EEUU.-  La acuicultura comercial de ostras puede restaurar la biodiversidad pérdidas mediante la limpieza de las aguas contaminadas, concluyó un estudio.

El estudio presentado en 2016 American Geophysical Union Fall Meeting realizado en San Francisco, encontró que las granjas de ostras en bahía Delaware incrementa la biodiversidad cuando se las introduce en los cuerpos de agua, y posiblemente restaure la bahía a las condiciones previos, destacaron los científicos a medio GeoSpace.

La contaminación de las actividades humanas como la agricultura, transporte e industria ha degradado la calidad del agua de la bahía Delaware y a conducido a la pérdida de la vida marina en las últimas décadas.

El cultivo comercial de ostras podría proveer empleos y alimento en el área, pero la práctica fue prohibida en Delaware hasta el 2013. Este es el único Estado de la costa Este sin industria acuícola de mariscos.

Miembros de la comunidad local han frustrado cualquier intento de establecer la industria de cultivo de ostras en el Estado, manifestó Gulnihal Ozbay, profesor asistente en el Departamento de Agricultura y Recursos Naturales de la Delaware State University.

Campeones del océano

A pesar de su apariencia, las ostras son campeones del trabajo en el océano. Como filtradores, ellos toman las microalgas, la materia orgánica y el nitrógeno. El exceso de nitrógeno de los fertilizantes pueden causar proliferaciones algales peligrosas. Una ostra puede filtrar 50 galones de agua de mar cada día, creando hábitats saludables para las praderas marinas, peces pequeños y otras especies. Pero la población de ostras en bahía Delaware en la actualidad es solo una fracción de su tamaño histórico.

Las ostras en bahía Delaware fueron afectadas por una serie de eventos que causaron la drástica disminución en su población. Después de la sobre-extracción, ellas fueron afectadas por una enfermedad parasitaria entre los años 50 y 90 del siglo pasado.

Para determinar si la presencia de las ostras podría incrementar la biodiversidad, Ozbay y su equipo obtuvieron un licencia especies de investigación para construir tres granjas de cultivo de ostras.

Ellos monitorearon el sedimento en cada granja todos los meses, usando a las especies de gusanos como indicadores de biodiversidad. Los científicos encontraron que el número y el tipo de gusanos se incrementó en los lugares donde estuvieron presentes las ostras.

Restaurando lo que se perdió

En general, los resultados sustentan la idea de que la biodiversidad es más alta con la presencia de las otras, según los científicos. Ellos atribuyen el incremento en biodiversidad a que las ostras filtran el agua, convirtiendo el ambiente que las rodea en un mejor lugar para la vida.

Puede acceder a la noticia completa en:
http://blogs.agu.org/geospace/2016/12/27/commercial-oyster-farming-help-increase-biodiversity-delaware-bay-scientists-say/