Buenaventura, Colombia.- Docentes del programa de Tecnología en Acuicultura de la Unipacífico inician investigaciones sobre el crecimiento del pez Barbudo (Ramdia quelem), a partir de los resultados del proyecto realizado en el marco del Convenio Específico de Cooperación Científica y Tecnológica 226 de 2013 establecido con la Empresa de Energía del Pacifico S.A. E.S.P - EPSA E.S.P. y la Universidad del Pacífico, en cuya operación la empresa GAIA obtuvo la primera producción masiva de alevinos generados por la reproducción de organismos silvestres del río Anchicayá (Buenaventura) mantenidos en cautiverio en el laboratorio.

En el Centro de Investigación y Producción Acuícola - Henry von Prahl (CIPA-HvP) de la Universidad del Pacífico, ubicado en Sabaletas (Buenaventura), se sembraron los primeros alevinos de esta especie de los ríos de la región del Pacífico colombano que fue seleccionada por la comunidad para establecer procesos de repoblamiento del rio Anchicayá.

Hasta el momento de esta fase del proceso investigativo, la especie se adapta bien a los diferentes ambientes, es de fácil manejo y presenta excelente crecimiento; criterios que son considerados importantes para la cría de peces. Sin embargo, muchos interrogantes se deben dilucidar una vez terminen los estudios como son: aspectos alimentarios, nutrición, sanidad, maduración gonadal de organismos y reacción al policultivo o cultivo, junto a otras especies como la Tilapia, etc.

El Barbudo alcanza un peso de 400gr y puede llegar a medir los 40 cm de longitud total; habita en aguas quietas y fondos arenosos, es un pez omnívoro, tiene hábitos nocturnos, consume restos de plantas y animales y en ocasiones es predador de especies menores; por lo que se facilita su adaptación a los ambientes de cautiverio.

El pez adulto come en el fondo utilizando sus barbillones para seleccionar el alimento que va a ingerir, mientras que el joven lo hace en la superficie; en el cautiverio se ha adaptado bien al consumo de alimento para tilapias lo cual se tendrá en cuenta en los protocolos de manejo de la especie.

El Barbudo es una especie de consumo local y puede proponerse como alternativa de complemento alimenticio para las comunidades. No obstante, es necesario realizar los estudios de análisis de la nutrición, alimentación porcentajes de proteína, de manera que se pueda saber sobre su aporte de proteína en el consumo humano y las diferentes formas de consumo y comercialización desde fresco, seco hasta la producción de hamburguesas una vez se concluyan las obras de adecuación de la sala de proceso en el CIPA HvP.

La dinámica del proceso de investigación vincula docentes del programa de Tecnología en Acuicultura, así como egresados y estudiantes en pasantía en el CIPA HvP y los semilleros de investigación. En la viabilización de estos proyectos es muy importante la participación de la dirección de Investigaciones de la Universidad porque ella contribuye a alcanzar el propósito final como es el de lograr el desarrollo de un paquete tecnológico que permita hacer protocolos para el cultivo del Barbudo de diversos sistemas, como estanques, acuarios, tanques de geomembrana entre otros, de manera similar como se hace con especies tradicionales de la acuicultura, tales como la Tilapia y la Cachama.

La dirección del programa de Tecnología en Acuicultura augura que estos avances serán muy significativos para garantizar la seguridad alimentaria de comunidades asentadas en las cuencas rivereñas de la región, donde es común su consumo.

Estas investigaciones son alternas a las que realiza la Epsa por medio del Convenio acerca de la reproducción de especies nativas, de las que se esperan resultados de la cría de otras especies nativas para proceder de la misma manera. Los proyectos de cultivo de especies nativas ofrecen una ventana muy amplia de oportunidades de investigación que permitirán indagar desde la biología hasta el consumo y el potencial mercado de especies nativas.