Honolulu, EEUU.- Debido a que la pesca comercial tradicional está amenazada por las poblaciones de peces en todo el mundo, los funcionarios de la National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) están trabajando un plan para expandir la acuicultura a las aguas federales en el océano Pacífico.

El gobierno busca promover la acuicultura como una solución potencial para alimentar a la población mundial en crecimiento. Algunos ambientalistas dijeron que las granja a escala industrial podrían ser más perjudiciales que beneficiosos para las poblaciones de peces y la salud del océano.

La NOAA está creando un plan para gestionar las piscigranjas comerciales en aguas federales, el área del océano desde la milla tres a la milla 200, alrededor de Hawái y otras islas del Pacífico.

El programa es similar al recientemente implementado por la misma organización en el Golfo de México. Las granjas en el Golfo y el Pacífico podrían reunir a las pocas operaciones de acuicultura en las aguas federales de EEUU, a través de pequeñas operaciones en los estados cercanos a la costa.

La acuicultura es practicada por siglos en Hawái y todo el mundo. Pero la acuicultura moderna, dicen algunos ambientalistas, genera riesgos de contaminación y el potencial de que especies no nativas cultivadas escapen y entren al ecosistema natural.

La mayor parte del pescado y mariscos consumidos en EEUU proviene de las granjas, y sus métodos son ampliamente considerados como sostenibles. Sin embargo, algunas granjas que crían peces carnívoros como el salmón han aumentado las preocupaciones sobre la sostenibilidad debido a que necesitan de pescado silvestre para alimentar a las especies en cautiverio.