Canadá.- Las ostras de Prince Edward Island (PEI) son populares en todo el mundo y cosechados durante todo el año. Pero, lo que sólo los conocedores saben es que el trabajo duro es esencial para el cultivo de ostras saludables.

Las ostras crecen en jaulas que pesan hasta 200 libras cada una, y necesitan ser giradas una a dos veces por semana durante los meses de cultivo durante un promedio de cinco años. Las granjas de cultivo de ostras varían en tamaño, desde un de cientos de jaulas hasta miles de ellas.

Los productores necesitan empleados que sean físicamente lo suficientemente fuertes para girar estas jaulas hasta por 10 hora al día. Los giros reducen el asentamiento de mejillones, cirrípedos y algas, permitiendo de esta forma que el agua circule mejor y haya más alimento para las ostras. Esto resulta en ostras más grandes que pueden obtener precios más altos.

Como parte de sus estudios en la University of Prince Edward Island (UPEI), un equipo de estudiantes ha diseñado una solución para los productores de ostras. Jordan Sampson, Brett McDermott y Dylan MacIsaac diseñaron la respuesta: un equipo especialmente diseñado que giran suavemente las jaulas de las ostras en una voltereta similar a una montaña rusa.

Su invención elimina el trabajo de la ecuación. Esta es una buena noticia para la industria de la ostra, no solo ahorra tiempo y dinero, también apertura oportunidades laborales para solicitantes que son menos idóneos para el trabajo físicamente exigente.

A partir del invierno de 2017, Synapse Inc., que convierte las ideas de la UPEI en soluciones para los problemas del mundo real, se unió para ayudar a los estudiantes. Synapse evaluó la tecnología del equipo, y después de haber determinado su mérito, Synapse ha trabajado estrechamente con el equipo desde entonces. Esto incluyó la solicitud de una patente.