Opinión

Una mirada al futuro de la acuicultura

Foto del autor

By Milthon Lujan

Por: Milthon Lujan Monja
Es ampliamente aceptado que la acuicultura tiene un papel fundamental que cumplir en el futuro, tanto en la seguridad alimentaria como en la generación de empleo e ingresos para la población. En este contexto, los adelantos tecnológicos están configurando una “nueva acuicultura” la misma que tiene que hacer frente al incremento de la demanda por alimentos inocuos, y a desafíos como el cambio climático.

En los últimos años, se han registrado importantes avances en el campo de las biotecnologías, la biología, la ingeniería, la gestión y la comercialización de los productos, que tienen y tendrán impactos significativos en la actividad acuícola. Este nuevo escenario ha funcionado como gatillador de importantes avances tecnológicos en el sector acuícola que sin duda afectarán la competitividad de las empresas acuícolas que las adopten.

Sistemas de cultivo acuícolas

Las experiencias iniciales en acuicultura se basaban en corrales en donde se encerraban a los peces hasta para que crezcan hasta alcanzar la talla comercial; el siguiente hito fue la construcción de estanques en tierra, el uso de jaulas y la instalación de los primeros tanques de crianza; no obstante, las principales preocupaciones con estos sistemas viene por el impacto ambiental negativo que generan los efluentes.

En la actualidad, los productores acuícolas vienen apostando por la intensificación y un crecimiento sostenible, eso ha permitido mirar hacia sistemas acuícolas ambientalmente amigables como la acuicultura en mar abierto, sistemas multitróficos, de recirculación, de biofloc, acuaponia y acuamimetismo.

READ  El reto de la acuicultura: Alimentar al mundo

Los sistemas acuícolas en el futuro se caracterizarán por realizar un mejor uso de los recursos naturales (agua, suelo) y el incremento significativo de la producción por metro cuadrado o metro cúbico. Además, existe una integración de la acuicultura con otros sistemas de producción para aprovechar de forma eficiente el uso de los recursos.

Tecnologías ómicas en acuicultura

La genómica, la transcriptómica, la proteómica y la metabolómica vienen siendo empleadas para explorar la función, mecanismos, interacciones, además de las relaciones entre los genes, los transcriptos, proteínas, lípidos y otras biomoléculas; lo cual a permitido importantes avances en la nutrición, reproducción, prevención y tratamiento de enfermedades, crianza selectiva, entre otros, para la diferentes especies empleadas en la acuicultura. 

Asimismo, los adelantos en la modificación genética y silenciamiento de genes, sumado a la aprobación de la comercialización para consumo humano de salmones transgénicos, permitirá que más especies acuícolas con modificaciones genética, principalmente enfocadas en un crecimiento más rápido y resistencia a enfermedades.

Tecnologías de la información y comunicación

En los últimos años vemos el surgimiento de las “granjas acuícolas inteligentes”, las mismas que se basan en el uso de las tecnologías de la información y comunicación (TICs). Las TICs vienen teniendo un impacto significativo en la optimización de los procesos acuícolas. Su aplicación va desde el uso de sensores para el monitoreo de parámetros de cultivo hasta la comercialización. En la actualidad se viene aplicando la robotización, la automatización, el uso de drones en procesos de cultivo y cosecha, y en el futuro se prevé una mayor intervención de la internet de las cosas. 

En el campo de la comercialización, el uso del blockchain se está constituyendo en una realidad para el comercio de pescados y mariscos. Además de las certificaciones en el futuro los importadores adoptaran el uso de blockchain para garantizar la trazabilidad de sus productos. 

READ  El ceviche no tiene futuro sin la acuicultura

Tendencias en el mercado de los pescados y mariscos

La epidemia del COVID-19 ha tenido un impacto profundo en la comercialización de pescados y mariscos, afectando principalmente la demanda de productos como los camarones que son consumidos principalmente en restaurantes y servicios de alimentos. Asimismo, el consumo de productos frescos se ha reducido dando paso a opciones congeladas o procesadas (conservas, hamburguesas, etc).

Sin embargo, la epidemia del COVID-19 también ha permitido el fortalecimiento de nuevas formas de comercialización de pescados y mariscos basados en el uso de la internet. Si bien el comercio es local, puntual y de pequeña escala, podría ser el germen a futuros modelos de negocio para que los pequeños y medianos acuicultores comercialicen sus productos en sus mercados locales.

Deja un comentario