Sistemas de Cultivo

Bienestar animal: Una tarea pendiente para muchas especies acuícolas

Foto del autor

By Milthon Lujan

New York, EE.UU. – El bienestar animal es una tarea pendiente en muchas especies acuícolas. Un estudio concluye que existe información especializada sobre bienestar para 84 especies de las más de 400 especies acuáticas que son usadas en la acuicultura.

La acuacultura ha alcanzado niveles de crecimiento sin precedentes en los últimos años, pero en gran parte sin considerar su impacto en los animales de forma individual, concluye un estudio.

“La escala de la acuicultura moderna es inmensa y sigue creciendo” dijo Becca Franks, científica del Department of Environmental Studies de la New York University y autora principal del artículo publicado en la revista Science Advances.

“Sin embargo, conocemos muy poco sobre los animales que estamos produciendo en masa, y las consecuencias negativas de la expansión de la acuicultura sobre los animales simplemente continuarán acumulándose”.

Según las estimaciones de los reportes científicos, el número de animales que mueren en los sistemas de acuicultura probablemente es mayor que los 70 mil millones de individuos criados mediante la ganadería.

Asimismo, es importante destacar que los productos con etiquetado de bienestar animal obtienen un mayor valor en los mercados de la Unión Europea, Asia y América.

Bienestar animal definición OIE

La Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) define el bienestar animal como ““el estado físico y mental de un animal en relación con las condiciones en las que vive y muere”.

La OIE en materia de bienestar de los animales terrestres incluyen también las «cinco libertades», es decir, vivir:

– libre de hambre, de sed y de desnutrición;
– libre de temor y de angustia;
– libre de molestias físicas y térmicas;
– libre de dolor, de lesión y de enfermedad;
– libre de manifestar un comportamiento natural.

Asimismo, en el caso de los animales acuáticos, la OIE formula recomendaciones relativas a los peces de cultivo (excepto para las especies ornamentales) e insta a “recurrir a métodos de manipulación que sean apropiados a las características biológicas del animal, así como un entorno adaptado a sus necesidades” (Código Acuático). 

Bienestar animal en la acuicultura

Los esfuerzos por implementar el enfoque de bienestar animal en la acuicultura ha sido motivado por la creciente evidencia de que muchas especies acuáticas viven vidas sociales y emocionales mucho más complejas de lo que se creía anteriormente, citan los investigadores.

READ  La energía del hidrógeno testada por primera vez en el sector de la acuicultura en España

El estudio es el primero en examinar sistemáticamente el conocimiento científico sobre el bienestar animal de las 408 especies de animales acuáticos que se cultivan en todo el mundo, que incluye a salmones, carpas y camarones.

Los investigadores encontraron que los estudios científicos especializados sobre bienestar animal, generalmente definido como la capacidad de un animal para hacer frente a su entorno, sólo estaban disponibles para 84 especies.

Las 324 especies restantes, que representan la mayor producción de la acuacultura, no tenían información disponible.

La legislación sobre bienestar animal no es nueva, pero en los últimos años, los gobiernos han adoptado leyes destinadas a mejorar la aplicación y extender la protección de los animales.

Con la pesca tradicional en declive, la acuicultura se ha promocionado como una solución a la inseguridad alimentaria y como un medio para reducir la presión sobre las especies en los mares y océanos.

No obstante, el crecimiento de la acuacultura no ha disminuido el estrés sobre las poblaciones silvestres.

En el año 2018, de 250 a 408 mil millones de animales de más de 400 especies fueron criados por medio de la acuicultura, o cerca de 20 veces el número de especies criadas en tierra, según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

La expansión de la acuicultura genera preocupaciones de que la industria avanza sin un conocimiento suficiente de la vida animal que están cultivando.

La ausencia de esta información señala riesgos debido a que sus operaciones y decisiones no tienen una base científica, señalan los investigadores, y pueden conducir a malas condiciones de vida y sufrimiento para los animales involucrados.

Para explorar esta materia, el equipo, que también incluye a Jennifer Jacquet, profesora asociada en el Department of Environmental Studies de NYU, y Chris Ewell, estudiante de NYU durante el desarrollo del estudio, trató de determinar qué literatura científica existe en las más de 400 especies cultivadas en 2018.

Especies acuícolas con estudios de bienestar

Sus resultados mostraron que sólo 25 especies, o cerca del 7% de animales que se crían por medio de la acuicultura, tenían cinco o más publicaciones sobre el bienestar de estos animales.

READ  FAO publica informe sobre el desarrollo de la maricultura en mar abierto

Por el contrario, 231 especies no tenían publicaciones de bienestar, mientras que 59 tenían solo de una a cuatro publicaciones científicas de este tipo.

Las 93 especies restantes no tenían información taxonómica a nivel de especie, lo que significa que carecían de hallazgos suficientemente detallados sobre estas especies.

“Si bien la presencia de conocimiento sobre bienestar animal no garantiza el bienestar, la ausencia de dicha información es preocupante” dijo Franks.

“En resumen, nuestra investigación revela que la acuicultura moderna plantea amenazas incomparables para el bienestar animal en términos del alcance global y el número de vidas de animales afectados”.

Los autores enfatizan que algunas especies de animales acuáticos, como los bivalvos, pueden presentar menos preocupaciones de bienestar para empezar y pueden ser una vía más prometedora para la producción.

“Aunque la acuicultura existe desde hace miles de años, su expansión actual no tiene precedentes y presenta grandes riesgos, pero debido a que su crecimiento es reciente, podemos elegir un camino diferente” dijo Franks.

Los investigadores reportan que la mayoría de especies empleadas en la acuacultura moderna no están biológicamente adaptados para vivir en cautividad, lo que representa serios riesgos para el bienestar, especialmente en la ausencia de conocimiento histórico y tradicional sobre cómo cuidar las nuevas especies en cultivo.

“La investigación en el futuro, que evalúe la sostenibilidad de la acuicultura, se beneficiará de la incorporación de parámetros de bienestar animal para obtener una imagen más completa de los costos involucrados en los intentos actuales de criar animales acuáticos silvestres”, reportan los investigadores.

Ellos indican que el trabajo destinado a abordar la brecha de la investigación sobre el bienestar en la acuicultura puede buscar identificar, comparar, estandarizar y mejorar las prácticas de bienestar dentro de los entornos acuícolas actuales, incluyendo el conocimiento histórico.

Los investigadores también destacan que cuando se trabaja dentro de los sistemas de producción acuícolas, es especialmente reconocer que el bienestar no es sinónimo de optimización de la producción, una noción que algunos estudios científicos actuales sobre el bienestar de los peces y los invertebrados acuáticos pasan por alto.

Estrategia de bienestar animal en la acuacultura

Según los investigadores, el abordar los riesgos para el bienestar animal en la acuicultura, junto con otros riesgos, como por ejemplo, la degradación ambiental, violaciones de los derechos humanos, seguridad alimentaria y agotamiento de la pesca, requerirá una estrategia de múltiples frentes.

READ  Sistemas de acuaponía ganan mayor interés de los productores

Ellos proponen los siguiente:

a) El riesgo se puede mitigar estructuralmente con inversiones, investigación, políticas y promoción para sostener la infraestructura de cultivo de especies con bajas preocupaciones ambientales y de bienestar animal (por ejemplo, algas marinas) y desincentivar el cultivos con altas preocupaciones ambientales y de bienestar animal (por ejemplo, cefalópodos).

b) Alinear a la acuicultura con el conocimiento científico actual y las expectativas cívicas. En este sentido, la investigación que aborde cuestiones de bienestar específicas de las especies deberá abordar todos los aspectos del bienestar (biológicos, psicológicos y ecológicos).

c) Para generar una imagen completa de las especies acuáticas empleadas en la acuicultura, y en su mayoría silvestres, se necesita información de alta calidad sobre sus vidas fuera de los sistemas de producción actuales.

Referencia (acceso abierto):
Becca Franks, Christopher Ewell and Jennifer Jacque. 2021. Animal welfare risks of global aquaculture. Science Advances 02 Apr 2021: Vol. 7, no. 14, eabg0677
DOI: 10.1126/sciadv.abg0677 

Deja un comentario