Bilbao, España.- El Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno Vasco impulsa el polígono marino de producción acuícola Mendexa y el polo de producción e investigación acuícola Balura en Lemoiz. Estas iniciativas se llevan a cabo en el marco del Plan Estratégico de la Acuicultura 2014-2020, que contempla la creación de infraestructuras terrestres y marítimas para facilitar la implantación de proyectos industriales, y de la estrategia RIS3 de especialización inteligente, en el que destaca la acuicultura como una de las áreas a desarrollar en el ámbito de los nuevos sistemas de producción sostenible de alimentos.

El polígono marino de producción acuícola Mendexa se ubica frente al municipio de Mendexa, en la franja del litoral vizcaíno entre Lekeitio y Ondarroa. Se trata de una zona declarada por el Gobierno Vasco como de especial interés para cultivos marinos, que cuenta con una superficie total de 556 hectáreas, habiéndose balizado, en una primera fase, 290 hectáreas, de las que 214 se destinarán a producción.

Previamente a esta declaración, la Dirección de Pesca y Acuicultura del Departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras y el centro tecnológico AZTI han desarrollado proyectos de investigación para determinar la viabilidad técnica y económica de producción de moluscos con long-lines (un sistema de cultivo de bivalvos en mar abierto) sumergidos a diferentes profundidades, obteniendo buenos resultados para la producción de moluscos como el mejillón y la ostra.

En el primer semestre del año, la Dirección de Pesca y Acuicultura abrió el plazo para la solicitud de concesiones de cara a la producción en dicha zona, presentándose las empresas Matxitxako Moluskoak, Angulas de Aguinaga y Rinamar (Galicia). Entre las tres empresas solicitaron la ocupación del 100% del polígono.

La primera empresa que se instalará será Matxitxako Moluskoak, empresa participada por diversos socios del sector pesquero vasco como Arrankoba, Itsaskorda, Cofradías de Lekeitio y Ondarroa, Federación de Cofradías de Gipuzkoa (OPEGUI) y AZTI.

Matxitxako Moluskoak, que tiene previsto producir 1.000 toneladas de mejillón con una instalación de 40 long-lines, ha presentado ya el proyecto industrial y el diseño de instalaciones, y está pendiente de la concesión del permiso de la Dirección General de Costas para la puesta en el agua y entrada en funcionamiento de las instalaciones.

Polo de producción e investigación acuícola Balura

Hay que destacar que la pesca de los recursos naturales ha alcanzado el rendimiento máximo sostenible en la mayoría de las especies, sin embargo, la demanda de pescado continúa creciendo debido al incremento continuo de la población y a una mayor preocupación por parte de las personas por su salud.

En el marco de esta estrategia que sitúa a la acuicultura como una oportunidad de futuro para producir más pescado, generar nueva actividad económica y empleo, el Gobierno Vasco está promoviendo, asimismo, la creación de un polo de producción e investigación acuícola que consiga adecuar las antiguas instalaciones de la central nuclear de Lemoiz para su uso en acuicultura.

En un estudio realizado por AZTI sobre la viabilidad técnica y económica de producción de varias especies (gamba, langostino, lenguado, rodaballo, salmón y trucha asalmonada, entre otras), con tecnologías de recirculación, se ha comprobado que es factible y viable la reconversión de dichas instalaciones para uso acuícola.

La infraestructura cuenta con tomas de agua y espacio suficiente para que varias empresas puedan instalarse y producir diferentes especies con demanda alta de mercado. El modelo más interesante para el desarrollo del polígono es mixto, combinando la producción de acuicultura con la innovación tecnológica multisectorial.

El polo de producción acuícola Balura es una oportunidad para atraer y potenciar la innovación e inversión mediante la interacción con redes de I+D+i locales, nacionales y europeas.

Los contactos realizados con potenciales inversores, tanto de Euskadi como europeos, apuntan a un alto interés para desarrollar en el polo futuros proyectos de inversión. Se prevé que las obras y permisos necesarios para que el polo esté totalmente operativo para la producción acuícola se prolonguen durante un periodo de entre 4 y 6 años, y que la ocupación del parque a pleno rendimiento sea en aproximadamente 9 años. Dependiendo del grado de ocupación del parque acuícola se podrían generar entre 350 y 550 empleos.

Fuente: AZTI