Valor Nutricional

Fortificación de bivalvos para combatir deficiencias nutricionales en humanos

Foto del autor

By Milthon Lujan

Científicos de la Cambridge University han desarrollado una nueva forma para fortalecer los mariscos con la finalidad de enfrentar las deficiencias de nutrientes que causan graves problemas de salud en los seres humanos. El equipo viene trabajando con los principales fabricantes de alimentos de origen acuático para probar su tecnología de microencapsulación o “balas de vitaminas”.

Más de dos mil millones de personas en todo el mundo tienen deficiencia de nutrientes, lo que conduce a un amplio rango de problemas de salud. La fortificación de alimentos con micronutrientes ya es un estándar en la industria para mejorar la salud pública, pero ahora los científicos del Department of Zoology de Cambridge University se han asociados con la empresa BioBullets para reforzar uno de las fuentes de proteína animal más saludables y sostenibles del mundo: los mariscos bivalvos como ostras, almejas y mejillones.

El suministro de micronutrientes a la población humana a través de los productos animales ofrecen ventajas. Los nutrientes importantes para la salud humana están menos biodisponibles en los vegetales que en la carnes. Los nutrientes consumidos junto con el músculo y la grasa de un animal también están más biodisponibles para el sistema digestivo humano, que los nutrientes en una píldora suplementaria.

Microencapsulación

El Dr. David Aldridge y el estudiante de doctorado David Willer han producido la primera microcápsula del mundo especialmente diseñada para entregar nutrientes a los bivalvos que son beneficiosos para la salud humana. Estas “balas de vitaminas”, fabricadas bajo la patente BioBullets, están diseñadas para un tamaño, forma, flotabilidad óptimos y para atraer a los mariscos.

Este avance, descrito en un estudio publicado en la revista Frontier in Nutrition, es particularmente valioso debido a que cuando comemos bivalvos, consumimos todo el organismos, incluido su intestino, lo que significa que digerimos los nutrientes que los animales consumieron al final de sus vidas. Esto hace que los mariscos bivalvos sean el objetivo ideal para la fortificación nutricional.

READ  Las bondades bioactivas de algas marinas

En su laboratorio, los científicos probaron microcápsula fortificadas con vitamina A y D en más de 100 ostras para identificar la dosis óptima. Ellos también establecieron que los animales deberían ser alimentados durante 8 horas hacia el final de la depuración, el período en el que los bivalvos se mantienen en tanques de limpieza después de la cosecha.

El equipo encontró que las ostras fortificadas suministraban alrededor de 100 veces más Vitamina A, y 150 veces más de Vitamina D, que las ostras no fortificadas. Aún más importante, superaron dramáticamente al salmón, una de las mejores fuentes naturales de estas vitaminas. Las ostras fortificadas proporcionaron 26 veces más de vitamina A y cuatro veces más de vitamina D que el salmón.

Los investigadores descubrieron que una porción de solo dos mariscos fortificados proveen la suficiente vitamina A y D para cumplir con las recomendaciones diarias brindadas por las organizaciones.

Deficiencias de vitaminas A y D

Las deficiencias de vitamina A y D representan un desafío de salud pública en Ghana, donde más de 76% de los niños tienen deficiencia de vitamina A, lo que provoca una mortalidad y ceguera generalizada. En India, el 85 es deficiente en vitamina D, los que causa enfermedades cardiovasculares, osteoporosis y raquitismo. Incluso en EE.UU. más del 40% de las personas son deficientes en vitamina D.

David Willer manifestó: “Hemos demostrado una forma barata y efectiva de suministrar micronutrientes en una fuente sostenible y deliciosa de proteína. El uso selectivo de esta tecnología en regiones más afectadas por las deficiencias de nutrientes, utilizando especies de bivalvos y micronutrientes cuidadosamente seleccionados, podría ayudar a mejorar la salud de millones de personas, a la vez que se reduce el daño que la producción de carne está haciendo al medio ambiente”.

READ  Proteína de los mejillones inspira nuevo tratamiento del cáncer

Los nuevos alimentos microencapsulados desarrollados mediante innovaciones de ingeniería química, pueden proveer un vehículo para suministrar micronutrientes a los bivalvos. Se ha demostrado que esta forma de microcápsulas son digeridas por los bivalvos y pueden mejorar el crecimiento y la madurez sexual de los bivalvos.

“Estamos muy entusiasmados por el potencial de BioBullets. Ahora estamos estableciendo vínculos con algunos de los fabricantes de mariscos más grandes del mundo para impulsar un cambio radical en la sostenibilidad y el valor nutricional de los pescados y mariscos que consumimos” dijo David Aldridge.

Los moluscos bivalvos como la almejas, ostras, mejillones y vieiras, son una fuente de alimentos altamente atractiva pero subutilizada, con la capacidad de proporcionar nutrientes claves a la población mundial.

Los bivalvos tienen un mayor contenido de proteína que la carne de res, son una fuente rica de ácidos grasos omega-3, y tienen algunos de los niveles más altos de minerales de todos los alimentos de origen animal. No obstante, es poco probable que el contenido natural de nutrientes resuelvan las deficiencias globales.

Los bivalvos son altamente sostenibles cuando se cultivan en granja, tienen una huella ambiental mucho más baja que la carne o pescado, e incluso más baja que muchos cultivos vegetales como el trigo, la soja y el arroz.

Los moluscos bivalvos son una fuente de alimentos altamente asequibles cuando se producen a gran escala y el mercado global se está expandiendo rápidamente. Sólo en China, la producción a crecido 1000 veces desde 1980 y existe un gran potencial para expandir de manera sostenible la acuicultura de bivalvos en todo el mundo, con más de 1,500,000 km2 disponibles para el desarrollo sostenible de la industria a bajo costo, particularmente alrededor de la costa oeste de África e Indica.

Los investigadores señalan que los consumidores en las regiones más pobres, donde las deficiencias de vitaminas son más frecuentes, tienen más probabilidades de comprar alimentos fortificados ligeramente más caros que hacer compras adicionales para tomar píldoras suplementarias. Ellos calculan que la fortificación agrega solo $0.0056 al costo de producir una sola ostra.

READ  Ramanome puede ayudar a minar fábricas de células de microalgas para reducir las emisiones de carbono

“Este estudio marca el primer éxito en la fortificación de bivalvos con micronutrientes beneficiosos para la salud humana, usando un nuevo suministro de alimentos microencapsulados durante la etapa de depuración” concluyen los investigadores.

David Willer es financiado por la Biotechnology and Biological Sciences Research Council; y David Aldridge recibe el apoyo de The University of Cambridge, St Catharine’s College and Corpus Christi College.

Reference (open access):
D.F. Willer & D.C. Aldridge, ‘Vitamin bullets. Microencapsulated feeds to fortify shellfish and tackle human nutrient deficiencies’, Frontiers in Nutrition (July 2020). DOI: 10.3389/fnut.2020.00102 

Deja un comentario