Fortaleza, Brasil.- La empresa Piscis desarrolló un sistema de biodigestión adecuado para el procesamiento de las vísceras y carcasa de la tilapia del Nilo, un pez con alta producción en el Nordeste.

Como consecuencia del aumento de la producción de pescado por medio de la acuicultura, una gran cantidad de residuos (huesos, piel, aletas, vísceras y cabezas) son generados, en caso de que no se tenga un tratamiento o descarte adecuado, se convierte en un problema ambiental.

Buscando contribuir con la minimización de los impactos causados por los restos de pescados, la empresa Piscis desarrolló un sistema de biodigestión para el procesamiento de vísceras y carcasa de la tilapia del Nilo.

El proyecto, coordinado por el científico André Siqueira, contó con el apoyo de la Fundação Cearense de Apoio ao Desenvolvimento Científico e Tecnológico (Funcap). Siqueira indicó que el apoyo fue fundamental para viabilizar la ejecución del proyecto. “La fundación financió todos los estudios necesarios para la ejecución y costeó a adquisición de los materiales que fueron utilizados en la fabricación del biodigestor” indicó el investigador.

La tasa de mortalidad aceptable durante el proceso de producción de tilapia se encuentra entre 5 y 7%. Considerando la producción de Castanhão (Jaguaribara), la investigación concluyó que en el 2015, el volumen de carcasa de peces muertos puede alcanzar las 5 toneladas por día. La acumulación de esta materia orgánica en los márgenes de los ríos puede causar contaminación.

Aprovechamiento total de los residuos

La biodigestión es un método de reciclaje que consiste en la producción de biogás y también de abonos a partir de compuestos orgánicos, en este caso los residuos de pescado. Según el investigador el principal producto del procesamiento de reutilización de los residuos desarrollado por Piscis es el aceite de vísceras de tilapia, una fuente de nutrientes rica en omega-6.

La investigación realizada por Piscis mostró que el aceite de tilapia presenta un mejor desempeño nutricional, cuando se le compara a otras fuentes de energía, como los aceites vegetales. El aceite extraído a través de la biodigestión puede ser aplicado como fuente energétic en la formulación de raciones para la alimentación animal.

El gas producido en el proceso de biodigestión puede ser convertido en energía eléctrica utilizada por la misma empresa para el funcionamiento de los equipos. Además de esto, la materia orgánica sólida generada en la biodigestión, puede ser comercializada en la forma de abono. Esto significa que hay potencial para el aprovechamiento integral de los residuos generados por la piscicultura.