Crustáceos

Buenas noticias para los criadores de cangrejo: técnicas simple duplican producción de crablets

Foto del autor

By Milthon Lujan

Iloilo, Filipinas.- Los criadores de cangrejos estarán más felices con las recientes mejoras en la crianza de los cangrejos del manglar en el Southeast Asian Fisheries Development Center Aquaculture Department (SEAFDEC/AQD).

Los crablets usando en la crianza de los preciados cangrejos del mangle (Scylla serrata), generalmente se recolectan de la naturaleza y la creciente demanda amenaza sus poblaciones naturales, siendo más difícil encontrar los cangrejos jóvenes.

“La sobrepesca a generado que áreas fuertemente explotadas como Catanduanes, Surigao, y Samar, implementen estrictas prohibiciones en la recolección de crablets silvestres” dijo Joana Joy Huervana, investigador asociada en SEAFDEC/AQD y líder del equipo del cangrejo del manglar.

Las restricciones en la recolección de cangrejos silvestres en Filipinas ha conducido a un aumento de la demanda de crablets de criaderos (hatchery). Desafortunadamente, los criaderos de cangrejos tienen muy bajas supervivencias debido a enfermedades y canibalismo.

Sin embargo, Huervana reveló recientemente que los ajustes simples en los protocolos en los hatcheries de SEAFDEC/AQD han llevado a un aumento significativo en su producción de crablets, duplicando la supervivencia.

Al alimentar a los cangrejos con más frecuencia y proveer agua más limpia en los tanques, Huervana informó que pudieron incrementar la tasa de supervivencia desde la etapa de zoea (larvas recién eclosionadas) hasta crablet, de un promedio de uno por ciento en 2017 al 2 por ciento en el 2019.

El dos por ciento puede parecer bajo para aquellos que no están familiarizados con el negocio de los criaderos, pero Huervana informa que los cangrejos producen un promedio de 3 millones de larvas, lo que se traduce en 60,000 crablets por desove. Además informó que SEAFDEC vende los crablets, como un subproducto de investigación, en US$0.10 por pieza, pero los crablets silvestres puede alcanzar de US$ 0.24 a 0.30 por pieza.

READ  UMS logra importante avance en la crianza del cangrejo del manglar

Los ajustes simples ayudaron al equipo de investigación a lograr la tasa de supervivencia más alta desde zoea hasta crablet, alcanzando un 10% en algún momento del año pasado, lo que contribuyó a la producción de más de 650,000 piezas de crablets en el 2019.

Mayor frecuencia de alimentación, agua más limpia

“La frecuencia de alimentación aumento de cuatro a seis veces al día, con un intervalo de cuatro horas” dijo Huervana, lo cual “se basa en la biomasa de cangrejos para determinar la tasa de alimentación”.

Ella dijo que la intervención funcionó debido a que el canibalismo entre los cangrejos es más prominente a partir de la etapa de megalopa (fase larval intermedia), por consiguiente el incremento de los alimentos disponibles, junto con proporcionar refugios adicionales en los tanques de las larvas, aumentó la supervivencia.

“En cuanto al reemplazo del agua, el intervalo se acortó de cinco a cuatro días. El sifoneo del fondo del tanque para remover las larvas muertas, las microalgas y los alimentos se realiza cada tres días para mejorar aún más la calidad del agua. También, el monitoreo de los parámetros del agua se realizó de forma consistente” agregó Huervana.

“Estas técnicas fueron probadas a lo largo de los años y demostraron ser efectivas. También podrían ser fácilmente adaptadas por los dueños de los criaderos y otras partes interesadas” destacó Huervana.

Ella agregó que aún se están realizando mejoras adicionales en el hatchery de SEAFDEC/AQD, no solo para hacer frente a la demanda de la industria por crablets, sino también para mejorar la ciencia detrás de la tecnología de los criaderos de cangrejos del manglar.

READ  UCN impulsa planta piloto de procesamiento de jaiba en Tocopilla

“Hacemos nuestra parte para aliviar la presión causada por la sobrepesca en la naturaleza al mejorar continuamente las técnicas de producción de nuestro hatchery de cangrejos del manglar para compartir con nuestros grupos de interés” concluyó la investigadora.

Deja un comentario