Establecimientos exportadores de camarón ecuatoriano fortalecen medidas de prevención y control de riesgos para covid 19

Guayaquil, Ecuador – Con el propósito seguir garantizando la calidad e inocuidad del camarón ecuatoriano en sus más de 50 destinos de exportación, entre ellos la República Popular de China, se refuerzan las medidas de bioseguridad en las plantas procesadoras del crustáceo. Las nuevas disposiciones se enmarcan en el acuerdo firmado en agosto pasado entre el Ministerio de Producción, Comercio Exterior, Inversiones y Pesca de Ecuador (MPCEIP) y la Administración General de Aduanas de la República Popular China (GACC).

La Subsecretaría de Calidad de Inocuidad de Ecuador (SCI) es la entidad competente para verificar su cumplimento y ejecutar los respectivos controles; en tal sentido, Daniel Pesantes, titular la SCI lideró el taller de socialización con representantes de las plantas procesadoras ecuatorianas, previo a la ejecución de las inspecciones que empezarán de inmediato.

Se verificará que los establecimientos procesadores de productos acuícolas hayan reforzado sus medidas de desinfección e higiene del personal, además a todos los operarios que se encuentran en contacto con el producto y los empaques se les deberá practicar pruebas de diagnóstico para COVID – 19 periódicamente y, de identificarse un caso, el trabajador deberá ser aislado por 14 días y solo podrá reintegrarse a laborar cuando su prueba resulte negativa.

En lo que respecta a los riesgos de contagio en productos, material de empaque y áreas de procesamiento, se controlarán mediante el refuerzo de los Procedimientos Operativos Estandarizados de Sanitización (POES) que garantizan la desinfección de áreas y superficies con el propósito eliminar agentes contaminantes; esto también se realizará en el interior de los contenedores, previo a la carga del producto.

Todos los establecimientos ecuatorianos que exporten camarón a China serán sometidos a inspecciones por parte de la Subsecretaría de Calidad e Inocuidad sin excepción y, ante el no cumplimiento de los procedimientos de bioseguridad se sancionará con la suspensión de la emisión de los certificados sanitarios, lo que imposibilitará a la empresa a exportar hasta que presente un plan de mejoras y se realice una nueva inspección.

De esta forma, fortaleciendo su bioseguridad y transparentando sus procesos, la industria camaronera ecuatoriana afianza su compromiso con los consumidores a nivel mundial para garantizar un producto seguro, pero también de excelente sabor, textura y con los más altos estándares de sostenibilidad.

Fuente: Camará Nacional de Acuacultura

Deja un comentario