Santiago de Compostela.- España es el segundo país productor de ostra plana europea (Ostrea edulis) del continente europeo, con un total de 427 toneladas en el 2014 y un valor de EUR2,2 millones. La sobreexplotación, la importación masiva de semilla de otros países y el descenso progresivo de la captación de la semilla en el medio natural propiciaron que la producción de ostras se reduzca a la mitad en los últimos 10 años.

El grupo de investigación ACUIBIOMOL del Instituto de Acuicultura de la Universidad de Santiago de Compostela (USC), en colaboración con la Cofradía de Pescadores de San Bartolomé de Noia, identificaron las condiciones óptimas de temperatura, régimen de exposición diaria a la luz y la ración y composición de la dieta de microalgas para el acondicionamiento de los reproductores de la ostra plan en el criadero, además de diseñar un protocolo de cultivo que reduce prácticamente a la mitad los tiempos de producción de semilla.

Como señala Luz Pérez-Parallé, una de las integrantes del equipo, la actual y alta demanda del mercado “nada más puede ser cubierta mediante el control de la reproducción en criadero, con el objetivo de conseguir acelerar la madurez sexual y generar un número elevado de semilla de calidad a lo largo de todo el año, incluso fuera del período natural de reproducción de la ostra plana”.

Según las investigaciones realizadas por los científicos del Instituto de Acuicultura, las mejores condiciones para la reproducción de la ostra plana se asocia con temperatura del agua en el rango de 14 y 18 oC, un período de exposición a la luz de entre 8 y 16 horas, y una ración de alimento equivalente al 6% del peso seco de la ostra por día.

Como explica el equipo de investigación, para poder mejorar el acondicionamiento de esta especie “es imprescindible conocer la influencia que los distintos factores ambientales y nutricionales tienen sobre el desarrollo gonadal de este molusco”. El equipo de la USC consiguió el acondicionamiento de los reproductores y la producción de larvas después de un período de cuatro semana en invierno y después de diez en otoño.

Las ostras fueron alimentadas con una dieta mixta de microalgas (10% Isochrysis galbana, 10% T-iso, 10% Tetraselmis suecica, 10% Monochrysis lutheri, 25 % Skeletonema spp., 10% Phaeodactylum e 25% Chaetoceros spp.) que alcanzaban una composición equilibrada de aminoácidos y ácidos grasos esenciales w-3 y w-6.

El trabajo se enmarco dentro de una iniciativa europea en la que participaron también centros de investigación de Francia, Noruega, Irlanda y España, centrándose en alguna de las etapas críticas de la producción en criaderos de ostras plana, como en el acondicionamiento.

Reducción de la producción

En los últimos 10 años la producción de ostra plana europea se redujo en un 50%. Los investigadores identificaron entre los factores de esta disminución a la sobreexplotación de forma continuada, lo que llevó a la desaparición de los bancos naturales de las rías gallegas. Además, los científicos destacan igualmente la importación masiva de semilla de ostras de otros países, que introdujo bacterias y parásitos como Marteilia refringens y Bonamia ostreae, que están asociadas a enfermedades y grandes mortalidades en los bancos naturales, con las consiguientes pérdidas económicas en el sector.

Finalmente, otro factor que explicaría el descenso en los últimos años es el progresivo descenso del reclutamiento de semilla en el medio natural y la escasa producción de esta en criadero, “que no llega a cubrir la elevada demanda del mercado”.