Vigo, España.- Con la excepción de varios estudios realizados en Portugal y algunas tesis y trabajos sueltos, publicados en Galicia y Asturias, el percebe nunca fue objeto de un estudio amplio… hasta ahora. Investigadoras e investigadores de España, Francia y Portugal trabajarán hasta el año 2020 en el proyecto europeo Percebes, Tools for the transition to spatial management of coastal: the stalked barnacle fishery in SW Europe, con el objetivo de desarrollar herramientas para predecir las implicaciones de las diferentes opciones de gestión espacial sobre la productividad local de los bancos de este crustáceo, así como la biodiversidad asociada y la conectividad entre subpoblaciones en Europa, concretamente en la Bretaña francesa, Asturias, Galicia y el Algarve.

“La pesquería del percebe es un caso de estudio perfecto para la exploración de nuevas herramientas de gestión y su interacción con la biodiversidad, ya que su extracción, mediante raspado de la roca, afecta a la estructura de la comunidad intermareal”, explica Gonzalo Macho, coordinador del equipo del Centro de Investigación Marina de la la Universidad de Vigo (CIM-UVigo) que participa en el proyecto, liderado por la Universidad de Oviedo, y que completan las catedráticas Elsa Vázquez y Paloma Morán, los investigadores Esther Pérez y Jorge Pascual, todos del grupo Ecocost; así como las investigadoras Elena Ojea y Alba Aguión (becaria FPU) del Future Oceans Lab.

Biólogas y biólogos de las cofradías de pescadores y de la Consellería del Mar, que se asegurarán de que la investigación cubre las necesidades que existen para la gestión de la pesquería, y ONGs como WWF-España, que trabajarán para difundir y dinamizar la participación del sector, se suman al equipo de casi 30 investigadoras e investigadores de seis instituciones, encabezadas por la Universidad de Oviedo (IP del proyecto) y a las que se suman, además de la Universidad de Vigo, el Graduate and Posgraduate Engineering School and Research Institute y el Pierre and Marie Curie University de Francia y las universidades de Aveiro y Évora de Portugal.

Un recurso económico desconocido

El proyecto de investigación, que se desarrolla en un contexto de cambio climático en el que se estudiará como impactarán las variables físicas, en especial la temperatura y los afloramientos, en la biología y ecología de los percebes, permitirá ahondar “en un recurso económico muy importante del que se desconocen muchas cosas, por ejemplo cómo le afectará la temperatura, o cómo crece”, señala Gonzalo Macho, que incide además en que la explotación en toda Europa se hace con modelos de gestión muy diferentes, lo que permite comparar y buscar los sistemas o medidas que tienen más éxito.

En cuanto a la situación del recurso en Galicia, Macho explica “que tiene sus problemas, pero en general sí que está bien, por lo menos las descargas en los últimos años son más o menos estables. Pero no hay un análisis en detalle del estado del recurso, lo que los investigadores llamamos stock assessment, evaluación de stock”. La localización de los percebes en zonas muy expuestas y metidas en grietas, dificulta el estudio de este organismo y obliga a emplear herramientas basadas en parámetros del ciclo de vida y datos que vienen de la propia pesquería. “Los percebeiros siempre dicen que los biólogos estudiamos el percebe ‘detrás de la barrera’, como los toros, y tienen gran parte de razón, no podemos aplicar nuestras metodologías en muchas de las zonas donde trabajan ellos y esas zonas son realmente las que dan el mejor percebe”, explica el coordinador del proyecto en la Universidad de Vigo, que destaca, que el problema para aplicar este método es que se desconoce la edad del percebe y la relación talla-edad, aunque este aspecto no se va a abordar en este proyecto.

Instalación de jaulas en varios puntos de la costa gallega

Al igual que ya sucedió en varios puntos de la costa de los países que participan en el proyecto europeo, en Galicia también se procedió a la instalación de jaulas para la realización del estudio, concretamente en Baiona, Cabo Home-Cangas y A Coruña-Torre de Hércules. “La instalación de las jaulas fue posible gracias a la colaboración de las Asistencias Técnicas de las cofradías (ATs), percebeiros locales y biólogos de la Consellería del Mar, que no sólo ayudaron en la selección de zonas, sino también en la colocación de las mismas”, detalla Gonzalo Macho, para quien la investigación hecha de forma participativa con el sector y la administración pesquera o organizaciones civiles es la manera de hacer este tipo de trabajos, para que la investigación resuelva necesidades reales del sector y que los resultados se apliquen en la gestión. Además del estudio del ciclo reproductivo y del reclutamiento, el personal investigador de la Universidad de Vigo tomará parte en las restantes actividades del proyecto como son el experimento para medir la capacidad del ecosistema para volver al estado inicial tras la extracción del percebe; los estudios genéticos y epigenéticos y el modelo bioeconómico.

Fuente: Duvi