Guayaquil, 6 sep (Andes).- Motivar un cambio hacia un enfoque integrado, inclusivo, sostenible de la gestión y el desarrollo de las pesquerías en el país, es el objetivo del convenio de cooperación “Iniciativa de Pesquerías Costeras (IPC), América Latina” que lleva a cabo el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y que fue subscrito este martes con el Ministerio de Acuacultura y Pesca-MAP.

El proyecto contribuirá a abordar el problema mundial de la sobrepesca, degradación de los recursos pesqueros y la biodiversidad costera y marina, ofreciendo beneficios, ambientales, sociales y económicos. El IPC cuenta con tres proyectos en Indonesia, América Latina (Ecuador y Perú) y África Occidental.

En la firma del convenio la ministra de Acuacultura y Pesca, Katuska Drouet, señaló que el convenio es beneficioso para el país ya que representa 1 millón 770 mil dólares no reembolsables para cinco tipos de pesquerías como: dorado, concha, cangrejo, camarón pomada y atún con caña.

“Con el proyecto se fortalecerá la labor de los trabajadores de la pesca, pero además apuntaremos a fortalecer nuestras pesquerías con una actividad responsable, aportando a la sostenibilidad de los recursos, y cuidado de la naturaleza además de combatir la Pesca Ilegal, No Declarada y No Reglamentada (INDNR)”, señaló la titular de esta cartera de Estado.

Enfatizó que el sector tendrá capacitaciones, insumos y alternativas de pesca. “Así cuando se estén desarrollándose las vedas (paro biológico de los recursos), los pescadores podrán dedicarse a otras actividades, ya sea la extracción o recolección de concha o cangrejo”, dijo.

Por su parte Ana María Núñez, representante del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Ecuador, ratificó el apoyo del gobierno ecuatoriano paralograr acciones conjuntas en el cuidado de los mares, océanos y en las pesquerías.

Añadió que un manejo basado en ecosistemas en la política pesquera, promover áreas protegidas marinas e impulsar la igualdad de género, son tres de los objetivos del proyecto, que servirán como oportunidades para definir experiencias de los países y generar lecciones aprendidas con elementos comunes del trabajo conjunto.

El convenio firmado tendrá una duración de cuatro años, y tiene una planificación marina costera, que será aplicada fortaleciendo toda la gobernanza pesquera en la Bahía de Perú, y el Golfo de Guayaquil, en Ecuador, centrándose principalmente en la pesca artesanal y en pequeña escala.

El proyecto contribuirá a generar los siguientes instrumentos: versiones actualizadas del PAN dorado y PAN pomada de Ecuador, nuevos planes de acción para el cangrejo rojo (PAN cangrejo) y la pesquería de atún con caña. En algunas pesquerías, se desarrollarán y probarán sistemas de trazabilidad para contribuir a la transparencia a lo largo de la cadena de suministro y evitar la pesca ilegal.