Australia.- Científicos del NSW Department of Primary Industries (NSWDPI) están trabajando con sus colegas de las universidades líderes de Australia en un intento de pronosticar el potencial de los brotes de las enfermedades en las granjas de ostras.

El Dr. Cheryl Jenkins, científico principal de NSWDPI, manifestó que el financiamiento de Australian Research Council Linkage reúne a científicos para investigar las causas de los brotes de las enfermedades.

“La crianza de ostras es un gran contribuyente a la industria de la acuicultura australiana, representa el 30% de toda la producción de pescado y mariscos y tiene un valor aproximado de $100 millones para la economía del país cada año, $42 millones solo en NSW” dijo Jenkins.

“Sin embargo, la frágil naturaleza de estos moluscos hace que sean más susceptibles a brotes de enfermedades impredecibles y frecuentemente devastadoras”.

“NSW ha sido afectada por una serie de eventos de enfermedades graves en el pasado, la enfermedad QX en ostras de la roca en Hawkesbury en 1994 y nuevamente en el 2004, y el síndrome de la mortalidad de la ostra del Pacífico (POMS) en los estuarios de Sidney en el 2010 y 2013. Ambas enfermedades causaron pérdidas masivas de las poblaciones.

“Nuestra investigación está dirigida a investigar los catalizadores de brotes de enfermedades que tienen el potencial de amenazar los medios de subsistencia en estas predominantemente industrias familiares”.

“Todavía no está claro que condiciones conducen a la enfermedad en las ostras, no obstante, los estresores ambientales como las precipitaciones, altas temperaturas y floraciones de algas son catalizadores clave. Como tal, las ostras son un indicador ambiental valioso. El monitoreo de las ostras silvestres y cultivadas pueden revelar daños ambientales antes de que sea aparente”.

Las ostras del Pacífico, la principal especie criada en Australia, son altamente susceptibles al Síndrome de la Mortalidad de la Ostra del Pacífico (POMS), serán ubicadas en el río Georges, donde los eventos de enfermedad de las ostras se han presentado recurrentemente, y en Port Stephens, que ha permanecido libre de la enfermedad.

“Esta investigación permitirá a NSW DPI informar a los productores cuando y por que es probable que ocurran las enfermedades y usar esta información para proporcionar asesoramiento sobre cómo manejar mejor las poblaciones para evitar los brotes de la enfermedad. Esperamos que esta investigación salvaguarde el futuro de una industria primaria que es la piedra angular de muchas comunidades costeras” dijo Jenkins.