Piura, Perú.- Entre julio y agosto de este año, biólogos del Instituto del Mar Peruano (Imarpe) investigaron cómo está el recurso concha de abanico en la Isla Lobos de Tierra y la Bahía de Sechura. Al respecto, Jorge Zuzunaga, director de Acuicultura del Ministerio de la Producción (Produce) resaltó que “la bahía está dando signos de recuperación”, de modo que su calidad ambiental está siendo restablecida.

Estos resultados preliminares son una buena noticia para los maricultores de Sechura, quienes esperan que la Unión Europea no cierre el mercado de la concha de abanico. Y respecto al recurso, Víctor Yépez, director de Acuicultura del Imarpe, detalló que sí se ha encontrado semilla en la Isla Lobos de Tierra, el banco natural de concha de abanico.

“Sí hay alimento para la concha, se encontró dos zonas con recurso, uno de ellos frente a Juanchuquita, hay aproximadamente 33 animales por metro cuadrado, pero ninguno con tamaño mayor a 65 milímetros (la talla mínima permitida para su extracción)”, explicó el biólogo. A pesar de que no hay abundancia de recurso como años anteriores, los investigadores resaltaron que la concha de abanico sí se está recuperando.

“Las condiciones son favorables para que se recupere el recurso, hay que mantener la veda de concha de abanico en la Isla Lobos de Tierra hasta que se evidencia una mejor recuperación”, fueron una de la conclusiones de la investigación.

Y respecto a la Bahía de Sechura, espacio donde se realiza el engorde de la concha de abanico, Joe Macalupú, investigador de Imarpe Paita, indicó que solo se encontró 50 conchas y la mayoría de ellas por debajo de la talla mínima permitida. Según explicaron los biólogos, esta situación no es para alarmarse pues el recurso está en veda y por ahora lo más importante es recuperar la calidad ambiental de la bahía, para que luego se pueda volver a cultivar la concha de abanico.

Zuzunaga resaltó que poco a poco se está restableciendo la calidad del agua de la bahía, pues no se encontraron agentes contaminantes y tampoco un alto porcentaje de metales pesados. De modo que la bahía está en proceso de recuperación. Macalupú concluyó que existen buenas condiciones para el cultivo de la concha de abanico.