Patologías

Alianza con la industria para mejorar la salud del atún y promover la acuicultura

Foto del autor

By Milthon Lujan

Australia.- Los investigadores de la RMIT University están trabajando con la industria atunera para desarrollar una nueva técnica de prueba de diagnóstico para su aplicación en el agua, con la finalidad de ayudar a los cultivadores de atún a tomar decisiones informadas sobre la gestión de la salud de sus poblaciones de peces.

Los investigadores están desarrollando una nueva prueba para dos pequeños parásitos que amenazan al atún rojo del sur de Australia, y están trabajando con la industria para desarrollar las mejores prácticas para el tratamiento.

Los primeros hallazgos de la colaboración revelaron la efectividad de los tratamientos específicos para el atún criado en granjas y una reducción en el número de parásitos.

Estas técnicas de cría se utilizan ampliamente en la piscicultura en todo el mundo bajo supervisión veterinaria. Esta es una de las muchas razones por las que la cría del atún en Australia tiene una productividad tan alta.

Los trematodos parásitos de sangre, Cardicola forsteri y Cardicola orientalis, se reproducen asexualmente en un gusano poliqueto encontrado en el fondo del mar antes de emerger para infectar al atún, que puede ser mortal para la especie si no se trata.

Aunque se produce naturalmente en aproximadamente el cinco por ciento del atún silvestres, los parásitos son de particular preocupación para los pescadores quienes capturas y mantienen a los peces vivos para la cría en áreas donde el poliqueto es más común.

El investigador principal de RMIT, Dr. Boot dijo que como la metodología actual de pruebas de diagnóstico es falta e implica tomar muestras de las branquias, la sangre y los órganos internos del atún, se necesitaban nuevos métodos para permitir la toma de muestras precisas sin dañar a los peces vivos.

READ  Polisacáridos de Macrocystis puede ser usado para inmunoestimulación de camarón vannamei

“La falta de pruebas de diagnóstico baratas y oportunas significa que los peces criados en granjas están siendo tratados preventivamente a un costo significativo para la industria” destacó el investigador.

“Esperamos desarrollar una nueva prueba que solo requiere una muestra de moco de las branquias de un pez vivo para detectar la presencia del parásito” dijo Bott.

“El objetivo es que esto sea una prueba de diagnóstico portátil que pueda ser utilizada por los trabajadores de la acuicultura en Port Lincoln”.

El parásito que se encuentra en el atún está restringido al sistema circulatorio de los peces y no puede transferirse a los humanos. Esto se convierte en un problema para el atún cuando el parásito pone huevos que ingresan al torrente sanguíneo del pez y se alojan en las branquias, causando insuficiencia respiratoria que puede ser fatal.

“Si no se controlan, los trematodos sanguíneos pueden causar la mortalidad, lo que obviamente reducirá el valor de la industria” destacó Bott.

La investigación también hará recomendaciones sobre las mejores prácticas para manipular los peces una vez capturados para reducir cualquier efecto que pueda tener el parásito.

Los humanos y el ganado pueden contraer tipos similares de parásitos; cuando esto ocurre, se tratan con el medicamento llamado praziquantel para eliminarlos.

El praziquantel debe ser recetado por un veterinario mediante un permiso y administrado en un momento determinado del ciclo de vida, lo que significa una espera de hasta 21 días antes de que el atún pueda ser cosechado y vendido.

Bott manifestó que esperaba que las mejores pruebas de diagnóstico ayudarían a proporcionar pautas más precisas sobre cuándo tratar los peces afectados, reduciendo el costo del tratamiento y disminuyendo la mortalidad.

READ  Supermercados del Reino Unido solicitan reducir las capturas de atún aleta amarilla en 20%

El estudio lo llevan a cabo investigadores de la RMIT University, en colaboración con la Australian Bluefin Tuna Industry Association (ASBTIA) y Fisheries Research and Development Corporation.

Reference:
Cecilia Power, Claire Webber, Kirsten Rough, Robin Staunton, Barbara F. Nowak, Nathan J.Bott. The effect of different treatment strategies on Cardicola spp. (Trematoda: Aporocotylidae) infection in ranched Southern Bluefin Tuna (Thunnus maccoyii) from Port Lincoln, South Australia. Aquaculture, Volume 513, 15 November 2019, 734401. https://doi.org/10.1016/j.aquaculture.2019.734401 https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0044848619312281  

Deja un comentario