Impacto Ambiental

Cosechas de macroalgas basados en la gestión de los ecosistemas

Foto del autor

By Milthon Lujan

Halifax, Canadá.- Un equipo de científicos publicó una revisión científica en donde presenta una visión concisa sobre cómo definir y operacionalizar la gestión de la cosecha de las praderas naturales de macroalgas basadas en un enfoque de ecosistema.

En las últimas décadas, existe un creciente reconocimiento en todo el mundo de la importancia de implementar un enfoque de gestión basado en el ecosistema (EBM) para las pesquerías marinas. El objetivo general de EBM es mantener ecosistemas saludables, productivos y diversos, que pueden sostener las pesquerías y el bienestar humano por largo tiempo.

El desarrollo de un enfoque EBM requiere de conocimiento básicos de los procesos subyacentes en el ecosistema para entender las consecuencias de la explotación u otras actividades humanas. Los estudios sobre las consecuencias en el ecosistema de las cosechas de macroalgas son escasos, pero importantes para las praderas de kelp y otras macroalgas. Como especies fundadoras e ingenieros de los ecosistemas, muchas especies de macroalgas crean canopies tri-dimensionales que proveen hábitat esencial y alimento para un amplio rango de fauna y flora asociada, juegan roles críticos en el ciclo del carbono y nutrientes, la producción primaria, la formación de detritus y de amortiguamiento de las olas en las líneas costeras.

Las cosechas directas de las praderas de algas frecuentemente alteran la estructura y funciones de estos hábitats y los servicios que ellos proveen, dependiendo de los métodos usados, especies cosechadas, y la escala, duración y frecuencia de la cosecha.

Los investigadores del Department of Biology de la Dalhousie University publicaron una revisión científica que provee un panorama sobre las tendencias pasadas y actuales en la cosecha de macroalgas, incluido las tendencias en la producción global, las especies cosechadas, los países involucrados, los métodos, los enfoque regulatorios y de gestión. Luego, ellos revisaron los efectos de la cosecha de las macroalgas, de los cuales obtuvieron principios para la gestión basado en el ecosistema.

READ  Cultivo en fondo de concha de abanico en bahía de Sechura no excede capacidad de carga ecológica

Tendencias en la cosecha de macroalgas

En los inicios de los años 50, las cosechas de las macroalgas silvestres y las de acuicultura contribuyeron en cantidades similares a la producción mundial (aproximadamente 0.5 millones de toneladas cada uno), sin embargo, sus trayectorias han divergido drásticamente desde entonces. Las cosechas de macroalgas silvestres superaron el millón de toneladas a finales de los años 60 y fluctúan alrededor de este nivel hasta ahora, mientras que la producción de las macroalgas mediante la acuicultura si incrementó hasta más de 31 millones de toneladas en el 2016, contribuyendo con el 96.5% de la producción total de macroalgas.

“Las macroalgas han jugado y continuaran jugando importantes roles en la historia de la humanidad como recurso y en el funcionamiento de los ecosistemas marinos. En una era de creciente demanda de los humanos por productos y aplicaciones de macroalgas, también se incrementa las presiones sobre los ecosistemas costeras, existiendo la necesidad de balancear el valor de las funciones y servicios que las macroalgas proveen como ecosistemas vivos contra su valor como recurso cosechado” concluyen los investigadores.

Ellos destacan que el crecimiento de la acuicultura podría aliviar la presión sobre los hábitats de las macroalgas silvestres, pero la ubicación y la escala de las operaciones deben ser cuidadosamente evaluadas para prevenir los impactos negativos al ambiente.

Referencia (abierto):
Heike K. Lotze, Inka Milewski, Julia Fast, Lauren Kay, Boris Worm. Ecosystem-based management of seaweed harvesting. Botanica Marina. DOI: https://doi.org/10.1515/bot-2019-0027 https://www.degruyter.com/view/j/botm.ahead-of-print/bot-2019-0027/bot-2019-0027.xml 

Deja un comentario