España.- Personal del Centro Tecnológico del Mar participa hoy miércoles y mañana jueves en la reunión de lanzamiento del proyecto COCKLES, una iniciativa financiada por el programa INTERREG Espacio Atlántico de la Unión Europea que durante los próximos tres años, y con un presupuesto de 3,6 millones de euros, pretende recuperar y aumentar la producción de berberecho y los beneficios proporcionados por este recurso emblemático.

El encuentro se celebra en la localidad portuguesa de Aveiro, ya que su Universidad es uno de los 22 miembros del consorcio de COCKLES, en el que participan otras cinco entidades de Galicia además de CETMAR, que coordina el proyecto.

Así, y además del Centro de Investigacións Mariñas (CIMA), responsable de la coordinación científica, participan en COCKLES la Universidad de Santiago de Compostela, el Instituto Tecnolóxico para o Control do Medio Mariño (INTECMAR) y la Secretaría Xeral de Calidade e Avaliación Ambiental de la Xunta de Galicia y, finalmente, la Confraría de Pescadores San Antonio de Cambados.

“Cooperación para la recuperación de las pesquerías de berberechos y sus servicios ambientales en el Área Atlántica” es el título de este nuevo proyecto, que parte de la base de que este recurso proporciona beneficios ambientales, socioeconómicos y culturales significativos a las comunidades costeras de los países implicados en COCKLES (España, Portugal, Francia, Reino Unido e Irlanda). Sin embargo, el berberecho se encuentra amenazado por enfermedades y una gestión a veces ineficiente.

Recuperar ambas cosas, es decir, la producción y los servicios que proporciona a las regiones citadas, es pues el fin del proyecto, que se marca como objetivos

-Evaluar la salud, diversidad e interrelaciones de las poblaciones de berberecho a lo largo del Espacio Atlántico

-Cuantificar los beneficios económicos, sociales y culturales de los servicios ecosistémicos que aporta el berberecho y explorar las consecuencias del cambio climático sobre esos servicios y su valor

-Proveer nuevas técnicas e información necesaria para mejorar la gestión, la conservación y la restauración del recurso incluyendo la producción en criadero y la modelización de la dispersión larvaria.

– Obtener la información genética necesaria para abordar estretegias de selección de estirpes resistentes a Bonamia con marcadores moleculares.

-Orientando y asesorando a productores, administraciones, agencias ambientales y ONGs sobre buenas prácticas.

El consorcio COCKLES entiende que desarrollando todas estas medidas mejorará la producción de berberecho, redundando en una industria robusta, viable y sostenible, con beneficios sociales y de biodiversidad. Las diferentes acciones previstas para lograr ese objetivo final se desarrollarán hasta el año 2020.