Filipinas.- Reconociendo la importancia de la aplicación de probióticos en la acuicultura de tilapia, científicos liderados por Dr. Rosalie Rafael del Freshwater Aquaculture Center de la Central Luzon State University (FAC-CLSU)  evaluaran el potencial para su uso como probióticos y prebióticos de vegetales nativos.

A través del desarrollo de probióticos y prebióticos para el cultivo de tilapia, un componente del National Tilapia Research and Development Program, financiado por el Philippine Council for Agriculture, Aquatic and Natural Resources Research and Development (PCAARRD), Rafael y su grupo también esperan reducir los costos de producción de tilapia, informó el medio Business Diary.

Hallazgos previos mostraron que las dietas que contienen diferentes grupos de probióticos mejoran significativamente el crecimiento de la tilapia del Nilo; mejoran la calidad del agua y la actividad de la microbiota gastrointestinal; e incrementa el estado inmunológico, el rendimiento el crecimiento, y la utilización de los alimentos por la tilapia. Los estudios también informaron que el uso de probióticos comerciales reducen cerca de 2.5% de la proteína cruda cuando se incorporan en los piensos para tilapia.

En la industria acuícola, comúnmente usaron probióticos de un amplio rango de grupos de especies, como: Lactobacillus, Bifidobacterium, Pediococcus, Carnobacterium spp. Bacilli, Flavobacterium, Cytophaga, Pseudomonas, Alteromonas, Aeromonas, Enterococcus, Nitrosomonas, Nitrobacter, and Vibrio spp., levaduras (Saccharomyces, Debaryomyces) y otros.

Algunos de estos probióticos son derivados del intestino de peces saludables, larvas y heces. En la nutrición de tilapia, sin embargo, los probióticos usados son Bacillus subtilis, Lactobacillus acidophilus, Enterococcus faecium, Lactobacillus rhamnosus, Micrococcus luteus, Pseudomonas spp., Streptococcus faecium, y Saccharomyces cerevisiae.

Por otro lado, los prebióticos se refieren a los suplementos de la dieta que contienen nutrientes que sirven como alimentos para ciertas bacterias en el tracto digestivo. Los carbohidratos llamados oligosacáridos ( inulina, fructooligosacáridos, galactooligosacáridos, soja-oligosacáridos, xilo-oligosacáridos, pirodextrina, isomalto-oligosacáridos, y lactulosa) extraídos de sus fuentes naturales, sintetizados por enzimas o preparados a través de hidrolisis, funcionan como prebióticos.

Fuentes alternativas de probióticos y prebióticos son la biomasa agrícola de residuos de vegetales (pajilla de arroz, tallos de maíz, hojas, etc) y los desechos del procesamiento (bagazo y procesamiento microbiológico a través de la fermentación). Ellos contienen un grupo de oligosacáridos y polisacáridos complejos.

Con la disponibilidad de recursos locales como hojas de cebolla, cáscaras de fruta y otros desechos del procesamiento, Rafael y su equipo esperan desarrollar probióticos y prebióticos para la industria acuícola.