Entrevista

Destacan el papel de los océanos para solucionar la inseguridad alimentaria

Foto del autor

By Milthon Lujan

Por Nicole Kravec
Stanford Center for Ocean Solutions

Nuestra creciente necesidad de alimentos plantea una de las mayores amenazas para el medio ambiente. Los expertos en el océano y la seguridad alimentaria de Stanford University explican cómo el océano podría producir más alimentos, a la vez que se impulsa el crecimiento económico sostenible.

Una clave para resolver el hambre mundial, que se prevé se intensifique durante la pandemia de COVID-19, puede estar en el océano. De hecho, el océano podría producir hasta un 75% más de pescados y mariscos de lo que hace hoy, e impulsar el crecimiento económico sostenible, según Rosamond Naylor y Jim Leape de Stanford.

Stanford Reports habló con Leape, co-director del Center for Ocean Solutions de Stanford, y Naylor, el profesor William Wrigley en Ciencias del Sistema Terrestre, sobre cómo las políticas alimentarias globales pueden integrar mejor los “alimentos azules” de los sistemas marinos y dulceacuícolas, cómo abordar las brechas en el pensamiento actual y lo que los líderes mundiales pueden hacer para crear un sistema alimentaria más saludable y sostenible.

Los investigadores forman parte de una importante iniciativa global llamada “Blue Food Assessment”, que es la primera revisión exhaustiva de los alimentos acuáticos y sus funciones en el sistema alimentaria mundial. Naylor presentará la iniciativa el 3 de junio en Diálogos Virtuales del Océano, una reunión en línea de líderes empresariales, gubernamentales y del sector público que invierten en crear un océano más resiliente. 

¿Cómo ha afectado la actual pandemia a los “alimentos azules”?

Naylor: Los alimentos acuáticos son, de lejos, el producto alimenticio más comercializado. El COVID-19 está alterando el comercio de los productos de pescados y mariscos, como el salmón, los camarones y el atún. El colapso del traslado de pasajeros ha cerrado en gran medidas los mercados para el atún fresco y congelado, por ejemplo, debido a que son embarcados en vuelos de pasajeros. Sin embargo, a los sistemas alimentarios producidos y consumidos localmente les está yendo mucho mejor. Esto es especialmente cierto para algunas pesquerías a pequeña escala, donde los grupos pesqueros locales han tomado la iniciativa de vender pescados y mariscos localmente y están surgiendo nuevos mercados durante el período COVID-19. La producción y consumo están estrechamente vinculados como un resultado. Los mercados locales de alimentos y las actividades de compartir pescados y mariscos han surgido, por ejemplo, en comunidades indígenas a lo largo de la costa de British Columbia, en Oaxaca (México) y en Hawai.

READ  Nuevas tecnologías ayudarán a alcanzar los objetivos ambientales y económicos en la piscicultura

Leape: Con una población creciente y cada vez más próspera, estamos viendo un rápido crecimiento en la demanda de proteína animal. El aumento de la producción de carne de res tendría graves consecuencias ambientales: el ganado ya representa casi el 80 por ciento de la tierra dedicada a la agricultura y es una fuente importante de emisiones de gases de efecto invernadero. El aumento de la producción de alimentos acuáticos ha sido atractivo debido a que tiene el potencial de tener un menor impacto ambiental; también puede ser más saludable. Pero los detalles son importantes: hay más de 2,100 especies de peces, tanto de captura como de cultivo, y el valor nutricional de los pescados y mariscos y sus impactos ambientales dependen en gran medida de las especies y de cómo se cosechan.

¿Cuáles son los cambios más importantes que podemos hacer, en términos de políticas y prácticas para dar forma al futuro del sistema alimentario acuático?

Leape: Cerca del 20 por ciento de la captura de peces del mundo es robada cada año; en algunos lugares que dependen más de la pesca, esa proporción alcanza el 30 o 40 por ciento. La pesca ilegal derrota a los esfuerzos por gestionar la sostenibilidad de los recursos y engaña a los pescadores que cumplen las reglas. Nosotros podemos eliminarlo. Las tecnologías emergentes están trayendo más transparencia a la industria pesquera. Hay un impulso cada vez mayor entre los principales gobiernos y compañías para usar esas capacidades para garantizar que los pescadores ilegales no tengan dónde desembarcar sus capturas y nadie para comprarlas.

¿Cuáles son algunas de las innovaciones que prometen un sistema alimentario más sostenible?

READ  “Necesitamos criterios de evaluación del bienestar animal en el cultivo de crustáceos”

Leape: Las capacidades satelitales en rápida expansión permiten una imagen cada vez más detallada de lo que está sucediendo en el agua, por lo que podemos rastrear embarcaciones y saber cuándo están pescado dónde no deberían estar, por ejemplo. Pronto esto se complementará con monitoreo electrónico a bordo, video cámaras en las embarcaciones o en las redes, con algoritmos de inteligencia artificial que permiten la rápida detección de problemas como la sobrepesca y la captura de especies protegidas.

Naylor: Para los pescados y mariscos, ha sido emocionante ver grandes innovaciones en el suministro de alimentos para peces carnívoros y crustáceos. La industria de la acuicultura está usando nuevos materiales como las microalgas, piensos basados en insectos y plantas terrestres, incluido muchos subproductos de las cosechas comerciales. Esto está quitando presión sobre las pesquerías silvestres que se utilizan para producir harina y aceite de pescado. Los avances en genética vienen siendo usados para incrementar el crecimiento de los peces, reducir el consumo de pescado silvestre en los piensos, y promover una mejor resistencia a las enfermedades. Si queremos océanos saludables, debemos pensar en un amplio rango de innovaciones, y las instituciones, incentivos financieros y la confianza del público necesitan convertir estas innovaciones en soluciones de mercado reales.

Contacto:
Jim Leape,
Stanford Center for Ocean Solutions
jleape@stanford.edu

Rosamond Naylor,
Stanford School of Earth, Energy & Environmental Sciences
rnaylor@stanford.edu

Nicole Kravec,
Stanford Center for Ocean Solutions
(415) 825-0584
nkravec@stanford.edu

Fuente: Stanford University Communications

Traducción: AquaHoy

Deja un comentario