Bogotá, Colombia (@Aunapcolombia).- En el marco del memorando de entendimiento en materia de pesca y acuicultura entre los gobiernos de Colombia y Perú, los dos países se dieron cita el pasado 22 de junio en la Reserva Natural Marasha en Puerto Alegría (Perú), ubicada a 15 minutos de Leticia.

El memorando, firmado el 27 de octubre de 2015 entre los Ministerios de Producción de la Republica de Perú y el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural de Colombia, tiene como finalidad establecer las bases de cooperación recíproca, que le permita a las dos países incrementar y facilitar la ejecución de proyectos y programas conjuntos en materia de pesca y acuicultura en la zona fronteriza del Amazonas que comparten los dos países.

Para este año, se estableció un plan de trabajo, entre los meses de marzo y diciembre. Una de las actividades concertadas era realizar el encuentro del pasado 22 de junio donde participaron, por Colombia, la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca (Aunap), el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural y el Instituto Amazónico de Investigación Científica (Sinchi); mientras que por Perú se hicieron presentes el Ministerio de la Producción, Dirección Regional de la Producción de Loreto, Proyecto Especial Binacional Desarrollo Integral de la cuenca del Río Putumayo (PEDICP), Instituto del Mar de Perú (IMARPE), Fondo Nacional de Desarrollo Pesquero (FONDEPES), Organismo Nacional de Sanidad Pesquera (SANIPES), Instituto de Investigación de la Amazonia Peruana (IIAP) y el Instituto Tecnológico de la Producción (ITP).

A lo largo de la actividad, se intercambiaron y socializaron las normas pesqueras vigentes; en este punto, se analizó la posibilidad de homologar algunas medidas de regulación, especialmente las relacionadas con tallas mínimas de las especies comerciales teniendo en cuenta que estas las comparten ambos países, como es el caso de los bagres (dorado, pintadillos, baboso, entre otros), arawana y pirarucú.

También se dialogó sobre la posibilidad de que Perú restablezca la veda para la arawana, en el mismo período del año que se adopta en Colombia, para que de esta manera se preserve el recurso a lo largo del corredor amazónico.

“Perú está trabajando en la reglamentación de peces ornamentales, y nosotros vamos a enviar las bases técnicas y nuestra experiencia para que ellos evalúen el manejo de este importante recurso y donde haya especies compartidas”, señaló Otto Polanco, Director General de la Aunap.

El segundo tema tratado fue el análisis y la coordinación, entre las dos naciones, sobre las medidas de inspección, vigilancia y control, sobre todo en las zonas de integración fronteriza para lograr un trabajo más efectivo.

El tercer aspecto que se abordó fue la revisión de los compromisos establecidos sobre el Plan de Ordenamiento Perú, Brasil y Colombia con el fin de gestionar lo pertinente para que el siguiente año se pueda hacer una reunión trinacional y formular un plan conjunto, orientado a la sostenibilidad de los recursos compartidos, especialmente de los bagres.

Otro de los temas abordados fue lo referente a medidas sanitarias , para lo cual se propuso coordinar con el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), por parte de Colombia, y el Organismo Nacional de Sanidad Pesquera (SANIPES) de Perú, un encuentro para establecer acciones dirigidas al fortalecimiento del tema sanitario en la zona de frontera.

En los próximos meses, según el cronograma establecido, se realizará en la ciudad de Florencia (Caquetá) un taller, con el objetivo de evaluar y analizar los adelantos que han tenido los países sobre investigación en acuicultura.

Se sabe que Perú tiene muchas experiencias para mostrar en trabajos sobre las especies ornamentales; durante el taller se tiene programada la visita a las instalaciones a la Granja Piscícola de Acuica, así como conocer las experiencias que tienen la academia en el sector privado y público con especies de la Cuenca Amazónica.

Así podrá hacerse intercambio de información sobre los procesos de cada una de las partes firmantes del memorando de entendimiento.

Como objetivo final, se busca dar un manejo integral y unitario a la actividad pesquera entre ambos países; por ejemplo, en el sector donde se ubica Leticia, el Río Amazonas es compartido por los pescadores artesanales peruanos y colombianos; de hecho, en el año 1995 se estableció un acuerdo entre los pescadores determinando las horas y días en que cada uno podía acceder al río para extraer los recursos, hasta el momento este pacto se ha cumplido.

Sin embargo, se han presentado conflictos teniendo en cuenta que Perú no tiene reglamentación de artes de pesca utilizados para la extracción en aguas continentales, mientras que Colombia si tiene una normatividad clara; y en ese sentido Perú planea realizar un Simposio sobre artes de pesca marinos, donde se plantea incluir las artes continentales, con el objeto de hacer un aporte en las medidas de ordenamiento, que en gran parte permitirá generar armonía entre las comunidades y la sostenibilidad de los recursos pesqueros compartidos.