Reino Unido.- La Organización de Ingredientes Marinos (IFFO), que representa a los productores de harina de pescado de todo el mundo, se pronunció sobre los resultados de una investigación en donde se reportó la presencia de genes resistentes a los antibióticos en la harina de pescado. A continuación reproduccimos en pronunciamiento de IFFO:

Somos conscientes de la reciente publicación de un artículo científico[1] que indica que existe potencial para la harina de pescado usada en alimentos balanceados para la acuicultura para ser un vector para genes resistentes a los antibióticos. Este es un primer estudio sobre el tema, y como tal, debemos ejercer cautela respecto a cómo los resultados son interpretados sin alguna confirmación adicional de los resultados. El trabajo también es notable por haber sido emprendido con una muestra muy limitada (5 productos de harina de pescado, 2 productos de animales terrestres), y como tal no es una investigación amplia.

Mientras que la resistencia a antibióticos es una preocupación en cualquier producto alimenticio (e IFFO reconoce la importancia de gestionar antibióticos para proteger la disponibilidad de tratamientos para la salud humana), varias preguntas surgen a partir del artículo. Tenemos las siguientes observaciones:

1. La mayoría de la harina de pescado es producida a partir de pescado entero capturado en estado silvestre, donde no hay contacto con antibióticos, y no se usan antibióticos en el proceso de fabricación. El artículo declara que una muestra de harina de pescado peruana, que estaría fabricada completamente de anchoveta peruana capturada en estado silvestre, contiene siete residuos diferentes de antibióticos. Como el muestreo fue conducido en China y no en Perú, estamos buscando clarificación sobre las medidas tomadas para proteger a las muestras de contaminación.

2. Aunque la mayoría de la harina de pescado proviene de pescado entero de las especies pelágicas dominantes, una parte de la harina de pescado es producida desde recortes reciclados de pescado. IFFO estima que aproximadamente el 33% del volumen anual total proviene de esta materia prima, y que aunque parte de esta materia prima proviene de subproductos de acuicultura, la mayoría proviene de subproductos de captura silvestre y, nuevamente, no estaría en contacto con antibióticos. El uso de antibióticos en peces de cultivo es costoso y limitado, tal como observa una Consultoría Experta Conjunta de la FAO/OIE/OMS sobre el uso de antimicrobianos en acuicultura[2] en países donde la “licencia y regulación del uso de antimicrobianos está estrictamente impuesta y donde el uso se da siempre bajo orientación veterinaria, sería típico que 2-4 agentes estén disponibles para la acuicultura”.

3. En general, las compañías de alimentos balanceados acuáticos tienen sistemas de gestión de calidad para comprobar la integridad de los ingredientes que son usados en la fabricación de su alimento.

4. Los Genes Resistentes a Antibióticos (GRA) son susceptibles a degradación en el ambiente y la transferencia de genes a otras bacterias es un proceso complejo con un número de condiciones que debe cumplirse para que ocurra la transferencia. No está claro qué riesgo los GRA detectables representen en el ambiente de maricultura.

5. Se ha encontrado que los GRA están presentes en lugares aparentemente aislados alrededor del mundo, incluyendo algunos ambientes muy extremos como sistemas de cuevas y permafrost. Pueden, por lo tanto, haberse vuelto un tanto ubicuos en el ambiente. La inclusión de una muestra de control por los autores del artículo, como otros sedimentos marinos que no pertenezcan a la vecindad de la unidad de maricultura, podría haber ayudado a identificar si las granjas de peces son realmente la fuente de los GRA. ¿Tal vez los GRA puedan estar presentes en otros sedimentos marinos?

6. Solo un número limitado (n=2) de otros ingredientes de alimento balanceado ha sido incluido en el ensayo, lo que hubiera sido una comparación o control útil. Es posible que la presencia de nutrientes en el sedimento (ya sea de harina de pescado u otros ingredientes de alimento balanceado) esté potenciando el crecimiento de bacterias de sedimentos que puedan contener GRA que no se originen de la harina de pescado.

7. Las granjas de peces en China son a menudo notables por su proximidad a poblaciones humanas, y puede darse que cualquier presión de selección en comunidades de bacterias que surja del uso de antibióticos sea un resultado de otras fuentes, como afluencias de desagüe, por ejemplo. Por siglos, China ha sido un líder en sistemas de policultivo donde especies aviarias, tal como los patos, son criados en contacto con sistemas de acuicultura. En muchos casos, estos no son sistemas aislados o verdaderos monocultivos. El gran rango de diferentes antibióticos observado también se alinea con la sugerencia de que la fuente no son las granjas de peces, ya que el uso de antibióticos como quimioterapeutas de peces ha sido, por lo general, limitado.

8. Los autores señalan que existe un vínculo débil entre los Genes Resistentes a Antibióticos (GRA) y el antibiótico específico, que parece contradictorio.
La seguridad alimentaria es uno de los valores fundamentales de IFFO y la harina de pescado es adecuadamente considerada como un producto de alta calidad que mantiene la producción global de millones de toneladas de pescado, cerdo y aves de corral. Es importante que se mantenga una perspectiva al interpretar los resultados de un estudio temprano y limitado, alrededor del cual hay algunas preguntas sobre la metodología de muestreo. Extrapolar los resultados de un estudio limitado a una importante cadena de suministro global es poco razonable sin mucha más información adicional.

Referencia:
[1] Fishmeal Application Induces Antibiotic Resistance Gene Propagation in Mariculture Sediment. Ying Han, Jing Wang, Zelong Zhao, Jingwen Chen, Hong Lu, and Guangfei Liu. Environmental Science & Technology Article ASAP DOI: 10.1021/acs.est.7b02875Han et al “Fishmeal Application Induces Antibiotic Resistance Gene Propagation in Mariculture Sediment”

[2] ftp://ftp.fao.org/ag/agn/food/aquaculture_rep_13_16june2006.pdf