Procesamiento

Uso de subproductos del procesamiento del salmón para obtener ácidos grasos poliinsaturados

Foto del autor

By Milthon Lujan

Palermo, Italia – Los subproductos (cabezas y tejidos blandos) del procesamiento del salmón pueden ser empleados para la obtención de ácidos grasos poliinsaturados.

Los científicos de la University of Palermo y del Istituto Zooprofilattico della Sicilia “A.Mirri”, caracterizaron cualitativamente e investigaron los efectos antimicrobianos del aceite de pescado extraído de los residuos del procesamiento del Salmón (Salmo salar), y evaluaron el uso potencial de estos compuestos para tratar las infecciones patógenas.

Los subproductos de pescado son generalmente usados para producir harina de pescado o fertilizantes, con el aceite de pescado como producto residual. Sin embargo, los residuos del procesamiento de pescado son una fuente potencial de moléculas útiles, como péptidos bioactivos, enzimas, componentes antimicrobianos y ácidos grasos poliinsaturados (PUFA).

Ácidos grasos poli-insaturados (PUFA)

Los ácidos grasos poliinsaturados son constituyentes importantes de las membranas celulares. Por esta razón son importantes reguladores de la fluidez de la membrana, la señalización celular, la expresión génica y las funciones celulares, y también representan sustratos importantes para la síntesis de mediadores lipídicos.

Los bajos niveles en el suero de PUFA han sido asociados con un incremento en la incidencia de enfermedades cardiovasculares y una mayor tasa de mortalidad.

Asimismo, estudios pre-clínicos y clínicos han demostrado que la inclusión de ácidos grasos poli-insaturados en la dieta pueden prevenir y atenuar la acumulación de lípidos, inflamación vascular y reclutamiento de macrófagos, que se encuentran entre las principales causas del proceso de formación de placa de aterosclerosis.

READ  Depuración del microplástico en las ostras de cultivo

Aún cuando la mayor fuente de ácidos grasos es el tejido adiposo en las fibras musculares de los peces, es posible obtener cantidades valiosas de PUFA de los residuos de procesamiento del pescado.

Obtención de ácidos grasos

Los investigadores dividieron los residuos del procesamiento de salmones en dos grupos: las cabezas y los tejidos blandos, y fueron homogenizados y almacenados a -20 oC hasta el momento del análisis.

Las muestras homogeneizadas fueron diluidas en agua destilada y calentadas hasta 90 oC durante 1 hora, para coagular las proteínas e incrementar la liberación de aceite. Después de este paso, el homogeneizado fue filtrado para obtener la fracción líquida que fue centrifugada para separar la fracción acuosa del componente liposoluble (aceite de pescado).

Los ácidos grasos fueron analizados usando el método GC-MS después de la extracción y la hidrólisis de triacilgliceroles.

Caracterización de los ácidos grasos

Los principales resultados alcanzados por los investigadores son:

– El aceite de pescado de los residuos de cabezas de pescado estuvo compuesto de 84% de ácidos grasos insaturados y 16% de ácidos grasos saturados.

– El aceite de pescado de los tejidos blandos estuvo compuesto de 83% de ácidos grasos insaturados y 17% de ácidos grasos saturados.

– Ácido graso oleico: 53-58% en el aceite de cabezas del salmón y 39.47% en el aceite del tejido blando.

– Ácido graso eicosenoico, también llamado ácido gondoico, en porcentajes de 5.75% en el aceite de cabeza y 4.02% en el aceite de tejido blando.

– Ácido graso palmitoleico, con 3.24% en el aceite de cabeza y 1.39% en el aceite de tejido blando.

READ  Evalúan extracción de colágeno marino de residuos pesqueros

– Ácidos grasos poliinsaturados: linolénico (5.91% en el aceite de cabeza y 4.46% en el aceite de tejido blando) y linoléico (15.43% en el aceite de cabeza y 14.56% en el aceite de tejido blando).

Actividad antimicrobiana del aceite de pescado

Los investigadores evaluaron la actividad antimicrobiana de los aceites extraídos de los residuos del salmón contra dos cepas de referencia de bacterias Gram+ (Staphylococcus aureus) y Gram- (Pseudomonas aeruginosa).

“Los aceites de pescado extraídos de la cabeza y de los tejidos blandos muestran la inhibición de los microorganismos probados a una concentración de 25% (v/v) y 12.5% (v/v), respectivamente” destacan los investigadores.

Referencia (acceso abierto):
Inguglia L, Chiaramonte M, Di Stefano V, Schillaci D, Cammilleri G, Pantano L, Mauro M, Vazzana M, Ferrantelli V, Nicolosi R, Arizza V. 2020. Salmo salar fish waste oil: Fatty acids composition and antibacterial activity. PeerJ 8:e9299 https://doi.org/10.7717/peerj.9299

Deja un comentario