Genética

Identifican nueva variedad de gamitana sin espinas intramuscular

Foto del autor

By Milthon Lujan

Brasil.- Rondonia es el mayor productor de peces en cautiverio de Brasil, y, según los datos de la Associação de Criadores de Peixes do Estado de Rondônia (Acripar) la producción en el período 2017/2018 fue de 84,9 mil toneladas, de estas, cerca de 91% corresponde a la producción de gamitana (tambaqui). Una productora de alevinos en el Estado, descubrió una nueva variedad de gamitana: sin la espina Y, informó el Portal de la Amazonía.

“El tambaqui sin espinas Y fue encontrado casualmente por medio de un cliente, que quería un nuevo lote de alevinos, asegurando que sería sin espinas como del lote anterior. Dudé y me invitó a ir a ver los peces. Él horneó 4 tambaquis, dos tenían espinas y los otros dos no, compre sus peces, él todavía tenía 134 del lote” dijo el Ingeniero pesquero Jenner Menezes de Biofish Aquicultura.

La saga para identificar los tambaquis sin espinas comenzó en el 2012, cuenta el ingeniero Jenner. “Fue una epopeya obtener una máquina de Rayos X, para radiografías los 134 peces. Era una operación de guerra, aún en el 2012 y 2013. Después de aproximadamente 6 meses, conseguí un veterinario que traía un equipo de Rayos X portatil a Rondonia, fui a buscarlo al aeropuerto y nunca imaginó que iba a radiografiar peces. Desde allí identificamos 50 tambaquis sin espinas” comentó Jenner.

Con los tambaquis sin espinas Y, Jenner buscó investigadores para el estudio del lote e incluso contactó al profesor en genética doctor Alexandre Hilsdorf, de la Universidade de Mogi das Cruzes (UMC), que lo acompaña en las investigaciones.

“Lo que descubrí con el tambaqui sin espinas, era la materialización de la teoría de posdoctorado de Alexandre, que habla de especies que perderían las espinas Y, que fue el caso de los peces de la familia carácidos, donde se ubica el tambaqui” contó.

READ  Edición del genoma para domesticar la caballa del Pacífico

Los estudios fueron iniciados, y, de los primeros cruces entre los tambaquis radiografiados sin espinas, nacieron con diversas características. “El descubrimiento es muy complejo, en algunos casos volvieron las espinas, en otros de un lado, otros sin espinas, y con eso, estamos trabajando para llegar a 100% de peces sin espinas” manifestó Jenner.

El Dr. Alexandre Hilsdorf afirma que el desarrollo de variedades genética sin espinas intermusculares sería una verdadera revolución en la crianza de algunas especies de peces. “Debemos recordar que no todas las especies de peces tienen estas espinas. Por ejemplo, las tilapias, tucunares y otros peces de esas familias (los cíclidos) no los tienen, al igual que el bagre. Por lo tanto, la ausencia de estas espinas podría promover la acuicultura de varias especies de peces de nuestras aguas, tales como matrincha, curimbatás, traíras y naturalmente tambaqui y pacu” dijo.

Hilsdorf, que también cuenta con la colaboración del Laboratório de Genética de Organismos Aquáticos e Aquicultura de la Universidade de Mogi das Cruzes, busca estudiar los animales sin espinas y trata de comprender los mecanismos genéticos que controlan la ausencia de estas espinas. “Desarrollamos una herramienta de ultrasonido para evaluar los animales y publicamos 3 artículos en revistas nacionales e internacionales sobre el tema” explicó.

Producción en masa

Las investigaciones realizadas por Jenner, a través de Biofish, todavía demanda tiempo, y, según el ingeniero, el avance en el descubrimiento mejorará en gran medida la cadena de producción.

“El beneficio de tener un lote de tambaquis sin espinas es el hecho más importante para la piscicultura de Brasil. Esa espina intramuscular es el principal obstáculo en la producción en la cadena de tambaqui, y una vez descubierto y planeado para la producción masiva, tendremos un filete sin espinas con mejor corte, una reducción de desperdicios, donde se pierde de 11 a 13% de carne con la remoción de espinas, sin mencionar el tiempo que se ahorrará el personal” resaltó Jenner.

READ  El rodaballo, primer vertebrado secuenciado en España

El lote de los 50 tambaquis sin espinas Y están bajo observación, y, según Jenner, no hay pronóstico para el abastecimiento de los peces.

“Todavía no tenemos lotes puros sin espinas, además tenemos un factor agravante más, que es el tiempo de maduración sexual del tambaqui, de 2 años y medio a 3 años, por lo que a medida que creas una generación debes esperar ese tiempo para una nueva prueba. Una investigación a mediano y largo plazo con enormes beneficios” dijo Jenner.

Todavía no se evalúa el valor de los precios de los alevines sin espinas, pero las investigaciones continúan en varios frentes.

La espina Y del tambaqui

Hildsorf explica que la presencia de estas espinas puede estar relacionada al tipo de propulsión en el medio acuático. “Lo que los estudiosos en esta área proponen es que la presencia de estas espinas confiere la transmisión de fuerza a los segmentos musculares y la firmeza corporal. Sin embargo, los animales que tenemos sin espinas, aparentemente no presentan ninguna deformidad e incapacidad para nadar. Como dije, otros peces como los bagres no tienen espinas y no presentan problemas” finalizó.

Referencia:
Perazza C., J. Bezerra de Menezes, J. Sterman, F. Valerio, L. Andrade, A. Hilsdorf. 2017. Lack of intermuscular bones in specimens of Colossoma macropomum: An unusual phenotype to be incorporated into genetic improvement programs. Aquaculture, Volume 472, Supplement 1, 1 April 2017, Pages 57-60. https://doi.org/10.1016/j.aquaculture.2016.05.014 https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0044848616302496 

Deja un comentario