligió el sorgo para su evaluación como opción de materia prima, considerando que el costo de la alimentación podría ser menor con la mayor inclusión de sorgo en la dieta de los peces.

El investigador describe que el sorgo se destaca por su rusticidad, posibilidad de cultivo en contraestación y en suelos más pobres en fertilidad y con déficit hídrico. La planta de sorgo produce granos y materia seca para la composición de forrajes que contribuyen a la alimentación animal, y el tanino es un químico natural en el grano del sorgo.

La investigación identificó que el uso de sorgo bajo en taninos para la nutrición de juveniles de cachama en reemplazo del maíz proporcionó una reducción del 27.4% en el costo de los alimentos cuando el nivel de inclusión de este ingrediente fue del 40%.

READ  Rondonia exporta cerca del 80% de su producción de tambaqui al Estado de Amazonas

Otro hallazgo importante es que el sorgo alto en taninos se puede utilizar en dietas de gamitana con hasta un 45% de inclusión en la formulación, sin ningún efecto adverso sobre el rendimiento animal, en un período de hasta 45 días.

Los investigadores destacan que es necesario realizar más estudios con peces durante la etapa de engorde y con un período experimental más largo para complementar la investigación, además de la importante validación en piscifactorías locales.

Parásitos causan pérdidas económicas en la cría de la gamitana

Boijink, que se especializa en la salud de los peces, explicó la diferencia entre los monogeneos y los acantocéfalos, y cómo afectan a la cachama.

“Es importante señalar que, a pesar de la transmisión de estos parásitos entre peces infestados, estos parásitos no representan ningún riesgo para la salud humana”, explicó.

Parásitos monogeneos

Los monogeneos son ectoparásitos (parásitos externos) que se adhieren principalmente a las branquias y pueden causar una hipersecreción de moco que dificulta la respiración de los animales. Debido a que tienen un ciclo de vida directo y corto, las reinfecciones pueden ser rutinarias en los estanques de piscicultura.

Las grandes infestaciones provocan una alta producción de moco, destrucción del epitelio branquial y ruptura de los capilares sanguíneos, provocando dificultades respiratorias, signo que puede confundirse con el comportamiento de los peces en bajas concentraciones de oxígeno en el agua. Los peces pueden perder peso y las lesiones también se convierten en una puerta de entrada a infecciones bacterianas y fúngicas secundarias.

Parásitos acantocéfalos

Los acantocéfalos son endoparásitos (parásitos internos) y se adhieren a la pared intestinal. Los efectos del parasitismo sobre la producción de la cachama dependen de la intensidad de la infestación y del estado fisiológico y nutricional de los animales.

Las grandes infestaciones pueden provocar necrosis y ulceraciones en el epitelio intestinal, lo que dificulta la absorción de nutrientes; en consecuencia, los animales pierden peso y se vuelven más susceptibles al manejo, a los parásitos y patógenos debido a que cualquier cambio en la calidad del agua.

La consecuencia es el retraso en el crecimiento, la reducción del rendimiento zootécnico y la muerte de algunos animales más debilitados, lo que provoca pérdidas económicas.

Tratamiento contra los parásitos en la gamitana

Tanto para los parásitos monogeneos como para los acantocéfalos, el tratamiento puede ser profiláctico o terapéutico, según Boijink.

Lo ideal son los tratamientos profilácticos, que adoptan un conjunto de precauciones para evitar la enfermedad. Sin embargo, debido a varios factores, muchas veces se terminan presentando infestaciones, que requieren terapias con el uso de sustancias químicas, las cuales pueden generar residuos en la naturaleza.

READ  Crecimiento compensatorio y restricción de la alimentación en el camarón criado en sistema biofloc

“El uso constante de estos químicos puede llevar a una reducción de la efectividad causada por la resistencia desarrollada en el parásito y muchas veces son costosos”, explica el investigador.

Debido a los efectos secundarios indeseados que provoca la quimioterapia, como la reducción de la eficacia provocada por la resistencia desarrollada en el parásito, los riesgos de intoxicación para los consumidores y la contaminación en las fuentes de agua, el uso de medicamentos a base de hierbas se ha convertido en una alternativa viable para el control de los parásitos.

Prevención de los parásitos

Según los investigadores, para prevenir estos problemas en la piscicultura, se recomienda adoptar buenas prácticas como adquirir alevines de calidad, realizar cuarentenas, monitorear la calidad del agua, proporcionar alimentos de calidad en cantidades adecuadas y utilizar equipos adecuados y saneados.

Otro indicador que ayuda a detectar posibles problemas al inicio es la observación rutinaria de la respuesta alimentaria, debido a que la reducción en el consumo de alimento es la primera respuesta de los peces ante una condición de estrés, que pueda estar motivada por una inadecuada calidad del agua o el inicio de una enfermedad.

También es necesario observar la presencia de cambios en el comportamiento o signos clínicos externos, como coloración anormal, producción excesiva de moco, entre otros, como formas de identificar problemas en una etapa temprana, lo que facilita el tratamiento de los animales.

Deja un comentario