Valor Nutricional

¿Comer pescado protege nuestros cerebros de la contaminación del aire?

Foto del autor

By Milthon Lujan

EE.UU. – Las mujeres mayores que comen más de una o dos porciones a la semana de pescado o mariscos al horno o a la parrilla pueden consumir suficientes ácidos grasos omega-3 para contrarrestar los efectos de la contaminación del aire en el cerebro.

Los investigadores encontraron que entre las mujeres mayores que vivían en áreas con altos niveles de contaminación del aire, aquellas que tenían los niveles más bajos de ácidos grasos omega-3 en la sangre tenían más contracción cerebral que las mujeres que tenían los niveles más altos.

“El pescado es una excelente fuente de ácidos grasos omega-3 y fácilmente se puede agregar a la dieta” dijo el autor del estudio Ka He, de la Columbia University en Nueva York.

“Se ha demostrado que los ácidos grasos omega-3 combaten la inflamación y mantienen la estructura cerebral en los cerebros envejecidos. También se ha descubierto que reducen el daño cerebral causado por neurotoxinas como el plomo y el mercurio. Así que exploramos si los ácidos grasos omega-3 tienen un efecto protector contra otra neurotoxina, las partículas finas que se encuentran en la contaminación del aire”.

El estudio involucró a 1315 mujeres con una edad promedio de 70 años que no tenían demencia al comienzo del estudio. Las mujeres completaron cuestionarios sobre dieta, actividad física e historial médico.

Los investigadores utilizaron el cuestionario de dieta para calcular la cantidad promedio de pescado que cada mujer consumía por semana, incluido pescado a la parrilla o al horno, atún enlatado, ensalada de atún, estofado de atún y mariscos no fritos. El pescado frito no se incluye debido a que las investigaciones han demostrado que la fritura daña los ácidos grasos omega-3.

READ  Valvas trituradas de concha de abanico puede ser usada para el mejoramiento de subrasantes arenosas

A los participantes del estudio se les realizaron análisis de sangre, lo que permitió a los investigadores medir la cantidad de ácidos grasos omega-3 en sus glóbulos rojos, luego dividieron a las mujeres en cuatro grupos en función de la cantidad de ácidos grasos omega-3 en su sangre.

Los investigadores usaron las direcciones de los domicilios de las mujeres para determinar su exposición promedio durante tres años a la contaminación del aire. Luego, los participantes se sometieron a escáneres cerebrales con imágenes de resonancia magnética (MRI) para medir diversas áreas del cerebro, incluida la materia blanca, que está compuesta de fibras nerviosas que envían señales a todo el cerebro y el hipocampo, la parte del cerebro asociado con la memoria.

Después de ajustar por edad, educación, tabaquismo y otros factores que podrían afectar la contracción cerebral, los investigadores encontraron que las mujeres que tenían los niveles más altos de ácidos grasos omega-3 en la sangre tenían mayores volúmenes de materia blanca que aquellos con los menores niveles. Aquellas del grupo más alto tuvieron 410 cm3 de materia blanca, comparado a 403 cm3 para los del grupo más bajo.

Los investigadores encontraron que por cada cuartil de aumento en los niveles de contaminación del aire, el volumen promedio de materia blanca fue de 11.52 cm3 más pequeño entre las personas con niveles más altos.

Las mujeres con los niveles más altos de ácidos grasos omega-3 en la sangre también tenían mayores volúmenes del hipocampo.

“Nuestros hallazgos sugieren que los niveles más altos de ácidos grasos omega-3 en la sangre del consumo de pescado pueden preservar el volumen cerebral a medida que las mujeres envejecen y posiblemente proteger contra los posibles efectos tóxicos de la contaminación del aire” dijo He.

READ  Los pigmentos del calamar presentan propiedades antimicrobianas

“Es importante tener en cuenta que nuestro estudio solo encontró una asociación entre el volumen cerebral y el consumo de pescado. Esto no prueba que consumir pescado preserva el volumen cerebral. Debido a que algunos estudios han encontrado que algunas especies de peces pueden contener toxinas ambientales, es importante conversar con un médico sobre qué tipos de pescado se pueden consumir antes de incluir más pescado en nuestra dieta”.

Una limitación del estudio fue que la mayoría de los participantes eran mujeres blancas, por lo que los resultados no pueden generalizarse a otros. Además, los investigadores solo pudieron examinar las exposiciones a la contaminación del aire en una etapa de la vida de las mujeres, no a las exposiciones tempranas o intermedias, por lo que los estudios futuros deberían analizar las exposiciones a la contaminación del aire a lo largo de la vida de una persona.

El estudio fue financiado por el National Institutes of Health.

Referencia:
Cheng Chen, View ORCID ProfilePengcheng Xun, View ORCID ProfileJoel D. Kaufman, Kathleen M. Hayden, Mark A. Espeland, Eric A. Whitsel, Marc L. Serre, William Vizuete, Tonya Orchard, William S. Harris, Xinhui Wang, Helena C. Chui, Jiu-Chiuan Chen, Ka He. Erythrocyte omega-3 index, ambient fine particle exposure and brain aging. Neurology, 2020 DOI: 10.1212/WNL.0000000000010074 

Deja un comentario