Por Christian Berger Cebrelli*
Como lo hicieron los centros de investigación agrícola, los centros de investigación acuícola son los llamados a aportar el conocimiento biológico de las especies, de la producción de semillas, del medio de cultivo, así como a la prevención y manejo de enfermedades.

Sin centros acuícolas que brinden ese soporte, muy poco se podrá hacer para impulsar un sector que el 2015 produjo algo menos de 100,000 toneladas y exportó 300 millones de dólares en langostinos, conchas de abanico y truchas, cuando algunos países vecinos exportaron más de 6,000 millones de dólares.

No obstante, el Perú tiene el potencial para producir algas, lenguados, corvinas, robalos, chitas, cabrillas, meros, atunes, fortunos en instalaciones aledañas al litoral o en concesiones marítimas. También, puede incrementar la producción de trucha en la Sierra y en la Selva puede producirse paiche, doncella, gamitana, paco, sábalo, boquichico y tucunaré. Además, puede incorporar nuevas especies y desarrollar productos con valor agregado.

Aunque ha habido intervención del Estado en la creación de centros de investigación acuícolas, la inauguración del Centro Acuícola de la Universidad Científica del Sur representa una iniciativa desde la academia para generar el conocimiento que requiere la acuicultura y las empresas del sector. Además, formará y perfeccionará profesionales acuícolas por medio de cursos de pre y posgrado.

El Perú tiene grandes ventajas para aprovechar su potencial acuícola: un litoral de más de 3,000 kilómetros del mar más rico del mundo, sin variaciones extremas de temperatura y sin oleajes o marejadas que puedan poner en riesgo su infraestructura; y una franja costera, una Sierra y una Selva que disponen del 3.5% del agua dulce del mundo. Además, la acuicultura puede ocupar espacios sin competir con la agricultura, pues puede desarrollarse en ambientes marinos, en tierras salinizadas y su huella de carbono e hídrica es menor y utiliza más extensivamente su área de producción.

En momentos en que la pesca ya no puede crecer sin poner en riesgo su sostenibilidad y con una demanda mundial en crecimiento por especies hidrobiológicas, el Perú puede convertirse en un proveedor acuícola mundial. La oportunidad está dada y tenemos las condiciones para aprovecharla y creemos que el Centro Acuícola de la Universidad Científica será un importante factor que contribuirá al desarrollo sostenible y el crecimiento del país, en particular en regiones donde es más necesario.

* Director de la Carrera de Ingeniería Acuícola Universidad Científica del Sur

Fuente: El Peruano