Brasil.- Los productores de camarón marino podrían tener una reducción en el precio de la alimentación del crustáceo. Una investigación de la Universidade Federal Rural do Semi-Árido (Ufersa) viene evaluando la sustitución de la harina de pescado por el ensilado de pescado en base a residuos de pescado que son comúnmente descartados. Además de los beneficios para el medio ambiente, la gran ventaja para los carcinicultores es el costo: un ensilado es 10 veces más barato que la harina de pescado.