Japón.- Científicos planean liberar peces bluegills mutantes en la naturaleza en un ensayo para erradicar las especies de peces invasores.

El proyecto se centran en la ingeniería genética del bluegills para que desove descendencia hembras infértiles. Pero aún existen muchas barreras por superar, y el plan podría ser ilegal bajo las leyes ambientales informó el medio The Asahi Shimbun.

Científicos de la Japan Fisheries Research and Education Agency, Mie University y otras instituciones iniciaron el proyecto hace dos años. Ahora ellos creen que han desarrollado un método para dañar genéticamente los genomas de los machos de bluegills.

Bajo el procesos de “edición del genoma”, los científicos alteran la información genética en los organismos para empalmar ADN con enzimas. Esto permite la destrucción de la información genética que se cree peligrosa, o puede ser reemplazada con los genes deseados.

Si los machos de bluegills alterados genéticamente se reproducen con hembras en la naturaleza, su descendencia hembra será estéril, conduciendo a una caída gradual en la tasa de desove de la especie.

Las estimaciones basados en un estudio de EEUU sugieren que la liberación de machos modificados genéticamente reducirán al 10% la población de bluegill en una área dada en pocas décadas, aún en un cuerpo de agua grande como el lago Biwako.

Originalmente de Norteamérica, los bluegills han invadido lagos y ríos en Japón y están devorando las especies nativas más pequeñas.

En el lago Biwako en la Prefectura Shiga, la población total de bluegill y lubina negra, otro pez invasor, fue estimada en 1240 toneladas en el 2015.

Los gobiernos central y de la prefectura de Shiga gastan un promedio anual de $855000 para eliminar los invasores del lago a través de redes y técnicas de pesca eléctricas.

Sin embargo, las capturas han disminuido en los últimos años debido a las condiciones climáticas. Según las estadísticas de la Prefectura de Shiga, la población de peces invasores en el lago Biwako se han incrementado desde el 2014.

Las técnicas de esterilización han erradicado especies parásitas e invasoras en el pasado.

La edición del genoma se viene diseminando rápidamente en la comunidad biológica en los últimos años.

Los científicos han identificado un grupo de genes que están relacionados con la fertilidad de las hembras de bluegill. Peces juveniles con genes modificados ya vienen siendo cultivados por el equipo de científicos.

Un camino largo

Es virtualmente imposible para los científicos obtener los suficientes huevos para producir los machos mediante la destrucción de la información genética en cada uno de los huevos.

Además, las hembras bluegills se vuelven estériles cuando los mismos genes son destrozados, generando que ellos no puedan dar descendencia a los machos alterados si provienen del mismo lote.