El Puerto de Sta. María, España.– Los agentes que forman parte del sector acuícola interesados en su desarrollo sostenible se han dado cita hoy en el Seminario Internacional sobre Tecnologías Ecoeficientes en Acuicultura. Este encuentro celebrado en las instalaciones de CTAQUA, en El Puerto de Santa María, se enmarca en el proyecto LIFE AQUASEF que ha iniciado su etapa final exponiendo hoy parte de sus resultados preliminares.

“CTAQUA, además de ser socio del proyecto, hoy hace de eje transmisor con el objetivo de poner a disposición de los investigadores y tecnólogos la experiencia del LIFE AQUASEF para que sea aprovechada en su integridad”, señaló Juan Manuel García de Lomas, director gerente del Centro Tecnológico, que en la inauguración estuvo acompañado por José Manuel Miranda, delegado territorial de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía en Cádiz; Gabriel Ocaña, representante de la Secretaría General de Pesca, y Maribel Rodríguez, coordinadora del proyecto AQUASEF.

El seminario, que ha reunido a más de 50 expertos, ha contado con ponentes de Holanda, Portugal y España, que dieron a conocer resultados de proyectos de I+D+i con aplicación directa en la acuicultura, así como proyectos de otros sectores que pueden extrapolarse en un futuro a la actividad acuícola. El delegado, José Manuel Miranda, coincidió en la importancia de la transferencia de los resultados de los proyectos al sector empresarial.

Además, durante su intervención en la inauguración, Miranda ha destacado “la reciente aprobación del decreto regulador de la acuicultura marina en Andalucía para agilizar trámites administrativos, una norma muy demandada por el sector, con mejoras que permitirán a su vez impulsar los incentivos autonómicos a los proyectos de inversión, que en su última convocatoria publicada en marzo suman 11 millones de euros”. Asimismo, ha añadido que “este decreto cumple una de las previsiones de la Estrategia Andaluza de Acuicultura Marina de la Junta 2014-2020, ligada a un desarrollo sostenible y dotada en su totalidad de un presupuesto de casi 47 millones de euros”.

El delegado de esta Consejería también ha mencionado “la relevancia y el potencial de una acuicultura productiva y sostenible en la provincia de Cádiz, que plantea oportunidades en el ámbito empresarial y de investigación”.

El proyecto AQUASEF, único en Europa por sus características y retos, trata de hacer frente a dos de los principales retos del sector acuícola: la sostenibilidad energética y la sostenibilidad medioambiental. Muchas de las instalaciones acuícolas en tierra del ámbito europeo no tienen facilidad de conexión eléctrica a red, por lo que la producción energética es efectuada habitualmente a través de combustibles fósiles. Además, muchas instalaciones acuícolas son altamente dependientes del suministro de oxígeno utilizado en sus tanques de cultivo. “Al estar ubicadas en localizaciones alejadas de núcleos urbanos, la posibilidad de contar con empresas que suministren este oxígeno se ve altamente reducida, y los costes de suministro aumentan exponencialmente debido a las dificultades de su transporte a zonas remotas”, indicó en su ponencia Maribel Rodríguez, coordinadora del proyecto.

Para ello, AQUASEF tiene como objetivo demostrar, promover y difundir en la Unión Europea tecnologías innovadoras eficientes y bajas en emisiones y las mejores prácticas a implementar en el sector de la acuicultura. El proyecto plantea medidas que reducen tanto la dependencia energética de la instalación como la dependencia de oxígeno para el suministro a los tanques, además de técnicas de tratamiento de efluentes y de fijación del CO2 (mediante el cultivo de microalgas) que disminuyen el impacto generado al medioambiente.

“En resumen, con este proyecto se persigue reducir la huella de carbono generada y la mejora de la calidad de las aguas del efluente mediante la implementación de tecnologías limpias e innovadoras que mejoren de forma global la sostenibilidad medioambiental del ciclo de cultivo de peces y moluscos de agua salada” añadió Rodríguez.

Para la consecución de estos objetivos, se han diseñado y fabricado una serie de prototipos que se han instalado en una planta acuícola (Esteros de Canela S.A.) con el fin de probar la eficiencia y rentabilidad de cada uno de ellos. Con todas estas tecnologías instaladas y testeadas en Esteros de Canela, AQUASEF ha puesto en marcha su fase final y el equipo de socios expuso sus resultados preliminares en este seminario, poniendo de manifiesto que “se abre un enorme campo de oportunidades para la planificación acuícola centrándose en el uso de tecnologías limpias, eficientes e innovadoras”.

Para Rodríguez, “las inversiones en energía fotovoltaica o solar térmica son amortizables rápidamente e incluso se podrían instalar en las plantas de acuicultura sin necesidad de someterse a periodos de tramitación de ayudas”.

Entre los ponentes, este seminario contó con la intervención de Santiago Rodríguez Charlón, director de área de Energía del Instituto Tecnológico de Galicia (ITG) que explicó la importancia de los sistemas de monitorización de energética en las PYMES y de las herramientas actualmente disponibles y generadas en el marco del Proyecto ENTIC. Además, René Kleijn de la Universidad de Liden, de Países Bajos, basó su ponencia en el análisis del ciclo de vida como herramienta para evaluar la sostenibilidad de eficiencia energética en acuicultura.

Por su parte, Alberto Reis, del Laboratorio Nacional de Energía y Geología (LNEG), de Portugal, en su intervención expuso que la vía para economizar los altos costes de producción de microalgas para biocombustibles pasa por el empleo de aguas residuales. “Esta producción tiene como ventajas los altos rendimientos que se obtienen y el beneficio que generan al dar un uso a residuo”.

Cabe destacar que el proyecto LIFE AQUASEF está coordinado por ARIEMA y cuenta con un consorcio formado por Inoma Renovables, D&BTech, Esteros de Canela y CTAQUA, socios del proyecto.

El Proyecto AQUASEF (LIFE 13 ENV/ES/000420) ha sido cofinanciado por el Programa LIFE+ 2013 de la Comisión Europea dentro de la convocatoria LIFE+ 2013 “Environment Policy and Governance” y cuenta con un presupuesto de 1.899.318,00 euros (919.744,00 € de subvención). La finalización del proyecto está prevista para el 30 de junio de 2017.