Acuarios, I+D+i

Pez payaso «reconoce» las rayas de sus potenciales rivales

Foto del autor

By Milthon Lujan

Figura que muestra el comportamiento agresivo del Amphiprion ocellaris, o pez payaso, en respuesta a diferentes especies de pez anémona, tanto vivas como modelos. Crédito: Kina Hayashi
Comportamiento agresivo del Amphiprion ocellaris, o pez payaso, en respuesta a diferentes especies de pez anémona, tanto vivas como modelos. Crédito: Kina Hayashi.

Los colores vibrantes de los peces de los arrecifes de coral han fascinado a los científicos durante mucho tiempo, pero una nueva investigación profundiza y descubre una forma única en que los peces anémona o peces payaso usan sus distintivas rayas blancas para identificar a sus rivales y conservar su territorio.

Los peces payaso son vibrantes habitantes de los arrecifes de coral, conocidos por su relación simbiótica con las urticantes anémonas de mar, lucen patrones distintivos de barras blancas en sus cuerpos. Y resulta que estos códigos de barras son más que simples declaraciones de moda: son cruciales para una defensa territorial eficiente.

Anuncios

El estudio, realizado por investigadores del Okinawa Institute of Science and Technology (OIST) y del Institute of Cellular and Organismic Biology (ICOB), se centró en el pez payaso (Amphiprion ocellaris), un popular habitante de acuarios. Ellos observaron que los peces payaso criados en acuarios tenían más probabilidades de atacar agresivamente a intrusos de su propia especie que otros tipos de peces anémona. Pero la pregunta persistía: ¿cómo reconocen a los de su propia especie?

El experimento

¿Sabías que hay 28 especies de peces anémona, cada una con un patrón específico de barras blancas? El estudio sugiere que estas rayas no sólo son bonitas; son cruciales para identificar rivales.

Al observar cómo una colonia de peces payaso (Amphiprion ocellaris), la especie del personaje principal de Buscando a Nemo, reacciona ante los intrusos en su hogar de anémona de mar, los investigadores de OIST han descubierto que los peces reconocen diferentes especies de pez anémona según el número de barras blancas. en sus cuerpos

«La frecuencia y duración de los comportamientos agresivos en el pez anémona payaso fue mayor hacia los peces con tres barras como ellos», explica la Dra. Kina Hayashi de la Unidad Marina Eco-Evo-Devo de OIST, primera autora del artículo publicado en el Journal of Experimental. Biología, “mientras que eran más bajos con los peces con una o dos barras, y más bajos con los que no tenían barras verticales, lo que sugiere que son capaces de contar el número de barras para reconocer la especie del intruso”.

Anuncios

El pez payaso suele ser un anfitrión amable, lo que permite que muchas especies diferentes visiten su anémona de mar. Sin embargo, si un miembro de su propia especie, y que no forma parte de la colonia, entra en su hogar, el pez más grande de la colonia, conocido como pez alfa, morderá agresivamente y ahuyentará al intruso.

READ  Algas: La frontera final

En este sentido, los investigadores criaron peces payaso (Amphiprion ocellaris, conocido por sus 3 barras blancas) en acuarios e introdujeron «intrusos»: peces reales y modelos con diferentes patrones de barras. Sorprendentemente, los peces payaso atacaron a los de su propia especie (modelos de 3 barras) con mayor frecuencia, lo que sugiere que reconocen su propio «uniforme».

Comportamiento del modelo

Para confirmar su teoría, el equipo de investigadores presentó al pez payaso modelos que mostraban 0, 1, 2 y 3 barras. Los peces se acercaron agresivamente al modelo de 3 barras como verdaderos rivales, solidificando aún más el vínculo entre las rayas y el reconocimiento de especies.

Los modelos de plástico utilizados para medir el comportamiento agresivo del pez anémona payaso. Foto: Kina Hayashi.
Los modelos de plástico utilizados para medir el comportamiento agresivo del pez anémona payaso. Foto: Kina Hayashi.

Los modelos de pescados con dos barras fueron atacados con menor frecuencia, mientras que los que tenían una o cero barras recibieron la respuesta menos agresiva.

Anuncios

Estudios anteriores han demostrado que el pez payaso reacciona mucho más fuerte a los modelos con barras verticales que a las horizontales, lo que sugiere que la cantidad de color blanco o la presencia general de barras blancas no es el factor decisivo. Combinado con la observación de que los discos de plástico, que no tienen rasgos que definan especies aparte de las barras verticales, recibieron la misma respuesta que los peces vivos, llevaron a los investigadores a sugerir que los peces parecen estar contando el número de barras blancas verticales para informar su nivel de agresión hacia los intrusos.

Los investigadores también descubrieron una jerarquía estricta en las colonias de anémona payaso que determina qué peces atacan al intruso. En la naturaleza, una colonia suele estar formada por una hembra alfa, un macho beta y varios juveniles gamma. La posición social dentro de la colonia está determinada por diferencias muy leves de tamaño. El pez anémona obtiene su tercera y última raya cuando crece lo suficiente, razón por la cual el alfa actual utiliza métodos duros para mantener el status quo, incluida la expulsión de los miembros de la colonia si crecen demasiado.

READ  Microalga modificada genéticamente mata el 90% de las células cancerosas

Mecanismo de defensa

Aunque los investigadores utilizaron peces inmaduros que aún no se han metamorfizado en machos o hembras, todavía observaron la misma jerarquía basada en el tamaño, con el juvenil más grande asumiendo el papel de alfa y liderando la carga contra el intruso.

Este comportamiento tiene mucho sentido en el competitivo mundo del arrecife. Al identificar y atacar fácilmente a los competidores con el mismo patrón de barras (que podrían codiciar a su anémona anfitriona), los peces payaso maximizan sus posibilidades de defender su valioso hogar. Este eficiente sistema garantiza que tengan las mejores posibilidades de supervivencia y reproducción.

Anuncios

Al centrar su agresión en competidores con el mismo código de barras, el pez payaso puede maximizar sus posibilidades de asegurar y defender su valioso territorio. Esto ahorra energía y reduce las peleas innecesarias, lo que en última instancia promueve su estado físico general.

Conclusión

“Es interesante estudiar los peces anémona debido a su relación simbiótica única con las anémonas de mar. Pero lo que este estudio muestra es que hay mucho que no sabemos sobre la vida en los ecosistemas marinos en general”, dice el Dr. Hayashi. El estudio es un recordatorio aleccionador de la necesidad de preservar los frágiles arrecifes de coral donde habitan peces como el pez anémona. Si el pez payaso, que es popular tanto como mascota como en los medios, puede sorprendernos con sus habilidades para contar barras y mantener estrictas jerarquías sociales, entonces surge la pregunta de cuántos animales y comportamientos animales notables aún no se han descubierto en estos ecosistemas amenazados.

Esta investigación arroja luz sobre la compleja vida social del pez anémona y cómo utilizan señales visuales para sobrevivir. También abre las puertas a más estudios sobre cómo otras especies de peces de arrecife utilizan sus diversos colores y patrones para comunicarse y competir.

READ  El proyecto e-fishnet presenta su primer producto intelectual sobre formación para pescaderos

Referencia
Kina Hayashi, Noah J. M. Locke, Vincent Laudet. 2024. Counting Nemo: Anemonefish Amphiprion ocellaris identify species by number of white bars. Journal of Experimental Biology, DOI: 10.1242/jeb.246357