Nutrición

Ingredientes marinos se utilizan más como ingredientes estratégicos en puntos clave de los ciclos de producción acuícola

Foto del autor

By Milthon Lujan

Londres – A medida que la industria de la acuicultura ha evolucionado a lo largo de los años, también lo han hecho las métricas utilizadas para medir el uso de ingredientes marinos. Al establecer objetivos relevantes y medir el progreso a través de métricas claramente definidas, se puede demostrar mejor el impacto, la eficacia y el valor. Pueden ser una herramienta poderosa para demostrar y comunicar el uso de ingredientes, pero también pueden ser malinterpretadas por su complejidad. Los datos actualizados y la explicación de la gama de métricas utilizadas en la industria de ingredientes marinos se encuentran ahora en el sitio web de IFFO

Cada métrica puede verse como un componente básico hacia una mejor comprensión de la sostenibilidad de los ingredientes marinos, comenzando con el más simple; el índice de Conversión de Alimento (FCR), pasando a los conocidos Ratio de pescado requerido: pescado obtenido (FIFO) y la Tasa de dependencia de peces forrajeros (FFDR); y terminar con el uso de métricas más holísticas, como las proporcionadas por los análisis de evaluación del ciclo de vida (LCA). Los antecedentes de cada métrica se detallan a continuación, incluidos los cálculos y el razonamiento detrás de ellos. Las últimas cifras de IFFO también se incluyen en las métricas relevantes, mostrando los cambios a lo largo de las décadas. Para reflejar la expansión de la acuicultura en los últimos 10 años, tanto en términos de especies cultivadas como de tonelaje producido, se ha revisado la composición de cada categoría/familia. En general, estos datos muestran que la harina y el aceite de pescado se utilizan cada vez más como ingredientes estratégicos en puntos clave de los ciclos de producción acuícola con una tendencia a optimizar sus aportes nutricionales.

READ  Identifican protistas como fuente de PUFAs alternativo al aceite de pescado

Las últimas cifras FIFO (2020) muestran que, en general, ha habido una marcada disminución en el valor FIFO de la acuicultura mundial alimentada hasta 0,19, lo que significa esencialmente que, por cada 0,19 kg de pescado silvestre entero utilizado en la producción de harina de pescado, un kilo de pescado de cultivo es producido. En otras palabras, por cada 1 kg de pescado silvestre utilizado se producen poco más de 5 kg de pescado de cultivo. Ha habido una reducción en los valores FIFO en todas las categorías de especies, pero de particular interés es la cifra de salmónidos, que por primera vez en 2020 se encuentra por debajo de 1.0 (es decir, la industria de alimentos balanceados para salmónidos apoya la producción de más peces de cultivo de lo que utiliza como alimento balanceado).

En cuanto a FFDR, nuevamente ha habido una reducción continua en todas las categorías, más notablemente con los salmónidos que muestran una marcada disminución a 0,64 y los crustáceos a 0,31. Sin embargo, las limitaciones de estas dos métricas se notan bien, incluida su aplicación a un solo sector/ingrediente independientemente de la contribución más global que hacen estos recursos, especialmente en términos del valor y la calidad de los ingredientes. Para representar mejor dichas contribuciones, se propuso una nueva métrica, eFIFO (Ratio de pescado requerido: pescado obtenido económico) (Kok et al., 2020) que adopta un enfoque de asignación económica para incorporar el valor nutricional de los ingredientes y cambiar el equilibrio en los valores entre la harina y el aceite de pescado con el tiempo. El eFIFO también reconoce la contribución económica de los subproductos en relación con la contribución económica del consumo humano directo.

READ  Gestión adecuada de piensos comerciales del camarón

“La industria ahora está pasando de una métrica única a una medición más holística y completa basada en el uso del análisis de evaluación del ciclo de vida (LCA), cuyo objetivo es proporcionar una mejor rendición de cuenta de los recursos en toda la cadena de valor y una mayor armonización intersectorial de las métricas” Dr. Brett Glencross, director técnico de IFFO, explica.

Es un cálculo mucho más complejo y los análisis tienen en cuenta una variedad de categorías de impacto ambiental, como el potencial de calentamiento global, el uso acumulativo de energía, el uso de recursos abióticos, el potencial de agotamiento del ozono, el uso consuntivo del agua y el uso de la tierra, entre otros. Para evaluar estos impactos, los análisis no solo cubren los aspectos discretos del uso de recursos biológicos para obtener los ingredientes del alimento balanceado (los impactos de la pesca), sino que también incluyen los costos ambientales más amplios asociados con su captura, procesamiento, distribución y eliminación de desechos. Cada uno de estos pasos utiliza tierra, agua, materias primas y energía, e invariablemente tiene impactos que pueden conducir a emisiones nocivas. El objetivo general es proporcionar una evaluación completa del impacto (global) total de la producción de alimentos y sugerir formas de evitar compensaciones o subsidios cruzados de sectores.

Puede encontrar más información disponible viendo el reciente seminario web Infocus de IFFO, donde el Dr. Richard Newton, del Instituto de Acuicultura de la Universidad de Stirling, Reino Unido, explica cómo se pueden 

Fuente: IFFO

Deja un comentario