(Notimex). El noroeste de México tiene gran potencial para impulsar la acuacultura, lo cual repercutirá de manera positiva en la competitividad sustentable del país y en la mejora del bienestar social de la población, consideró la directora del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, Rosalba Casas.

En un comunicado de la máxima casa de estudios la especialista dijo que esa región, integrada por Sonora, Sinaloa, Baja California Norte y Baja California Sur, es considerada como la de mayor producción acuícola de la República Mexicana.

 

Al participar en la mesa "Generación, comunicación y apropiación social del conocimiento", donde presentó el estudio que realiza sobre la importancia de la enseñanza en esa actividad, señaló que esa zona representa 64.87 por ciento del valor de esa ocupación en el país.

 

En esa área, subrayó, existe lo que se denomina un "yacimiento del conocimiento", que se basa en capacidades, redes y flujos incipientes, el cual está repartido entre los sectores académico, social, productivo, tradicional y gubernamental.

 

No obstante, resaltó que en esas entidades persisten problemas políticos, económicos, de concentración de poder, narcotráfico e inseguridad, y no existe una interacción sólida entre los actores que participan en esta tarea.

 

Eso, dijo, trae como resultado que no se combine el saber científico con el técnico y el tradicional; hay también un monopolio del camarón y faltan políticas de protección al mercado nacional, entre otros.

 

Rosalba Casas estableció que la acuacultura es cualquier cultivo en el agua -dulce, salada o salobre- de especies vegetales y animales. Ello se realiza no sólo en zonas costeras y data de la época prehispánica, aunque se han perdido sus patrones originales.

 

Comentó que es una de las actividades económico-productivas más prometedoras para la generación de alimentos de alto valor nutritivo, al alcance de la gente de escasos recursos, con creación de empleo, así como una fuente importante de insumos para la industria alimentaria y de divisas para el país.

 

Sobre los problemas del sector vinculados con el saber, destacó que están en parte relacionados con patologías, como enfermedades bacterianas y virales que atacan al camarón, que es el principal cultivo de la acuacultura en el país; o el rechazo de productos de Estados Unidos y Europa.

 

Asimismo, falta capacitación y profesionalización de quienes se dedican a ella, pues pocas empresas invierten en este sector y aunque aunque existen acciones de diversos sectores carecen de planeación.