Brasil.- En la actualidad, Brasil es dependiente de la importación de proteínas recombinantes y, cuando se trata, en especial, de proteínas utilizadas en la salud humana, como la hormona de crecimiento humano, la importación de estas acaba acarreando grandes costos para el Sistema de Salud.

Una técnica desarrollada por la bioquímica Fernanda Maria Policarpo Tonelli, da Universidade Federal de Minas Gerais, permite obtener proteínas recombinantes a partir de la tilapia del Nilo modificada genéticamente. Está iniciativa permitió a la científica obtener el Premio Ciencia para la Mujer, concedida por L’Oréal de Paris, Unesco Brasil y la Académica Brasileña de Ciencias, informó el medio de la Sociedade Nacional de Agricultura.

De acuerdo con Fernanda, el objetivo del trabajo es desarrollar una tecnología nacional para la producción de proteínas recombinantes utilizando la tilapia del Nilo. “Se busca la reducción de costos a través de la liberación de la proteína en la orina del animal, lo que favorecerá la purificación más barata en una sola etapa” manifestó.

Ella resalta que, además de volver el proceso de purificación más simple y barato, se refleja en una reducción del costos del producto final, la técnica permite el aumento del rendimiento en la obtención de la proteína en relación con las metodologías actualmente utilizadas.

“Además de esto, será una tecnología nacional y, con adaptaciones simples en las construcciones de ADN, se podrá producir la hormona de crecimiento humano (GH), y también insulina, lactasa, anticuerpos y otras proteínas de interés económico y con las mismas ventajas de la generación de GH” explicó la científica.

De acuerdo con Fernanda, la elección de la tilapia para el estudio fue motivada por el gran interés en la comercialización de la especie, que tiene importancia mundialmente reconocida. En la opinión de la científica, otras características que vuelven a la tilapia especialmente interesante para fines de estudios de transgenia, es el hecho de ser altamente fecunda, capaz de reproducirse en cautiverio.

Expectativas

Con el premio de R$50 mil, la científica podrá continuar con el desarrollo de su investigación y buscar convenios para la aplicación comercial de la tecnología en el futuro. “Esperamos, a corto plazo, producir proteínas de interés industrial o para fines de investigación, y comercializarlas” dijo Fernanda.