Nutrición

FIFO: Especies acuícolas son productoras netas de proteínas

Foto del autor

By Milthon Lujan

Países Bajos – Un estudio concluye, que en general, la acuicultura que emplea piensos produce de tres a cuatro veces más pescado de lo que consume. Asimismo, destaca el rol cada vez más importantes de los subproductos del procesamiento de pescado para la producción de ingredientes marinos.

Los pescados y mariscos juegan un rol crucial en la seguridad alimentaria mundial debido a que son fuentes valiosas de nutrientes esenciales. El consumo de estos alimentos esta asociados con varios beneficios para la salud.

Durante las últimas décadas, la contribución de la acuicultura a la producción de pescados y mariscos para el consumo humano se ha incrementado de forma considerable, mientras que la producción de la pesca de captura se ha estancado.

La intensificación de la acuicultura con las mejoras de las líneas de las especies acuícolas y el uso de alimentos balanceados, incrementó la producción mundial de aproximadamente 12 a 82 millones de toneladas en el 2018. Las especies omnívoras de agua dulce, como carpa, tilapia y bagre, ahora representan más de la mitad de la producción acuícola mediante el uso de piensos.

Demanda de ingredientes marinos

Niveles significativos de ingredientes marinos (harina y aceite de pescado) son obtenidos de los peces silvestres y de los subproductos del procesamiento del pescado. Los ingredientes marinos continúan siendo importantes en la elaboración de alimentos balanceados para la acuicultura.

La harina y aceite de pescado son considerados ingredientes altamente digeribles por los peces de cultivo, proveyendo nutrientes (proteínas y aminoácidos esenciales), lípidos y energía. La inclusión de ingredientes marinos es generalmente más alto para las especies de mayor valor, como los camarones y salmón.

La acuicultura de camarones y de salmones son los mayores consumidores de harina y aceite de pescado. Las especies omnívoras, en general, requieren de tasas muy bajas de inclusión de harina de pescado en sus piensos.

Las fuerzas del mercado han impulsado la sustitución de los ingredientes marinos por una variedad de ingredientes vegetales, subproductos y nuevos ingredientes para los peces, impulsado por los precios, disponibilidad y legislación. Esta transición hacia ingredientes vegetales, en combinación con un aumento en la producción de la acuicultura, podría conducir a presiones adicionales sobre los recursos agrícolas esenciales, con impactos socio-económicos y ambientales asociados.

El uso de ingredientes marinos genera preocupaciones sobre el efecto de la acuicultura sobre las poblaciones de peces marinos, y el suministro permanente de ingredientes marinos, principalmente en la forma de harina y aceite de pescado.

READ  Nuevo marco regulatorio impulsará la acuicultura peruana

La mayoría de peces pelágicos empleados para su reducción a harina y aceite de pescado son adecuados para el consumo humano directo; algunos científicos enfatizan que el uso de estas especies para la producción de piensos, limita su uso para satisfacer las necesidades nutricionales locales. Sin embargo, en la mayoría de los casos, hay poco o ningún potencial para expandir el mercado de consumo humano de estas especies, debido a las preferencias del consumidor por especies más grandes y más caras.

Según el informe SOFIA (2020) 22 millones de toneladas de pescado fueron empleadas para la producción de harina y aceite de pescado en el año 2018. Las principales pesquerías destinadas para la reducción se originan de Perú, Chile, Escandinavia y Tailandia. Asimismo, los investigadores reportan que hasta el 33% de la producción de harina y aceite de pescado es producida por los subproductos del procesamiento de pescado.

Fish in: Fish Out (FIFO)

Los científicos destacan que la proporción de harina y aceite de pescado incluidos en los alimentos acuícolas rara vez coincide con los rendimientos relativos de pescado entero o subproductos. Por consiguiente, surge una incongruencia de cálculo dentro de los métodos de relación Fish in: Fish Out (FIFO) sobre cómo hacer coincidir las diferentes proporciones.

Varios enfoques han sido adoptados para calcular la tasa FIFO y ha sido criticados de que estos enfoques conducen a sobre o sub- estimar la dependencia de la acuicultura en la ingredientes marinos. FIFO no está alineado con la evaluación del ciclo de vida como una medida de otros impactos ambientales.

La tasa FIFO ha sido la principal métrica usada para asegurar que la acuicultura no impacta negativamente las poblaciones de peces silvestres. Los científicos de Utrecht University, University of Stirling (Reino Unido), University of Massachusetts Boston (EE.UU.), Kafrelsheikh University (Egipto), The University of Edinburgh (Reino Unido), The Marine Ingredients Organisation (IFFO) y de la Harper Adams University (Reino Unido) presentan un nuevo enfoque para calcular la tasa Fish in: Fish Out (FIFO) basado en el principio de asignación económica, como comúnmente se usa en el análisis del ciclo de vida.

“La sustitución de ingredientes marinos por ingredientes alternativos han reducido significativamente la cantidad de harina y aceite de pescado en las formulaciones de los piensos para la mayoría de los peces de cultivo, resultando en una continua disminución de la tasa FIFO” reportan.

Ellos destacan que los resultados muestran que la mayoría de los grupos de especies acuícolas estudiadas son productores netos de pescado, mientras que la acuicultura de salmón y trucha son neutrales, produciendo a los sumo la misma biomasa de pescado que se consume.

READ  UPV presenta nuevos tratamiento hormonales en la cría de anguila

“Los resultados en general indican una gran variación de la tasa FIFO entre las diferentes especies de peces producidos por medio de la acuicultura. Las especies de agua dulce (bagre, tilapia y carpa) y milkfish, históricamente tienen una baja tasa FIFO que declinará hasta 0.06 y 0.15 en el 2020” destacan los investigadores.

Ellos destacan que los peces marinos, anguilas y especies carnívoras de agua dulce mostraron una tasa eFIFO estimada de 4.6-5.3 en 1995, que declinó hasta 0.9 y 2.e en el 2015.

Los resultados de los crustáceos (camarones y langostinos) muestra que los valores eFIFO disminuyeron de 2.6 en 1995 a 0.5 en 2020. Los investigadores destacan que son resultados son similares a los publicados en otros estudios.

“Los resultados eFIFO para los salmónidos muestras tasas FIFOs medios, que disminuyeron de 3.8 en 1995 a 1 en 2020. La comparación entre los resultados eFIFO y las tasas FIFO previamente publicados para salmónidos muestran que los valores eFIFO son mucho menores a los reportados por otros investigadores” destacan.

Impacto de la acuicultura sobre la pesquerías de pelágicos

“Nuestros cálculos eFIFO indican el impacto total de la acuicultura sobre las pesquerías pelágicas del mundo ha crecido fuertemente de 9 millones de toneladas métricas en 1995 a un máximo de 17 millones de toneladas métricas en el 2005, reflejando que una mayor proporción del suministro global se dirige a la acuicultura” indicaron los investigadores.

Los investigadores resaltan que desde entonces la demanda total de pescado por la acuicultura ha disminuido a 15 millones de toneladas métricas en 2015. En el mismo período la producción acuícola que requiere de piensos se incrementó de 11 millones de toneladas métricas en 2005 a 32 millones de toneladas métricas en 2015.

La disminución en la dependencia de las pesquerías, acompañado con un crecimiento de la acuicultura, refleja una reducida dependencia de las dietas en los ingredientes marinos en la tasa eFIFO, cayendo de 1.4 en el 2005 a 0.4 en el 2015, indicando que no hay una demanda adicional por pesquerías de captura marina.

Asimismo, los investigadores destacan que cuando se incluye los ingredientes marinos de los subproductos, la tasa eFIFO disminuye de aproximadamente 0.36 a 0.27 para el 2020, “esto demuestra la creciente utilización de los subproductos como un factor importante para reducir la presión sobre el ambiente marino”.

eFIFO

Los investigadores destacan que su enfoque eFIFO emplea el principio de asignación económica para evitar la doble contabilidad de la demanda de pescado entero. El uso de la asignación económica considera las diferentes funciones de la harina y aceite de pescado dentro y más allá de la industria acuícola.

READ  FAO publica informe sobre el rol de la mujer en la pesca y acuicultura en Chile, Colombia, Paraguay y Perú

“Los resultados de nuestro estudio apoyan varias investigaciones previas que mostraron que como resultado de los menores niveles de inclusión de harina y aceite de pescado en las últimas décadas, y el uso de subproductos, la dependencia de la acuicultura en las pesquerías globales sigue disminuyendo” reportan los investigadores.

Disminución de la dependencia en los ingredientes marinos

Los investigadores concluyen que los esfuerzos por reducir la dependencia de la acuicultura en los recursos marinos por ingredientes alternativos para los piensos, han reducido de forma significativa la cantidad de harina y aceite de pescado en los alimentos acuícolas para la mayoría de los peces de cultivo.

El estudio también destaca que las evaluaciones previas de FIFO pueden estar erróneas y resultan en opiniones adversas en la comunidad científica, así como en los minoristas y a nivel de consumidor. {mprestriction ids=»*»}

Referencia (acceso abierto):
Björn Kok, Wesley Malcorps, Michael F. Tlusty, Mahmoud M. Eltholth, Neil A. Auchterlonie, David C. Little, Robert Harmsen, Richard W. Newton, Simon J. Davies, Fish as feed: Using economic allocation to quantify the Fish In : Fish Out ratio of major fed aquaculture species, Aquaculture, Volume 528, 2020, 735474, https://doi.org/10.1016/j.aquaculture.2020.735474. {/mprestriction}

Deja un comentario