Reino Unido.- Científicos del Reino Unido y Tailandia ganaron el Newton Fund Chairman´s Award 2017 para continuar con su investigación pionera en el diagnóstico de enfermedades y para proteger los productos de mar cultivados.

Se podría erradicar las pérdidas multimillonarias en la industria mundial del camarón, junto con los impactos devastadores en el sustento de vida local, gracias a una colaboración pionera entre los científicos del Reino Unido y Tailandia, utilizando la tecnología del ADN para combatir los brotes de enfermedades en las especies acuícolas.

La asociación de investigación entre el Reino Unido y Tailandia o la International Network in Shrimp Health recibieron un premio de £200,000.

El proyecto de camarón tiene como objetivo aportar la mejor ciencia, tecnología y asesoramiento a la industria de la acuicultura mundial con el objetivo de mitigar las enfermedades. El proyecto capitaliza las tecnologías avanzadas del Reino Unido, que permitirá a los productores diagnosticar las enfermedades e informar estos datos vía aplicaciones de teléfonos inteligentes que minimizan la propagación de las enfermedades.

El cultivo del camarón tiene un valor de US$15 mil millones al año. En Asia, es una actividad económica importante, generando millones de empleos y apoyando a las comunidades rurales. Las pérdidas periódicas e impredecibles se presentan en el camarón debido a la enfermedad, lo que resulta en graves impactos económicos y sociales a nivel local, nacional e internacional.

El equipo comprende científicos del Centre for Environment, Fisheries and Aquaculture Science (Cefas), Thailand’s National Centre for Genetic Engineering and Biotechnology (BIOTEC), y expertos del UK technology partners Genedrive PLC y Oxford Nanopore Ltd. El equipo ha realizado investigación colaborativa sobre problemas prioritarios de la enfermedad del camarón y patógenos, probando un nuevo dispositivo de diagnóstico portátil Genedrive, y ha trabajado con los productores y el gobierno tailandés para probar este enfoque innovador para el manejo de enfermedades. El tiempo promedio requerido para diagnosticar una enfermedad en una población de camarones tiene el potencial de reducirse de días a una hora, facilitando la gestión del brote y, reducir los riesgos de diseminación de granja a granja.