General

Productores colombianos se interesan por el pirarucú

Foto del autor

By Milthon Lujan

Bogotá, Colombia (AUNAP).- Durante el último año, varios ganaderos de la región del Caquetá han venido haciendo procesos de reconversión al interior de sus fincas, con el uso de las grandes represas que ya no son de uso exclusivo como reservorios de agua para la ganadería, sino que han comenzado a usarse con un doble propósito para proyectos en piscicultura.

“No se trata de una actividad comercial intensiva, sino de un proceso de reconversión donde se aprovecha el potencial de la finca y se diversifica el negocio, en ese sentido muchos ganaderos han sido visionarios”, aseguró Jorge Eduardo Franco, zootecnista y director tecnológico de las granjas de la Asociación de Acuicultores del Caquetá – Acuica.

Y justamente una de las especies a la que se le ha encontrado mayor potencial es al pirarucú, considerada como una de las que más crece en cautiverio, puede llegar a crecer hasta 12 kilos en un año (más que cualquiera otra), su carne es apetecida en el exterior por tener un sabor neutro que combina con las diferentes preparaciones y salsas que usan especialmente en Estados Unidos y adicionalmente es una carne libre de espinas.

“Es un pez que toma oxígeno atmosférico, lo cual facilita su manejo, es muy sencillo de cultivar porque recibe fácilmente alimento balanceado,” aseguró Gustavo Salazar, profesional especializado de la Aunap.

La especie es oriunda de la cuenca del Amazonas y ha sido motivo de investigación desde hace más de 20 años. En la zona de Leticia empezaron a hacerse los primeros trabajos de investigación, mientras que en la parte alta de la región de la Amazonía, en Caquetá se han establecido granjas y asociaciones de acuicultores que están ejecutando proyectos conjuntos con la especie arawana, con miras a la exportación.

READ  Trabaja CONAPESCA con Reglas de Operación 2016 simplificadas e impulsoras de crecimiento productivo y sustentable para la acuacultura y pesca

La zona del Caquetá está produciendo, en promedio, 40 toneladas anuales de pirarucú en los 14 criaderos que existen en la zona, sin sumarse el que es capturado del medio natural en el Amazonas.

El 50 por ciento de la producción de carne pirarucú es para consumo local en el departamento del Caquetá; y el 50 por ciento restante es consumido en Bogotá, Medellín y Cali.

“La especie es altamente demandada en época de semana santa, lo comercializan como pescado seco y tiene bastante acogida, en especial en el Amazonas para consumo local. Hasta el momento se han hecho trabajos en técnicas de reproducción, crecimiento, cultivo y densidad de siembra”, señaló Salazar.

En países como Corea, Hong Kong y Malasia valoran las especies de la Amazonia, razón por la cual el pirarucú es considerado como especie ornamental bastante apetecida en el continente asiático.

“Aproximadamente en dos años se han exportado unos 2.000 individuos al mercado asiático principalmente”, asegura Franco.

Sin embargo, la especie tiene una limitante y es que la especie tarda en madurar sexualmente entre unos cinco a seis años, y cuando lo hacen la cantidad de alevinos por desove es de unos 2.000 individuos y su ocurrencia es entre 1 y 3 desoves por año.

La proyección de esta especie en el país es muy positiva, tal es así que los dueños de las granjas están pensando la posibilidad de exportar pirarucú en forma de filete al mercado europeo.

Sin embargo, habrá que esperar a los permisos de las autoridades competentes para que la carne de pirarucú que se produce en las granjas del Caquetá, llegue a lo más selecto de la gastronomía española, quien se ha mostrado muy interesado en consumir esta especie.

Deja un comentario